La atracción mental es mucho más fuerte que la física, y todas merecemos un amor así

Mucho más a menudo de lo que pueda creerse, la atracción mental posee mucha mayor fuerza que la física. Y es que este tipo de interés genera un impacto tan grande que no puedes escapar de él ni aun cerrando los ojos.



  Al conocer a una persona lo primero que suele llamar nuestra atención es por supuesto, aunque  la belleza es algo muy subjetivo, y cada quien tiene sus rasgos distintivos. 

  Ese es el punto en donde entra en juego este tipo de atracción como parte química del amor, la que genera ese deseo o interés que sentimos por esa persona. Así, a atracción puede ser tanto física como mental, o ambas.


La era de lo banal


  Imposible negarlo la atracción visual es una cuestión muy importante pues es nuestra primera impresión. Y al menos necesitamos que algún rasgo nos enloquezca para cambiar la forma en que vemos a la otra persona y buscar algo más que una simple amistad.

  Por otra parte, una de las fuerzas más poderosas en cuanto a la atracción es el principio de reciprocidad. Por lo general, nos atraen más las personas que suelen tenernos en cuenta y que, de manera espontánea son capaces de hacer cosas por nosotros.



  De todas formas, vivimos una era muy superficial que hace que en ocasiones demos mucho más peso a las apariencias.

 Nos atrae más alguien con un increíble estilo, una belleza que te deje deslumbre y a veces estamos más preocupados de su presencia ante la sociedad que por disfrutar el tiempo que pasamos con él.

  Solo buscamos trofeos, una carta de presentación que hable por nosotros y no una conexión verdadera. Este tipo de relaciones acaban por ser peligrosas pues de seguro su final será caótico, y provocará varios corazones rotos.
   

Atracción mental


  Toda persona que haya tenido un noviazgo sustentado por la atracción mental sabe bien lo poderoso que pueden llegar a ser estas conexiones. 

 Nada se compara con experimentar nuevas emociones, tener charlas sobre cualquier cosa o nada durante horas, estar con alguien que nos hace querer ser mejores y nos motiva a superarnos constantemente.

  Y es  en ese punto donde entran en juego los efectos de la atracción mental. Sin embargo, no todas las parejas encuentran ese estilo de atracción en que se siente una verdadera conexión. Muchos hasta se sentirían intimidados por una conexión tan profunda producto de la forma de ser, actuar y pensar de la otra persona. 


 Y tenemos que admitirlo, no es para nada fácil liberarnos si alguien se nos mete en la cabeza, en especial cuando ni siquiera podemos dejar de pensar en sus palabras, en cómo te hizo reír o cómo te hizo sentir, y eso simplemente NO LO OLVIDARÁS.

  Soñar con pasar el tiempo con esa persona, tener largas charlas, conocer y aprender de sus opiniones es lo más sexy que pueda existir. Con esa persona no tendrás silencios incómodos, pero sí lecciones y crecimiento mutuo.
 
  Se trata de la persona con la que vas a construir tu vida, y a fin de cuentas, su físico es lo que menos debe importar. 

Y finalmente, pero muy importante, trata de descubrir día a día todo aquello que te hace diferente de los demás, eso que te hace una persona única y especial. Ahí encontrarás esa clave que es el secreto de tu propio poder de la atracción.


Fuente: Nueva mujer / La mente es maravillosa / San Juan 8
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.