3 buenos motivos para no dejar el móvil a un niño

   ¿Acostumbras dejar el móvil a tu hijo? ¿Eso está bien o no? Esta duda es normal y sucede porque las nuevas tecnologías ya son parte de nuestra vida y en especial de los niños, encantados con ellas. aprenden a usarlas muy rápido y de muy pequeños, pero aun no sabemos bien qué efectos pueden tener en ellos a largo plazo.     






   La niñez es una de las etapas en donde las tecnologías están cada día más presentes, y pronto los niños piden a gritos estos aparatos que les resultan irresistibles porque son una fuente inagotable de estímulos que aun no saben manejar.



 Pero para decidir correctamente qué hacer y de manera bien informada, te daremos estos buenos motivos para no darles el móvil a los niños o al menos no hacerlo sin supervisión adecuada.  


1. Afecta su desarrollo neuronal porque le enseña al cerebro a funcionar solo bajo una constante estimulación


  Estar en un entorno plagado de estímulos y aprender a funcionar en él, aunque parezca algo positivo, muchos expertos en desarrollo infantil aseguran que es necesario estimular a los niños desde pequeños para que alcancen su máximo desarrollo. Pero los teléfonos móviles generan una estimulación que dista mucho de ser sana.   

 

  Y es que estos aparatos sobrestimulan su cerebro constantemente y generan un entorno que cambia demasiado rápido para que puedan procesarlo. 

 Dicha sobreestimulación que para el niño es divertida, condiciona su desarrollo porque es un nivel de estímulos que no encontrará luego en la vida real.   



  Esa sobrestimulación no es sana porque siendo artificial, cuando deba interactuar en el mundo real de la escuela, se aburrirá y perderá interés muy pronto.

 No podrá concentrarse y será hiperactivo, porque estará buscando continuamente ese nivel de estímulos que obtenía con el móvil.    

2. Queda expuesto a los riesgos de Internet y las redes sociales


   Darles un móvil sin más significa dejarlos expuestos al mundo de internet que los padres no pueden controlar.

 Sería como dejar a tu hijo solo en medio de una multitud sin saber con quien habla, ni con quien juega o se relaciona. Si nunca se te ocurriría hacer tal cosa, ¿por qué entonces dejarlo solo con un móvil?

 

  Aun si crees que tu hijo sabe manejarse solo en internet y ser responsable, esto no es realista y los riesgos están ahí. 





Quizás lo controles los primeros días, pero con el tiempo, te confiarás y bajarás la guardia. Y tarde o temprano tu hijo quedará expuesto a situaciones que no puedas manejar.  


  Y además, si esto parece poco, dejar que tenga un móvil desde pequeño hará que prefiera las relaciones "on-line" antes que las reales. Eso provocará que no aprenda habilidades sociales frente a las personas reales, lo que será un gran obstáculo en su vida social y laboral en un futuro. 

3. Es un obstáculo para que adquiera hábitos correctos y habilidades necesarias para la vida


  Tener un móvil desde muy pequeño impide que aprenda a concentrarse debido a la gran cantidad de estímulos cambiantes que ofrece todo el tiempo, lo que equivale a todo lo opuesto de la concentración.      



  Si bien es cierto que pueden enfocarse mucho en lo que tienen frente a la pantalla, pero de nuevo, eso solo se debe al alto nivel de cambios que ven en la pantalla, algo que luego no tendrán en el mundo real.  Ese cambio continuo solo puede dispersar su atención. 

  Aun así, por fortuna, nuestros cerebros son flexibles y pueden aprender a concentrarse aun siendo adultos, pero por supuesto, es mejor adquirir esta habilidad desde pequeño.    

   Además, el móvil es la salida fácil cuando esté aburrido, con el móvil no necesitará esforzarse por idear algún juego o buscar alternativas.  Incluso poder aburrirse es importante porque aprenderá a sobrellevarlo, aprenderá a ser paciente y a esperar.      

  Sin embargo, si a pesar de todas estas razones tienes motivos para dejarles con el móvil, ten los recaudos previos de explicarles los riesgos, su responsabilidades y cuidados,  y guíalos con tu supervisión todo lo que sea posible.   

 

Y no uses el móvil como un simple recuro para que tus hijos se estén quietos un rato, si no puedes vigilarlos, no se los dejes por molesto que les resulte, estarás cuidándolos. También es bueno que instruyas a sus abuelos o familiares que pasen tiempo con ellos sobre las razones por qué no deben darles tampoco su móvil.    

Fuente: La mente es maravillosa

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.