11 signos que te alertan que estás lidiando con una persona realmente malvada

Todos hemos estado alguna vez frente a alguien que nos parecía la viva imagen del mal. Y es que esos seres malignos en ocasiones escapan de los cuentos de hadas que asustan a los niños al mundo real donde pueden matar a inocentes si tienen la oportunidad.




   Lidiar con la maldad no es para nada aconsejable. Alguien malvado será abusivo contigo y por supuesto, si tienes una relación abusiva, lo mejor es dejarla.


  Y aunque no nos guste pensar mal de otros y quisiéramos sólo ver lo bueno, existen quienes sólo usan eso que tienen de bueno como fachada para sus intenciones siniestras. Se trata de personas verdaderamente malvadas que disfrutan de causar sufrimiento a los demás.


   No sienten culpa por lo que hacen. No les importa quién caiga con tal de que alcancen sus objetivos. Si te cruzas con ellos te pasarán por encima y te arrojarán a la basura sin dudarlo. 


  Estos seres maléficos disfrazados como personas tienen ciertos rasgos que nos alertan pero a los que muchas veces no prestamos la debida atención hasta que es demasiado tarde.  simulan ser tus amigos pero solo buscan dominarte y aprovecharse. Y su sola presencia es una amenaza que deberías evitar.  
 
  Pero entonces, ¿cómo saber si en verdad estamos ante una persona así?  ¿Qué significa ser malvado?


Las 11 señales de que estás frente a una persona malvada


  Estos son los 11 rasgos principales de la maldad de una persona a los que debes estar atento.  Aunque en nuestra ingenuidad podamos creer que no existe nadie así, la realidad nos muestra otra cosa. Y debes estar prevenido. Tarde o temrpano encontrarás a alguien así en tu vida, y si no te cuidas ellos no tendrán reparos en dañarte si eso los beneficia. 

  Estas personas saben del daño que provocan. Pero eso quedará en segundo plano si beneficia a sus propósitos. La integridad o bienestar de los demás es solo algo que los trae sin cuidado si no sirve a sus intereses.

  Presta atención a estas señales y si te cruzas con alguien así evitalo a toda costa. Tomar distancia de estos parásitos humanos es tu mejor elección. Y tu no estarás a salvo de sus influencias hasta que los apartes de tu camino. 


1. Negar la realidad


  La verdad es independiente de las opiniones. Si algo es verdad no puede estar sometido a votación, es verdad, y punto. Pero estas personas malvadas son capaces de retorcerla hasta que encaje con sus propósitos. Pretenden vivir en una realidad que les acomode.

    Y no hablamos de pequeñas diferencias sino de ideas totalmente retorcidas y contrarias a la verdad.  

2. Hechos retorcidos


  El secreto de sus manipulaciones es tergirversar todo a su conveniencia. No les importan los hechos. Ellos lo darán vuelta si es necesario. No se sienten obligados con los hechos salvo que sirvan a sus objetivos.

  Sacan todo del contexto real para crear otra realidad donde serán los héroes, o hasta los salvadores de la patria. ¿Viene a tu mente algún político diciendo que el país superó tal problema gracias a él cuando los números dicen todolo contrario?


3. Retención de información


  Si algo puede poner en riesgo sus relatos, no tendrán reparo en esconderlo. Si pueden, destruirán toda información que los contradiga. Dirán que no mienten...porque ocultar no es mentir. Pero ocultarlo deliberadamente para su beneficio es algo mucho peor.

   Por supuesto, mantienen en la ignorancia a los demás para esconder sus intenciones. Y si llegas a descubrirlos retorcerán aún más los hechos. Así buscarán que te sientas culpable por no confiar en su versión falsa de los hechos.   





4. Engañar a la gente


   Si les hace falta pueden decir medias verdades. Es la mejor manera de engañarte. Usar un poco de verdad para maquillar una mentira te hará dudar y así te asustará refutar sus hechos tergirversados. Esas personas saben elegir las palabras para atacar y provocar tus emociones. 

  Al cabo, llegas a creer en lo que te dicen, a veces simplemente porque no creerías que alguien te mienta tan descaradamente. Entonces te presentarán enemigos imaginarios o te harán creer que haces todo mal. Eligen las palabras como armas para manejarte a placer.




5. Mentir constantemente


  Solo saben mentir. Su pretendida sinceridad no es más que maquillar sus mentiras. Les es imposible pensar en algo sin incluir en su relato algo falso para sacar su tajada.

  Por lo general mienten para obtener algo. Pero llegan a hacerlo por el simple placer que les genera engañar a los demás. Eso los hace sentirse superiores. Y si los descubres, mentirán diez veces más para sostener sus falsedades.

  O pueden decir que se vieron forzados a mentirte. Incluso podrás empezar a sentir lástima por ellos. Dirán que temían tu reacción, por lo que es tu culpa que te mintieran.

6. Remordimiento


   Estas personas de sentir pena por el daño que causan. Para ellos las personas son juguetes que solo sirven a sus intereses. No importa si los lastiman o destruyen sus vidas siempre que les hagan ganar el juego.

Si descubren que eres una buena persona te manipularán para usarte. Y aún mientras lo hacen te tratarán como basura.  

  No sienten compasión por la gente buena. En la bondad de los demás solo ven una oportunidad para explotarlos. Sencillamente gozan del dolor ajeno y no ven razones para evitarlo.


7. Evitar la responsabilidad


   Estas personas no tienen un norte moral. Nunca se sienten responsables por sus actos ni sus consecuencias.  

  Y si ven que la culpa de lo que hacen puede afectarlos, hacen que alguien más pague los platos rotos por ellos.

  Si estás cerca cuando su plan sele mal, te echarán la culpa. No saben pedir perdón porque no se hacen responsables por nada. Es más, para ellos disculparse es una debilidad, porque es asumir un error.


8. Son manipuladores


  Saben manipularte sin que lo notes. Están pasos adelante tuyo, simplemente porque tienen claro un objetivo que desconoces.

   Pueden hacerte sentir como un tonto para robar tus méritos. Y aunque hagas bien las cosas, encotnrarán el modo de desprestigiarte.  


9. Son amigos cuando les conviene


  Si una persona malvada pretende ayudarte, es solo porque eso al final la beneficia.  Estarán a tu lado mientras las cosas vayan bien. Pero desaparecen en  cuanto surgen los problemas. 

  No esperes una ayuda desinteresada de su aprte. Simulan ayudar para seguir su juego. Tan sencillo como que no ven razones para colaborar en algo que no sean sus pripios intereses.


10. Son monstruos del control


  Su narcisismo los hace personas soberbias. Y esa arrogancia les hace creer que pueden controlar a todo el mundo.

   Esa superioridad alimenta su ego y en su realidad justifica que se sientan superiores a los demás. 


11. Llevan vidas dobles


  Ellas jamás muestran sus verdaderas vidas. Si lo hacen perderían su ventaja frente a ti. Y no solo tienen una doble vida, tienen docenas. O incluso más versiones sobre sí mismos para sacar provecho. 

  A cada persona le muestran una cara diferente y un relato que disfrace sus intenciones. Al final, nadie llega a conocerlas realmente.


Finalmente, estas personas roban tu precioso tiempo para alcanzar determinada meta. Arruinarán tus posibilidades de mejorar si eso les trae algún beneficio, y jamás volverán a mirar atrás. 


Fuente:  Vida lúcida 
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.