El teléfono móvil no es ningún juguete para los niños

Los dispositivos electrónicos cada vez se vuelven una dependencia más marcada entre los adultos, y esto en los niños puede ser aún peor si desde tan pequeños se les enseña a estar todo el día frente a las pantallas.




  Dejar que los niños tengan un acceso sin control a las nuevas tecnologías parece ser una moda que demasiado amplia como para no preocuparse por ella. En otros tiempos parecía un problema que los niños pasaran demasiado tiempo frente a la televisión, mientras que hoy casi nadie parece prestar atención a todas las horas que pasan en contacto, incluso desde bebés, con los smartphone y tabletas.


  Los expertos de psicología e infancia dan la voz de alerta sobre la cuestión, puesto que consideran un gran riesgo el uso de esos aparatos en manos de bebés y niños. ¿Se han convertido las tablets y los smartphones en las nuevas niñeras de los niños?


¿Realmente los niños necesitan un teléfono móvil?


   Los niños en realidad no tienen la capacidad ni tan siquiera la responsabilidad suficientes para poder usar un teléfono móvil correctamente. Si existen tantos adultos que no están en condiciones de darle un uso responsable, ¿cómo podría una niña de 6 añitos que puede recibir todo tipo de mensajes o spam en su móvil, hacerlo mejor?


  Es imposible poder controlar las llamadas o mensajes que lleguen al teléfono de una niña porque ningún padre puede estar las 24 horas del día vigilando su móvil. La responsabilidad y el control debería ser de la niña, pero muy difícilmente pueda estar en condiciones de ponerlos en práctica. Por eso no debería tener un móvil ni nada que no necesite realmente.

  Los padres deberían tener más control sobre todo lo que regalan a sus hijos. Un smartphone no es ningún juguete. Seguir estas modas muchas veces nos hace cometer graves errores en su educación y cuidado. 


   Y esos errores tarde o temprano serán nuestros hijos quienes los pagarán, porque todavía no tienen experiencia ni capacidades para decidir. Por esta razón se debe impedir todo consumo por capricho, y siempre dejar en claro los límites.


  Debemos enseñarles que si no tenemos el coche último modelo que tiene el vecino, eso no significa que seamos peores personas que ellos. Y si los padres deben por alguna necesidad real darles un smartphone, ya sea alguna urgencia o por temas de salud, es necesario que antes les enseñen a hacer un uso responsable del aparato. 

  Y si se puede evitar, lo mejor es postergar lo más que se pueda que tengan un smartphone, si no es una necesidad real y urgente, es preferible esperar a que puedan hacer un uso responsable del aparato.


Esta es la mejor edad para que un niño tenga su primer teléfono móvil 


  Un reciente estudio del INE de España, analizó el uso y equipamiento de telefonía móvil en los hogares en España, y halló que el número de niños a los que se les da su primer móvil a muy temprana edad sigue creciendo de manera constante.


  En contraste con otros años, en 2016, apenas un 10% de niños poseía un teléfono móvil. Esta cifra sólo había crecido aproximadamente un 1% anual desde 2011. Al cumplir los 11 años el porcentaje se dispara a casi el 50% y cuando llegan a los 12 años esta cifra sube a alrededor del 75%. 

Sin embargo, lo que recomiendan los expertos es terminar con esta moda, y que los niños deben esperar a los 16 años (salvo excepciones justificadas), como edad mínima para ser responsable del uso de teléfonos móviles.




Fuente: Guía Infantil 
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.