Abuelos que cuidan a sus nietos dejan marcas en el alma

Los abuelos que cuidan de sus nietos dejan recuerdos y enseñanzas imborrables. Porque hay personas que son puntos cardinales, que representan nuestros sentimientos y emociones en su máxima intensidad. 



  Los abuelos son parte de esas personas, personas hogar únicas, entrañables e inolvidables.

  Desde el momento del nacimiento, los nietos y los abuelos tienen un vínculo especial, es un amor diferente el paternal, pues para estos “ancianitos” de cabellos plateados, los hijos fueron la práctica perfecta para detectar los errores y los nietos son la forma de corregirlos.

  La estructura familiar es importante seguir las reglas y respetar el estatus de cada uno de los integrantes, por ello, es labor de los abuelos, convertirse en ese escape mental para los más pequeños.

  Mediante sus risas, abrazos, y cariño, contribuir con el estilo de crianza que han decidido sus padres. Pero siempre con un margen de libertad para romper un poco las normalmente estrictas reglas que imponen papá y mamá.


Actitudes de los abuelos hacia sus nietos


  Consentir es uno de los verbos que caracterizan a los abuelitos, ellos están repletos de amor y mimos para sus nietos, incluso hasta después que dejan de ser bebés. 

  Es típico encontrar el apoyo entre los brazos de los abuelos, cuando los padres intentan ser duros con los chicos, los abuelos siempre hallan la manera de ponerse del lado del nieto para que las cartas salgan a su favor.

Más empatía con el niño


  Los abuelos no suelen ser realmente estrictos con los nietos, como lo fueron con sus hijos, al parecer es una tarea más paternal, lo que les permite generar mayor empatía con ellos. 

  No cabe duda: los abuelos son fans de sus nietos y se sienten obligados a reforzar su talento y perseverancia, así como a celebrar cada triunfo. No hay quien mire a una criatura con tanta ternura como esos abuelos maravillados ante la magia del paso del tiempo.


Tienen la palabra justa


  Son muy buenos narrando cuentos y tienen la paciencia de un ejército de mamás, por lo cual, en general, los nietos sienten mayor tranquilidad y confianza al compartir con sus abuelitos. 

  Es por ello que se dice que los abuelos dejan huellas en el corazón, ya que tienen la enorme capacidad de posicionarse en ellos desde el momento en que el niño llega al mundo, con muestras de afecto y apoyo incondicional.

  Todos alguna vez, pasaron tardes, días y noches enteros con sus abuelos, quizá comiendo la receta secreta de la abuela o escuchando las historias del abuelo, el hecho es que tienen una forma especial de cuidar a las próximas generaciones.

  El cariño es expresado de manera tal que puede sentirse a kilómetros, es por ello que el deseo más inmenso es hacerlos eternos, algunos tienen la posibilidad de convertirse en bisabuelos y es genial ver como los hijos de esos nietos los aman aún más.


Los abuelos dejan huellas en el alma, y en el corazón


  Aun con cierta de dificultad para mirar de lejos, los abuelos tienen la capacidad de ver -sin recurrir a anteojos- todo lo bueno de sus nietos, esas criaturas maravillosas llenas de magia y aparentemente carentes de lado oscuro. 

  Para ellos, esos niños que alegran su vida, son los mejores del mundo y no tienen defectos.

El amor de los abuelos es inmenso


  A veces los padres pueden sentir que los abuelos les roban el protagonismo, que se sobrepasan dándoles a los niños todo aquello que quieren y nunca les dicen no a nada. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues cada uno tiene su lugar y su papel en la vida de un niño. 

  Por todo esto y mucho más suele afirmarse que esos héroes de la infancia con cabellos blancos son uno de los mejores regalos que la vida puso a disposición de todo niño.

  Tanto, que estas raíces son capaces de dejar una marca emocional imborrable en el alma y en el corazón de sus nietos.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.