Ni por sexo, ni por amor: la pareja dura por respeto

Respetar a tu pareja implica aceptarla y admirarla por lo que es. No tratar de cambiarla ni moldearla a tu conveniencia.



  Se ha dicho que a fin de que el matrimonio dure para siempre y sea prosperado, varón y mujer deben volar juntos, pero nunca atados.

  La mayor empresa que puede hacer una pareja de emprendedores, es su hogar: la mejor familia no es aquella que tiene una vida donde todo es color rosa, sino aquella donde, a pesar de los problemas y desafíos, prevalece la unidad y las ganas de seguir creciendo.

  La regla número en las relaciones es el respeto, y tu pareja debe apoyarte en cualquier situación. Si un hombre te falta al respeto con algún gesto, palabra o acción, simplemente no te merece. Recuerda que si lo hace una vez, puede hacerlo una vez más.


  Muchas veces las parejas se casan o se unen ilusionadas con tener un amor para toda la vida y en la euforia del momento no ven los defectos que pueden hacer que la relación se rompa.

  Pero cuando el encanto desaparece es cuando empiezan a notar esos defectos que los separa cada vez más y es ahí donde no saben qué hacer. 

  No se sienten aptos para poder aguantar eso por más tiempo. A la hora de construir una relación saludable y feliz, no es imprescindible que coincidamos en todo.


Los sueños y proyectos


  Para que la pareja sea un equipo ganador, ambos deben ser soñadores. Es normal y sano que tengan sueños personales diferentes, pero es importante que, como soñadores, se apoye el uno al otro y que establezcan, sin sacrificar sus anhelos personales, un gran sueño en común.

 La unidad proviene de tener una sola visión.  Ambos apuntan en la misma dirección y, en consecuencia, entienden los desafíos del trayecto. Preste atención a esto: la división surge de tener visiones diferentes. 

  El objetivo no es la simbiosis, no hay necesidad de fusionarse y convertirse en un único ser indiferenciado. Resulta mucho más sano y enriquecedor admirar a tu compañero por lo que es, compartir y aprender uno del otro.


Amor maduro: el amor racional


  Para que las relaciones duren no basta con el sentimiento intenso del amor. Deben darse una serie de características que permitan que la relación siga adelante. 

 El respeto, la comunicación e incluso el aprendizaje del pasado, van a hacer que una relación tenga éxito o no. Por tanto, para que el amor triunfe también hay que aprender a hacer que la relación funcione. Esto es lo que se conoce como amor maduro.


Respetar y ser respetado


  El problema básico del respeto como tal reside en el hecho de quetodos queremos recibirlo. Ahora bien, se nos olvida primero ofrecerlo a quien tenemos delante.

  El famoso periodista estadounidense, Gay Talese, escribió que “la pareja no dura por sexo, ni por amor, sino por respeto.”  Hemos dejado al final este punto porque es, precisamente, crucial en el éxito de cualquier equipo, sobre todo en las parejas. 

  El respeto, está ligado en parte a la confianza, confianza de que harás o harán lo correcto, en este mundo, eso no es algo sencillo de hacer, por eso es tan importante y valioso, por eso es algo que te enorgullece poseer y tener a tu lado gente que lo posea y vea en ti ese valor añadido.


  Si no hay respeto, no hay nada. El que te quiere engañar, te engaña porque no te respeta. El que te insulta, te humilla o se aprovecha de ti, lo hace porque no te respeta y de nada sirve que te endulcen el oído si con sus actos te amargan la vida.

   El amor suma, no resta. El amor libera, no oprime. Así que, si usted tiene que estar pidiendo permiso, si usted tiene que estar dando explicaciones a cada rato, si siente que no le dejan SER, que intentan cortarle sus alas, es porque no le están respetando.  



 Aunque suene a tópico, debemos ofrecer a nuestra pareja el respeto que nosotros querríamos recibir. Aunque nos parezca que es obvio, agradecer con palabras puede ser muy reconfortante para ambas partes.


  La realidad de las parejas demuestra que, en muchos casos, cuando uno de los dos no es emprendedor. Lo importante es comprensión. La persona que hemos elegido como pareja debe ser siempre nuestro pilar, nuestro refugio, nuestra ventana, nuestra nutrición.


Respeto tu personalidad


  Un buen amor no se compone de dos personas iguales, sino de dos individuos que comprenden y respetan sus diferencias.

  Son muchos los que, cuando ya llevan un tiempo en pareja, comienzan a tratar de cambiar los gustos, las opiniones o la forma de ser del otro. Sin darse cuenta de que, así, no están respetando su esencia.

 El respeto no se demuestra con grandes actos puntuales de valor. La relación más feliz y duradera es aquella que sabe cuidar los detalles cotidianos. 


Es ahí donde el respeto es sabio, es intuitivo y sabe dar brillo a lo que es importante.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.