El don de las buenas personas: está en los pequeños detalles

En general no solemos ser realmente conscientes de que lo importante no son en realidad las cosas extraordinarias que nos pasan, sino las pequeñas cosas cotidianas y aquellas personas queridas que nos rodean, y solo vemos cuán importantes son cuando es tarde y nos faltan.






  Esos pequeños detalles le dan forma a nuestras vidas. Existen quienes no lo ven o no reconocen el esfuerzo de otras personas por hacerles la vida más feliz y más fácil, personas que nos dan su luz en los días oscuros y desatan nuestros nudos emocionales.



 Y es muy triste cuando no sabemos ver esas buenas personas que hacen la diferencia y que siempre están dispuestas a cambiar nuestras vidas para mejor.



Los corazones más se ven en los pequeños detalles


  Quizás hace tiempo que no te destinan esos pequeños detalles que le regalan alegría al corazón.

  Sin embargo,  puede que cuando menos lo esperes aparezca alguien y te sorprenda con un favor inesperado, o dándote el aliento que necesitabas, o simplemente preocupándose por ti o diciéndote que te extraña.

  Hay veces en que esa simple bondad inesperada nos deja sin palabras. Solo podemos emocionarnos por ese regalo de amabilidad anónima de gente que aunque no muestre las alas en sus espaldas, siempre parecen traer polvo de hadas en los bolsillos para regalarnos felicidad…



  Se dice que el mejor homenaje que se pueda dar a las buenas personas simplemente es imitarlas. Aunque desde luego, es muy difícil que todos puedan o quieran hacerlo. 

 Y es que no todo el mundo sabe cómo poner en práctica esa bondad humana. Entonces la verdadera pregunta debería ser...Las buenas personas, ¿nacen, o se hacen?

- La neurociencia tiene diferentes vertientes y algunas de ellas plantean que existe una tendencia natural del ser humano hacia la bondad. Según defienden, esta bondad estaría arraigada en nuestra biología y es algo que justamente argumenta la psicología positiva.

- Las experiencias tempranas, estilos de crianza afectivos y estables, determinado contexto educativo y también social, además de posteriores experiencias de vida, también serían claves para que esta tendencia natural mostrara variaciones consecuentes.

- El simple acto de ayudar, ofrecer, dar y atender, debería considerarse en sí mismo algo capaz de dar felicidad y equilibrio emocional. Aun así, no son muchas las personas que consiguen lograr esta capacidad.


¿Qué detalles tenemos que destacar en este mapa del amor?

 El psicólogo John Gottman nos proporciona un listado de todos estos pequeños detalles que debemos conocer para ofrecer un gesto de bondad a otras personas para poner en práctica nuestra propia amabilidad:

El platillo favorito de esa persona especial.
- Sus películas y libros favoritos.
- Alguna persona a la que admire muy profundamente.

- Cuál es su animal preferido.
- Sus restaurantes favoritos.
- Cuál sería su destino ideal de vacaciones.

- Lo primero que harían si ganaran la lotería.   
- Qué podríamos hacer para mejorar nuestra relación con él o ella.
- Qué cambiaría de nosotros.


- Cómo prefiere pasar una tarde en casa.
- En qué actividad se siente más competente.

- Cuáles son las metas personales en su vida.
- Qué literatura es su favorita.
- Qué ambiciones secretas tiene.

- Su pasatiempo favorito si está enfermo.
- Cuál sería un regalo ideal de cumpleaños para esa persona.

- Qué le preocupa actualmente.  
- Cuál es su manera favorita de llamar la atención.

- Su sueño más anhelado sin realizar.
- De qué se siente más orgulloso.


También a los hombres les gustan esos pequeños detalles


  Por lo general se cree equivocadamente que a la mayoría de los hombres no les interesan los pequeños detalles.


 O que no saben apreciar lo sutil o pequeño y que creen que todo eso es una pérdida de tiempo. Sin embargo esto no es para nada así, sí lo valoran al igual que las mujeres.

  Así es que se debe reivindicar que también los hombres merecen esos detalles como palabras, abrazos, besos inesperados que les llenen de ilusión. Ellos también esperan alguna sorpresa de tanto en tanto porque merecen amor.

  Hombres y mujeres tenemos que valorar todos los días a esas personas que están a nuestro alrededor. Y la mejor forma de hacerlo es marcar la diferencia con algunos pequeños detalles, gestos y atenciones especiales.

  Es fundamental que hagamos sentir especiales a las personas que queremos, demostrarles cuánto valen en nuestra vida. Pues en lo cotidiano muchas veces se nos olvida cuan importante es demostrar afecto y hacer entender a los que nos rodean lo importantes que son para nosotros.



Fuente: Raquel Aldana Mejor con salud / Valeria Sabater para La mente es maravillosa / Rincón del Tibet
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.