La atracción mental es más fuerte que la física, y todas merecemos un amor así

La atracción mental tiene a menudo mucha más fuerza que la física. Gracias a ella se crea un impacto del que no podemos escapar ni aun cerrando los ojos.



  Cuando conocemos a una persona lo primero que nos llama la atención sin duda, es su físico, y la belleza es muy subjetiva, cada persona tiene sus rasgos distintivos. 

 Es aquí donde entra en juego la atracción la cual es la parte química del amor, la responsable del interés o deseo que experimentamos hacia esa persona. La atracción puede ser: física, mental o ambas.


La época de lo banal


  No podemos mentir, la atracción visual es muy importante al ser ésta nuestra primera impresión. Necesitamos al menos un rasgo que nos enloquezca para cambiar el trato que tenemos con esa persona, y empecemos a buscar algo más que una amistad.

  Una de las fuerzas con más poder en el ámbito de la atracción es el principio de la reciprocidad. Nos atraen aquellas personas que nos tienen en cuenta y que, de modo espontáneo, hacen cosas por nosotros.



  Sin embargo, estamos en una época tan superficial que en ocasiones damos más peso a este aspecto.

  Buscamos alguien con un increíble estilo, con una belleza que quite el aliento, y parece que estamos más preocupados de su presentación en sociedad que en disfrutar nuestro tiempo él.

  Estamos buscando trofeos y cartas de presentación que hablé por nosotros en lugar de una conexión real. Este tipo de relaciones son peligrosas porque seguramente tendrán un final caótico, y varios corazones rotos.
   

La atracción mental


  Quien ha tenido un noviazgo basado en la atracción mental entiende lo poderoso que son estas conexiones. 

 Nada como crear nuevos escenarios, tener pláticas de todo y nada, estar junto a alguien que nos hace mejores, y nos reta constantemente.

  Y es ahí donde entra en juego la atracción mental. Pero no todas las parejas la tienen, es un tipo de atracción donde se siente una verdadera conexión. Muchos hasta podrían sentirse intimidados ante tal tipo de conexión producida por la forma de ser, pensar y actuar de la persona. 


 Y es que hay que admitirlo, es difícil liberarnos cuando alguien se nos mete en la cabeza y de cuyas palabras no podemos desprendernos. Por lo que te puedo decir, que si te hace reír, será tuya, pero ¿si te hace pensar? NO LA OLVIDARÁS.

  Soñar con las pláticas de ese alguien, con opiniones, o de quien aprendes todos los días es más sexy que nada. Con esas personas no hay silencios incómodos, hay mucho crecimiento, y lecciones.
 
  Es con quien vas a construir tu vida, y su físico es lo que menos importa. 

Por último y no menos importante, intenta descubrir día a día qué es aquello que te hace diferente de los demás, aquello que te hace único y especial. Ahí es donde se halla ese detalle singular que da forma al principio de incertidumbre que tanto funciona en el poder de la atracción.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.