La personas sabias saben valorar realmente la soledad

Según estudios, cuánto más inteligente y sociable es una persona con los demás, menos feliz será en su vida. O por lo menos esa fue la conclusión del estudio realizado por investigadores y psicólogos de la London School of Economics en colaboración de la Singapore Management University.





  Es así que esta investigación y sus resultados desafían todo lo que creemos saber sobre la  sociabilización y estar rodeados de amigos nos haría más felices.

  Desde luego, todo parece decir que esto no es así para todo el mundo, en particular para aquellos que tienen un cociente intelectual por encima del nivel medio. En tales casos, socializar no representaría necesariamente mayor felicidad ni tampoco generaría una mayor satisfacción con la vida.

  El estudio sostiene que las personas sabias e inteligentes tienen una mejor capacidad para adaptarse con más facilidad a cualquier situación que surja en sus vidas, sean estos momentos agradables o difíciles. Dicha capacidad de resiliencia solo la consiguen quienes atravesaron por gran cantidad de experiencias a lo largo de su vida.


  El estudio conjunto de las universidades de London School of Economics y la Singapore Management University, comprobó que mientras más inteligente y sociable es una persona, se vuelve más insatisfecha vuelve consigo misma, y esto hace que elijan apartarse de otras personas que por diversas causas no acaban por agradarles. 

  Y por supuesto, estos resultados del estudio pueden causaron ciertas discusiones al respecto, puesto que siempre hemos pensado que para llegar a ser felices en la vida, debíamos compartirla con nuestros amigos y las personas de nuestro entorno social y afectivo.


  Sin embargo, partiendo de los resultados del estudio, al parecer la felicidad también puede ser alcanzada de diferentes maneras, como es aprendiendo a disfrutar de la soledad como un medio para lograr un estado de armonía en el alma. 


¿Cómo se explica esta afirmación?


  Para realizar el estudio, se realizó encuestas a más de 15.500 jóvenes de entre 18 y 28 años, con preguntas generales y particulares a caca uno de los participantes.

  Resultó que para la mayor parte de los encuestados la felicidad y la satisfacción emocional se hallaba en compartir buena cantidad de tiempo con sus amigos y seres queridos.

  Sin embargo ocurría exactamente lo opuesto con aquellos participantes que tenían un coeficiente intelectual superior de la media.

Los hallazgos de los investigadores se podían comprender de un modo muy simple.


  Los psicólogos investigadores asumen que las personas sabias e inteligentes hallan más frecuentemente la felicidad en la soledad y de un modo más natural. La razón es que, al tener que socializar con otras personas e invertir tiempo en ello, las aleja de sus objetivos reales, sus metas y proyectos de vida, que son los que en realidad les generan más tranquilidad y satisfacción.

  La investigación también estima que para este tipo de personas no es problema afrontar momentos adversos en soledad, sino que al contrario, les da más satisfacción puesto que su independencia les hace valorar cada logro superado, y son más autónomos en sus decisiones por lo que su felicidad no depende de nadie más.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.