Nunca permitas que estas 5 cosas ocurran en tu relación

Las relaciones nunca son fáciles de llevar, y según Lisa Blum, una reconocida psicóloga clínica, la verdadera razón es que las relaciones más duraderas requieren mucho trabajo para mantenerse.





  Todos quieren enamorarse y vivir felices para siempre como en un cuento de hadas...pero la realidad nunca es tan simple. En ocasiones se llega a tolerar situaciones para nada saludables, que pueden llevar a serios problemas. Así que si estás en pareja, estas son las actitudes que tienes que evitar.




  Cuando estás en una relación, en especial cuando llevan algún tiempo, es normal que una o ambas personas se acostumbren a situaciones tóxicas que desgastan la felicidad e integridad de la otra persona.

  Muchas veces las relaciones llegan a ser complicadas o incluso caóticas. Por esto es tan importante tener muy claro qué puedes estar dispuesta a aceptar y qué no.


1. No des todo


  Al estar en pareja, desde luego debes confiar y abrir tu corazón, sin embargo esto solo cuando sea correspondido del mismo modo. 



 Si das todo, todo el tiempo y no recibes sino más exigencias o reproches, tarde o temprano agotarás tu paciencia y te sentirás vacía y desanimada. Da tu amor...y recuerda que tú también mereces recibir lo mismo.


2. No permitas que afecte tu propia autoestima


  En toda relación es normal que haya diferencias y discusiones, pero estas siempre deben darse con respeto y reconocimiento. 



  Jamás permitas que tu pareja haga que sientas que eres menos, te insulte ni te manipule. Respétate siempre y nunca dejes pasar ni una sola cosa sin hablarlo y resolverlo.


3. No aceptar la pereza 


  Antes de ser feliz en una relación, debes ser feliz contigo misma. Tienes que dedicarte tiempo para atender tu bienestar y salud. Cuando dejas que te ganen las excusas para no ir al gimnasio o dar un paseo, es lógico que luego te sientas perezoso para todo el resto del día.



  Y esto es algo que no debes dejar que ocurra en tu relación. Un buen modo de evitarlo es hacer ejercicio junto a tu pareja. Esto los unirá y además motivará a que ambos trabajen en su bienestar, se fortalecerán como pareja e individuos.


4. No competir entre la pareja

  Es posible que, siguiendo el ejemplo anterior, cuando ambos empiecen a hacer ejercicio, tu pareja pierda más peso que tú. 



 Y nunca debes entender esto como una competición, porque solo buscarás superar a tu pareja y distorsionarás tus propios objetivos. En una relación sana debes alegrarte por ella y alentarla siempre a que cumpla sus objetivos.

  Sigue haciendo tu mejor esfuerzo, pero no para ganar una competición. Se trata de tus propias metas y tu propio bienestar. Todas las personas somos diferentes y en una pareja deben animarse a ser mejores sin competir.


5. No cambies lo que eres para estar con tu pareja


  Si notas que tienes que actuar diferente a lo que eres cuando estás con tu pareja, esa sin duda es una señal de alerta. Más pronto que tarde te agotarás de ser alguien que no eres, y en el fondo, significa que crees que la otra persona no te amará si demuestras quién eres en realidad. Lo cual es algo muy negativo en una relación.



  ¿Te dijo alguna vez que no le gusta algo de ti o cómo le haces sentir? Si no te acepta, más allá de que es lógico que quiera lo mejor para ti, la relación no tendrá futuro. Antes que nada debes sentirte cómoda contigo misma, y una persona a tu lado que no te critique, sino que te invite a ser mejor.

¿Te identificas con estas situaciones? ¿Te han pasado cosas similares? Pues es momento de dejar de permitir todo eso que no te beneficia ni fortalece la relación de una manera sana.


Fuente: Apost / Aweita / Mejor con salud
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.