Cómo decir que no a un niño de manera positiva

Saber cómo poner normas y límites es una de las bases de la educación, y hay muchas maneras de comunicarlos. Estas son las formas en que puedes decir que no de modo positivo.   



  
 

  “No toques eso, no hagas aquello, no...". Esas son solo algunas de las fórmulas más habituales de los adultos para limitar a los inquietos pequeños. Sin embargo, hay muchas otras maneras de decir no de modo positivo que serían más útiles y efectivas.



  Es tan común educar con el "no" a los niños que suele hacerse de manera inconsciente, pero esto a largo plazo es negativo, puesto que si el niño aprende a internalizar el "no" siempre antes de actuar, lo mantendrá en su vida adulta, y esto podría limitar su desarrollo personal.    

 

Cómo decir no de una manera positiva


 Llega un momento en que si el niño escucha el "no" todo el tiempo negándole cosas, acaba por dejar de hacer caso. Este mensaje negativo deja de tener efecto en la mente infantil. 



  Por eso es mejor reservar ese "no" para algo importante o que lo ponga en riesgo, como cruzar una calle con tránsito sin mirar a los lados o asomarse por la ventana en el bus. Así el niño podrá diferenciar entre lo que es en verdad peligroso y negativo, de lo que no lo es.   

 


 

  ¿Y cómo hacerlo? Emplea fórmulas positivas, evita decirles que no pueden jugar, diles que pueden hacerlo cuando terminen de cenar o que pueden hacerlo si luego ordenan los juguetes, o si antes hacen sus tareas de la escuela, dependiendo de las actividades de su edad.



  Con unas buenas estrategias puedes conseguir que tus hijos entiendan la importancia de las reglas y el valor de respetarlas, incluso si la autoridad que la marca esté ausente en ese momento.   

1. Sugerir


  Invita al niño a hacer otra cosa. Si consigues que en vez de ir de paseo, acepte visitar un amigo, no verá el cambio como un rechazo o fracaso, será una oportunidad.



 Al ofrecerle otras actividades que pueda disfrutar. Si llueve y no se puede salir, pueden jugar juntos en casa, cocinar un pastel o dibujar. No digas "no" y ya, ver oportunidades en vez de rechazo será una importante lección que desarrollará su imaginación.      

2. Posponer 


  En ocasiones, no puedes consentir a tus hijos por diversas razones, que estés ocupada o trabajando o sin ganas en ese momento. Sin embargo, eso no significa que no puedas hacerlo más tarde.       

  Será momento de enseñarle que no todo puede ser ya y así entenderá a esperar con paciencia.  No le estarás negando nada, solo que será en el momento en que sea posible. 

 

3. Consecuencias


  Imagina que tu hijo se está comportando mal, molestando a su hermano o rompiendo sus juguetes, en tales casos, sería mejor que ir directo al "no", el explicarle las consecuencias de sus actos: su hermano ya no querrá jugar con él, o simplemente no tendrá juguetes para hacerlo. Además, si el niño razona cómo se sentiría en lugar del otro, eso desarrollará su empatía.      

4. Reglas claras


  Ningún niño podrá respetar ni internalizar las reglas si no están claras. Si hay dudas, o varias maneras de interpretarlas, los niños aprovecharán esos grises a su favor. Las reglas deben formularse con frases cortas, aclarando también las consecuencias de no respetarlas y que no habrá excusas.   



  Recuerda que lo principal no es solo que obedezcan, si no que entiendan por qué es importante hacerlo. Si aun no saben nadar, imagina lo importante que es que no entren a lo profundo de una piscina aun cuando no los veas para ponerles límites.   

  De ese modo ellos mismos tomarán conciencia de qué es bueno y qué no hacer para cuidarse por sí mismos. Pero para que los niños comprendan todas estas motivaciones, los adultos deben dedicar tiempo a explicarles.   

 


5. Usa el sentido del humor

  Un poco de humor siempre puede aligerar una situación complicada. Y puede ser bueno usar bromas para que los niños no asocien las normas a algo demasiado grave.     


  Con algo de gracia se puede decir "no" de manera positiva de forma más simple. El mismo niño lo agradecerá. Lo importante es que quede claro que, aun con humor, la regla se mantiene.       

  Estas ideas te serán muy útiles para decirle que "no" a un niño de forma positiva. Con práctica y un poco de paciencia, verás que dan resultado y pronto darán sus frutos.        

Fuente: La mente es maravillosa  

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.