Los niños que siempre cuestionan las cosas serán adultos más exitosos

  Cada vez que un niño discute o le responde a sus padres, nos pareciera que está desafiando las reglas, y esto muchas veces hace que sus padres pierdan los nervios. Pero no debemos alterarnos, y debemos entender que todo esto tiene su lado positivo...







 Y es que los niños que suelen ser contestatarios y que discuten por todo, o que desafían las normas, serán adultos más exitosos.



  Resulta que no es simplemente que estén intentando mostrar su personalidad y su identidad desafiando los límites, sino que además está creando un concepto de sí mismo más rebelde y seguramente lo mantendrá así para siempre. 

  Y esto no tiene por que ser necesariamente un defecto ni mucho menos. Numerosas investigaciones demuestran que los niños respondones suelen ser adultos más exitosos… aunque hoy puedan sacar de sus casillas a los padres.

Es muy bueno para su desarrollo


 Los investigadores y expertos están de acuerdo en esto, los niños que cuestionan hacen algo que es muy sano y bueno para su desarrollo.



  El reconocido psicólogo clínico, Kelly M. Flanagan, afirma que cuando los padres suelen padecer estas características de los niños que cuestionan y responden a todo, tanto que resulta difícil negarles algo o establecer límites a sus conductas.      

  Es preciso comprender que cada vez que niño contesta o se vuelve respondón no es una molestia que se solucione sin más, cuando te discute algo es que está pidiendo argumentos por parte de sus padres para poder entender mejor las cosas. 



  Y esto resulta con el tiempo, en un ejercicio para entrenar su pensamiento crítico, lo que en un futuro le hará aprender a ver el mundo desde una perspectiva más profunda y analítica.

  Cuando los niños te discuten por algo o responden confrontando, de algún modo lo que hacen es  retroceder a la autoridad, y buscan ejercer algún control sobre su propia vida, te están demostrando que quieren tener ese control.



   Es su forma de ejercitar esa habilidad, y aunque en principio lo practique contigo, esto le será de mucha utilidad cuando sea adulto, porque estará formándose una personalidad increíblemente fuerte.

Busca acuerdos y hacer negociaciones


  Aunque también es necesario aprender a manejar a un niño cuando es respondón, o te discute o te cuestiona todas las cosas todo el tiempo, y así evitar que esto se vuelva algo negativo para todos.


 Lo primero que necesitas es no entrar en una lucha de poder, evitar confrontar sus personalidades y que esto te aleje de tu hijo y que sin quererlo comience una lucha constante e innecesaria que traiga problemas en el hogar.


Los niños que cuestionan todo, serán adultos más exitosos


  Lo más positivo a tener en cuenta en estas situaciones es que tus hijos están aprendiendo a cuestionar las cosas y a responder, pero debes buscar que también aprendan a negociar contigo y a buscar alternativas y soluciones donde el ganar-ganar (que todos ganen) siempre sea la meta a conseguir.



  De esta manera no será necesario que siga las instrucciones que un adulto simplemente porque se le ordena, pero sí las siga cuando entienda que realmente son necesarias por alguna razón. 

  Ellos necesitan sentir que tienen el control en su vida, que pueden tomar sus propias decisiones, o al menos entender por qué son necesarias.

Serán adultos que triunfen


  Si después de estos argumentos recuerdas que tu hijo también tiene un carácter fuerte y que  te contesta y responde… no debes preocuparte porque en realidad estás educando a un niño que se será en un adulto exitoso.



  Eso sí, siempre y cuando le proporciones buenos valores y lo orientes en el camino correcto de la empatía, la asertividad y la negociación. 


 Discutir por discutir aun después de que se le den buenos argumentos, tampoco lo llevará muy lejos.

 

  Así que si tu hijo suele desafiar y cuestionar a la autoridad, hace falta que le enseñes a con respecto y para eso, trabajar la comunicación asertiva es algo fundamental.


  Es muy importante que entienda y tome la responsabilidad que tendrán sus acciones, todo lo que diga o haga, y que entienda que todo esto siempre tendrá consecuencias, buenas y malas, y deberá ser responsable por ambas.



 La habilidad que desarrollen tus hijos para poder negociar en circunstancias adversas, le serán de gran ayuda no tan solo para tener las riendas de su vida, sino para desarrollar su autoestima, el respeto, la tolerancia y también la calma ante todo lo que le traiga la vida.   

  Los niños son personas que buscan su independencias y sus propias ideas, y seguir el camino de sus propios sentimientos.   


  Y como padre o madre tienes el deber y también el privilegio de guiarle y acompañarle para que su camino sea el adecuado, pero siempre recuerda, se trata de su camino y no del tuyo.

Fuente: Etapa infantil

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.