Psicólogos de Harvard advierten que para criar niños “buenos” los padres tienen que hacer estas 5 cosas

En nuestros tiempos la tecnología se encuentra en todas partes y cambia nuestras vidas a todos los niveles. Hoy día educar a los niños es algo totalmente diferente a lo que era apenas una década atrás, antes del auge de internet y la telefonía inteligente entre otros gadgets asombrosos que usamos todos los días sin apenas notarlo.




  No hace mucho tiempo atrás los niños jugaban afuera, al aire libre con una simple pelota en un campo, o se entretenían con juegos de mesa mientras hoy eso fue reemplazado por perseguir a Pokemones en una pantalla.

   Antes todos los niños jugaban en las calles mucho después de que cayera el sol, sólo se desprendían de sus juegos a la hora de cenar y volver al interior.

  Hoy en día en cambio, los padres están criando a sus hijos de forma muy diferente de cómo lo hacían hace diez o veinte años. Quizá sea hora de volver a lo básico.

  Desde luego, este es un mundo nuevo. A los niños nacidos en hoy en día lo primero que se hace cuando se aburren  es darles aparatos electrónicos para entretenerlos.  



 Pero, ¿qué nos falta? 

  En este contexto, un grupo de psicólogos investigadores de la Universidad de Harvard estudiaron qué es lo que hace que un niño esté sano y feliz en la actualidad. Y las conclusiones a las que llegaron pueden parecer evidentes, pero muchas veces son dejadas de lado: volver a la sencillez de la vida.


ESTOS SON LOS 5 SECRETOS PARA CRIAR A UN BUEN CHICO, SEGÚN LOS INVESTIGADORES DE HARVARD:


1. PASE TIEMPO CON SUS HIJOS.

  Es una sugerencia simple. Sin embargo vivimos una época en la que estamos  24 horas al día, 7 días a la semana conectados a internet y atados a la tecnología y el trabajo. Se trata de un continuo bombardeo tecnológico que muchas veces afecta nuestra vinculación con los demás.

  Todo el tiempo recibimos noticias, e-mails y mensajes de wassap que nos demandan cada vez más nuestra atención.

  Estamos demasiado acostumbrados a la tentación de dejar todo nuestro interés a la virtualidad y buscar en ella una salida a todo. Y es por esto que termina siendo la salida más fácil dar a un niño un tablet o un videojuego y que se etretenga solo que jugar nosotros mismos con él.

  Pero esto puede ser dañino. Debemos saber que disfrutar el tiempo con los hijos requiere dejar todo lo demás en un segundo plano y jugar o leer junto a ellos, hacer una excursión o simplemente pasar el rato con un juego de cartas.

  Para decirlo de un modo más simple, implica que los padres tienen que relacionarse con sus hijos de modo directo, dejando de lado las distracciones. Esas son las experiencias y recuerdos que perdurarán. Los niños pueden olvidar los obsequios materiales, pero siempre recordarán el tiempo que pasaron con su familia.


2. HABLA EN VOZ ALTA A TUS HIJOS.

  La investigación de estos psicólogos determinó que "si bien la mayoría de padres dicen que sus hijos son su prioridad, por lo general, ellos no reciben este mismo mensaje".

  Este descubrimiento quiere decir que los padres deberían destinar más tiempo a averiguar qué ocurre en la vida de su hijo. Una buena manera de lograrlo sería hablar con sus maestros y saber si hay cambios en su conducta o si parece feliz y a gusto con sus compañeros.

  Y algo fundamental es que unhijo se sienta siempre cómodo para hablar con suspadres. Los niños precisan escuchar que son la prioridad, no basta "demostrarlo" con cosas materiales, protegerlos o alimentarlos.

  Ellos necesitan ser reconocidos con palabras, los padres deberían invitarlos a que les cuenten sobre la escuela, sus tareas, amigos y todo lo que a ellos los rodea.


3. DEMUESTRE A SUS HIJOS EL MODO DE RESOLVER PROBLEMAS MÁS ALLÁ DEL RESULTADO.

  Una de las mejores enseñanzas que usted puede regalar a sus hijos es la capacidad de razonar los problemas para solucionarlos. Debe confiar en ellos para que decidan lo que quieren, porque usted no estará siempre para resolver sus problemas.

   Lo más sano es dejarlos que experimenten la vida desde su propia perspectiva. Este trascendental logro les permite saber qué quieren y les da conciencia  del valor de sus experiencias.



  Todos los padres anhelan que sus hijos sean algún día personas autosuficientes, y para eso debe escuchar sus problemas y no resolverlos, sino servir de guía para que ellos mismos puedan hacerlo de la mejor manera posible. Aunque sea difícil y doloroso dejar que aprendan de sus errores.
 
  Pero la experiencia es intransferible y aprender es parte de la evolución necesaria de la humanidad.


  Uno de los directores de la investigación, Rick Weissbourd, afirma que: “Los padres se concentran demasiado de su hijo. Y no  es una sorpresa que la felicidad sea la máxima prioridad, pero es preocupante que sea una prioridad absoluta.”


  ¿Es que los padres fuerzan a sus hijos a buscar sólo el éxito? "Poner demasiado énfasis en el logro llega a tener consecuencias muy negativas“, afirma Weissbourd, viendo los resultados del proyecto Making Caring Common. “Esta es una cuestión que genera grandes preocupaciones, pues esto disminuirá la felicidad de los niños“.


4. DEMUESTRA A TU HIJO GRATITUD TODOS LOS DÍAS.

   Las personas que son agradecidos tienen vidas más útiles, y sus relaciones más generosos y compasivos. El resultado de esto es que serán personas más sanas y felices.
 
  Así es que lo mejor que pueden hacer los padres es entregar tareas a sus hijos pero siempre agradecerles luego por hacerlas y reconocer sus logros. Cuando los niños ven que sus padres también son agradecidos y reconocen su desempeño, esto les deja  una enseñanza extraordinaria, pues entenderán que sus logros son honrados y valorados. 


Los psicólogos de la universidad Harvard descubrieron que en cambio, los padres solo elogian ciertos actos bondadosos, pero infrecuentes. 

  El deber de todo padre es enseñarle compasión a sus hijos para que puedan ser empáticos con las demás personas. Y por supuesto, los niños aprenden mejor con el ejemplo. 

  Por eso es bueno que conozcan las situaciones de otras personas con distintos problemas, sin hogar o necesitados. Así aprenderán a ser compasivos y a la vez se sentirán afortunados y agradecidos porlas oportunidades que ellos tienen. Y estas son cosas que no se aprenden en la escuela.

  Ofrecer ayuda a otros les da la oportunidad de que en un futuro se conviertan en adultos ejemplares y evitará que tengan prejuicio o que sean intolerantes con los demás. El ejemplo empieza en casa.


5. MUESTRE A SUS HIJOS UNA PERSPECTIVA MÁS AMPLIA.

  Esta será una de las consecuencias de enseñarles gratitud. Si su hijo ve al mundo con ojos compasivos será una persona mejor.  Los psicólogos afirman que es natural en los pequeños simpatizar y preocuparse por los demás, pero generalmente esto se limita a un pequeño grupo de familiares cercanos.

 

    Un buen padre le enseñará a sus hijos a saber escuchar y relacionarse sin la necesidad de aparatos tecnológicos, a sentir compasión con otras personas más allá de su familia, y no tener prejuicios hacia otras personas.

   La actualidad presenta situaciones particulares en el mundo, y esta generación tiene la posibilidad de cambiar la historia para mejor. Que sus hijos aprendan a valorar a otras personas y culturas los harán personas más amables y felices.

  Y cada padre es responsable de educar a niños amorosos, siendo una guía en el mundo con el ejemplo del amor y compasión.

   Educar un hijo bueno y sin prejuicios no es siempre sencillo, pero es algo que todos pueden hacer. Y nada será más importante ni producirá más orgullo.

Si le gustó la note y te parece importante, por favor, COMPERTALA  ¡Gracias!


Fuente: Conocerme más 
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.