5 conductas de una persona malagradecida y cómo evitarla

Desde chiquitos siempre nos inculcaron a dar las gracias, a ser respetuosos con aquellas personas que hacen algo por nosotros.




  Una frase que de seguro te la repitieron hasta el hartazgo en tu infancia es “no hay nada mas feo que ser una persona desagradecida”.

  Ahora ya con los años nos damos cuenta que es así, y luchamos para que nuestros hijos sean personas agradecidas. Es un saber que se va adquiriendo con los años, con las experiencias de la vida.

  Ser una persona desagradecida nos convierte en seres despreciables que poco a poco se van quedando sin compañía alguna en su vida.


 Porque aprender a dar las gracias traer consecuencias positivas a nuestra alma. Es un gesto que nos hace mejores seres, que produce que nuestras relaciones sociales sean más fuertes y duraderas.

  Así como también, nos trae estabilidad psicológica.
 
 Esta comprobado mediante investigaciones que aquellas personas que no son agradecidas son más propensas a la depresión.


  Piensan que lo que reciben lo merecen por ser quienes son o que solo se agradece de acuerdo al valor de lo recibido. Esto es incorrecto.

  A lo largo de tu vida es probable que te hayas cruzado con muchas personas que tienen esta característica. Puede que no nos hayamos dado cuenta en un principio pero luego de un tiempo su característica desagradecida salió a flote y tu saliste lastimado o molesto.

  Es por eso que desde  les vamos a dejar algunas características o señales a las que debemos estar atentos para detectar a estas personas.

1. Una persona malagradecida siempre está en necesidad


  Las personas que no están agradecidas con nada siempre necesitan algún tipo de ayuda. Ya se trate de que les ayuden con las facturas, cuidar a los niños o darles un paseo. Siempre necesitan algo de ti.

  Están en un estado de emergencia perpetuo y ese suele ser uno que se crean a través de un mal juicio o propósito a fin de crear el drama que alimentan.

 ¿Tienes una emergencia recurrente en una relación o con las finanzas? Identifica cuál es el problema y trabaja para cambiarlo. 

 En lugar de pedir a alguien que te ayude con una solución temporal, trabaja en forma permanente. En lugar de pedir ayuda para pagar una factura, pide a tus amigos y familiares que te ayuden a encontrar un trabajo mejor.

  Lo importante es que cuando alguien toma su tiempo para ayudarte debes decirles “gracias”. La gente te rescatará de situaciones infernales y todo lo que se requiere de tu parte es una palabra que no te costará un centavo.


2. Las personas malagradecidas no tienen tiempo para ti a menos que necesiten algo


  La cosa es que a menos que necesiten algo de ti, nunca oirás algo de ellos. Ellos sólo se acuerdan de tu amistad cuando están en un atasco.

  Nunca los oirás decir “Hey, déjame llevarte a comer” o “déjame ayudarte con eso”. Si todo va bien, entonces ya no existes en su mundo.

  No llames a amigos o familiares sólo cuando necesites algo. Llega a la gente. Pregúntales si necesitan ayuda con algo o simplemente sal y toma un café con ellos y platica. Las relaciones construidas sobre la ayuda mutua son fuertes y duran toda la vida.


3. Las personas que no son agradecidas esperan que les ayudes


  Pueden sentirse con derecho a tu ayuda ya sea porque son familiares o sienten que les debes algo por ser tu amigo. No son agradecidos porque sienten que han ganado tu ayuda y que sólo les estás pagando de vuelta. 

 Pueden haber hecho una sola cosa agradable por ti solamente a modo de sostenerla sobre tu cabeza por mucho tiempo y exprimir cada gramo de esa ocasión para hacerte sentir culpable. La familia, en vez de amigos, suele esperar que les ayudes.

  No esperes que la gente te salve. Eres una persona fuerte independiente y resiliente, que significa más capaz de ayudarte a ti mismo a levantarte después de una caída.

  Es genial cuando la gente ayuda o viene al rescate y estar muy agradecido cuando lo hacen porque esas personas son raras de hecho, pero no te sientas en tu torre y esperes que alguien te salve. ¡Sálvate a ti mismo!

4. El mundo gira alrededor de ellos y su horario


  Ah, y tienes que dejar todo lo que estás haciendo ahora mismo para venir a ayudarlos. Si se tratara de una emergencia inesperada, sólo podría ser debido a la mala y deficiente planeación de la persona malagradecida, la mala gestión del tiempo o la irresponsabilidad de su parte. 

 Se equivocaron (de nuevo) y esperan que vengas corriendo para salvarlos justo este mismo segundo.
 
  Si alguien está dispuesto a ofrecer voluntariamente su tiempo para ayudarte con algo entonces lo menos que puedes hacer es trabajar tu horario alrededor del suyo o hacerlo en un tiempo en que ambos sean libres.

   Estar agradecidos por su ayuda significa entender que su tiempo es tan precioso para ellos como el suyo es para ti.


5. Una persona malagradecida a menudo muerde la mano que las alimenta


  A pesar de toda tu ayuda, la gente ingrata se volverá contra ti. Hablarán detrás de tu espalda. Dirán que nunca los ayudas. Que hacen todo el trabajo y tú eres la esponja ingrata.

   A pesar de todo lo que han hecho por ellos, le dirán a sus amigos u otros miembros de la familia la persona horrible que eres con el fin de obtener más simpatía de las personas que no pueden ayudar.

Si alguien te ayuda o hace algo agradable para ti sin ninguna expectativa de recompensa, agradéceles siempre que tengas una oportunidad. A veces ser reconocido es recompensa suficiente.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.