5 razones maravillosas para abrazar a tu hija todos los días

Abrazar a tu familia es una de las mejores maneras de mostrar tus sentimientos con acciones, dejando en claro cuánto aprecias a la otra persona, en especial cuando se trata de tu hija.




  Y aunque es normal que a medida que pasa el tiempo, dar abrazos a tus hijos se convierta en algo cada vez menos habitual, es algo que nunca deberíamos dejar de hacer. 

 Esto ocurre más que nada porque con el tiempo, las distancias, las responsabilidades y deberes que tenemos en nuestras rutinas diarias, pocas veces tenemos todo el tiempo que quisiéramos para dar el cariño necesario a la crianza de nuestros hijos.
 
  Las madres sabemos más que nadie lo hermoso que es abrazar y apapachar a nuestras hijas, y nunca parece suficiente darles ese amor tan especial a las pequeñas. 

 Pronto verás que crecen demasiado rápido y debes aprovechar cada breve momento para darle una abrazo y demostrarle el amor infinito que le tienes. Cuando lleguen a ser adolescentes ya no les gustará tanto que las abraces, aunque deberías seguir haciéndolo cada tanto, pues todos por dentro lo necesitamos.


  Es un hecho por demás comprobado que los niños que suelen recibir cariño y afecto de sus madres y padres, cuando son adultos llegan a ser mucho más capaces y estar más preparados para la vida.



  El futuro como adultos es duro para todos, y todos necesitamos estar contenidos desde pequeños.

  La conexión emocional con nuestros hijos es lo que más felices puede hacernos, y además, es lo que nuestros niños más necesitan. Esto implica tener tiempo para los hijos, sea poco o mucho, todos los días, lo importante es que sea una atención de calidad y sin distracciones. 

 Los pequeños precisan saber cuánto nos importan y que siempre estaremos a su lado pase lo que pase. Y además de esa conexión emocional, también la conexión física resulta imprescindible.


5 excelentes razones para no dejar de abrazar a nuestra hija


1- Favorece el desarrollo del cerebro


  Un estudio que fue realizado recientemente en Ohio, el hospital infantil de Columbus, mostró evidencia de que los abrazos son demostraciones de cariño vitales para que los niños lleguen a desarrollarse correctamente.

 Las investigaciones demostraron que en su pequeño cerebro generan una sensación que les permite desarrollar vínculos sociales y emocionales, lo que desarrolla positivamente ambos aspectos.
 

2- Un abrazo nos calma


  A todos nos sucede lo mismo, no importa lo grave que sea la situación, sentir el abrazo de alguien que nos importa nos transmite una calma sanadora. Y la ciencia también lo ratifica, porque un simple abrazo reduce la frecuencia cardíaca, calmar nuestra respiración y disminuir la ansiedad.

  Sin lugar a dudas un abrazo es la mejor manera que existe de demostrar y transmitir nuestro cariño, cuidado y protección a aquellos que nos importan.


3- Abrazar es sinónimo de dar amor y paz


  Entre una madre y su hija existe un vínculo muy poderoso, y que incluso se va fortaleciendo más gracias a los abrazos. Poco a poco los abrazos crean un sentido que favorece el crecimiento y el desarrollo de forma positiva de esta relación.

  Con un abrazo entendemos de inmediato si se da de modo sincero o falso, porque lo sentimos con el alma. Si con cada abrazo que le regalas a tu hija le das amor y cuidado, ella sabrá con certeza que siempre estarás presente. 


4- Ayuda a mejorar el autoestima


   Los niños van conformando su autoestima desde pequeños, y su buen desarrollo es primordial para su salud psicológica. 

 En general los niños que desarrollan una buena autoestima suelen ser más abiertos, activos y realistas, y pueden relacionarse con mayor facilidad con su entorno. Un abrazo les demuestra todo tu amor y apoyo y siempre hará que se sientan mucho mejor.


5- Reconocer sus emociones


  Con un simple abrazo podemos entender qué es lo que está sintiendo nuestra hija. Las madres podemos reconocer que le sucede con solo estrecharla a nosotras.

   Y aun si no podemos identificar qué le sucede, sabremos si algo le ocurre al tenerla en un fuerte abrazo, y haremos que se sienta acompañada, y eso servirá como primer paso para iniciar una charla y que te cuente qué le ocurre. Como padres y madres debemos estar presentes y brindarles todo apoyo.

Además, siempre recuerda que con un abrazo les dirás a tus hijos lo importante que son para ti, que siempre estarán acompañados y que pueden confiar en ti sin importar lo que pase o lo difícil que sean los problemas a los que se enfrenten.



Fuente: Guía infantil /  Positivo mundo / Ignis  / Etapa infantil
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.