El poder que tiene dar besos y abrazos a tus hijos

Toda persona que se haya sentido mal alguna vez sabe que solo el abrazo y cariño de alguien querido puede ayudarte a sentirte mejor. Y ese gran poder emocional que tienen los besos y abrazos en las personas es lo que nos reconforta. 





  Necesitamos ese afecto desde que nacemos, y  los besos y abrazos los padres son indispensables para el desarrollo emocional de las personas. 

 

  Aunque hay versiones de algunos padres que creen que si les dan muchos besos y abrazos a los niños cuando son pequeños, estos pueden terminar siendo consentidos y malcriados, pero esto es totalmente falso.

  En efecto, existen numerosos estudios que confirman cómo los niños que reciben besos y abrazos desde que nacen y de manera habitual, desarrollan una disciplina positiva y al crecer serán menos ansiosos y podrán afrontar mejor los cambios de la vida.  

Los estudios a favor del cariño  


  Otra investigación publicada por el «Journal of epidemiology & community health» demostró que las personas que desde su nacimiento sentían más afecto de sus padres y madres, al ser adultos tenían menos angustias. 



  Y es que cuando hay afecto, besos y abrazos en el grupo familiar, el nivel de soledad disminuye y el pequeño se siente contenido y capaz de afrontar cualquier situación. 

 

  Todos necesitamos saber que somos queridos y no estamos solos, tener buenas relaciones afectivas y experiencias en nuestras familias.

  Y cuanto mejor sea la relación con su madre, los niños tendrán un apego seguro que les dará fortaleza y poder de recuperación al ser adultos. Esa seguridad le dará un sentimiento de serenidad que fortalece los cimientos de su autoestima y confianza en sus capacidades.      



  Y si esto te parece poco, si los niños tienen una relación cercana y cálida con sus padres, sentirán más emociones positivas para sí mismo y los demás. Estas investigaciones confirman que esas relaciones seguras les permitirán con la vida de modo positivo y llegar a ser adultos exitosos.  

 

Besos y abrazos 


  Si quieres ayudar a que tus hijos sean adultos seguros y resistentes, deberías dar prioridad a demostrarles un cariño y confianza constantes, al igual que todos los adultos que están en su entorno más cercano. 


  Incluso las políticas públicas deberían centrarse en que los padres dispusieran de mejores posibilidades laborales para cuidar y pasar tiempo de calidad y la atención infantil de alta calidad. Esto es fundamental para mejorar el futuro de toda nuestra sociedad.   




El poder positivo de los besos y abrazos


  Resulta innegable el poder de los besos y abrazos en las personas y sobre todo en los niños. La lista de beneficios sería inagotable, pero aquí comentamos algunos de ellos y de cuánto pueden aportar a la relación entre nosotros y los niños:   



- Nos dan seguridad y reconfortan  

- Disminuyen el dolor físico

- Mejoran y sanan el dolor emocional

- Aumentan el nivel de hormonas de la felicidad

- Incrementan el nivel de nuestra autoestima

- Eliminan las angustias

- Refuerzan el sistema inmunológico en general

- Bajan la presión arterial

- Hacen aumentar la salud del corazón


¿Qué más necesitas saber para comprender la importancia de dar tu amor, besos y abrazos todos los días a tus hijos? Aunque parezca algo evidente, nunca sobra recordarlo: ellos lo necesitan...¡pero tú también!

Fuente: Etapa infantil

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.