10 Errores que cometen las mujeres al iniciar una relación

Cuando las mujeres empiezan con una nueva pareja suelen cometer algunos errores que, a la larga, pueden arruinar la relación.



 El amor, y más en sus primeras etapas, es uno de los fenómenos alrededor del que creamos más conjeturas. De una simple idea o del más mínimo detalle, nuestra cabeza puede originar el drama más insufrible de todos. Intentar controlarlo todo, conocer todas las respuestas y predecir el futuro son parte de una terrible inseguridad a la que las mujeres nos enfrentamos cuando comenzamos una relación. 

 Cuando llevamos un tiempo con nuestra pareja, sabemos qué esperar, conocemos sus intenciones y también podemos predecir sus reacciones.


  No ocurre lo mismo cuando los baches se dan al inicio de una relación: tal vez cometas un error y el otro no te deje demostrar que éste no te define. Y por supuesto, estos consejos muchas veces vendrían muy bien para los hombres, a prestar atención.


  Los errores que todas las mujeres cometen al empezar una relación giran alrededor de una serie de cuestionamientos absurdos, los cuales no mejoran ninguna situación, solamente exacerban la incertidumbre que esa nueva aventura les llegue a causar.


1. Ver al hombre como el príncipe azul que solucionará toda tu vida. 


 No puedes pretender que la persona con la que estás iniciando aún una relación sea tu "salvador", muchas mujeres cometen el error de pensar que sus parejas son héroes que llegaron a sus vidas a solucionar mágicamente todos sus problemas.

2. Ser demasiado fría.


 Entre no parecer ansiosa e ignorar a tu crush, hay muchos pasos. Si no emites señales que garanticen que el interés es mutuo, tal vez él dé un paso atrás. 

 Sin embargo hay que comprender que el ‘feeling’ tal vez no surja ante el primer sorbo a vuestro café. Aunque tardemos solo 7 segundos en generar la primera impresión de alguien, tal vez la magia lleve algo más de tiempo.


3. ¡A este lo pesco y lo agarro como sea!


  “Ya el primer paso era encontrar a un buen hombre, ahora no lo dejarlo ir por nada” eso piensan muchas mujeres. 

 Un hombre acorralado se siente como un primate enjaulado. No cometa el error de metérsele y quitarle todos sus espacios, un hombre se siente feliz cuando puede tener sus momentos personales, así que permítaselos y usted también tenga los suyos.


4. Hacerlo público. 


  Contarle a todos que tiene una relación, cuando apenas han salido unas tres veces, entonces se publica en su Twitter y Facebook. “Que feliz me haces”, “encontrarte fue lo mejor que me ha pasado”, “hoy vuelvo a creer en el amor”

 Despacio, no a todos los hombres les gusta publicar su vida personal, sólo pasado un tiempo se sentirá cómodo, repito nuevamente, hay que ir con calma.


5. Ir muy rápido.


  Los hombres y las mujeres se enamoran en tiempos diferentes, los hombres al principio se pueden sentir muy enamorados, pero no es más que un resultado hormonal que se va reduciendo pasados 3 meses que ya sienten que obtuvieron lo que querían y no es una mujer tan interesante como creían. 
 
  Las mujeres por el contrario van más mesuradas y a medida que ven que el hombre las conquista, se van ilusionando y se esperanzan en una relación, pero pueden volar muy rápido, caerse y darse unos golpes durísimos.  Los hombres al principio quieren obtenerlo todo rápido,  incluso hasta proponen irse a vivir juntos y demás, pero no es sano correr. 

6. Cargar emocionalmente al hombre. 


 Cuando tienes una pareja, es cierto que esperas que él sea tu soporte, te ayude y sobre todo te escuche, pero no olvides que ellos también tienen problemas, no hagas que todo gire en torno a ti. Los hombres prefieren mujeres seguras, tranquilas, que saben asumir la vida. 

7. Estar a la defensiva


 Atacar nunca es la vía para ganar una discusión, pero estar a la defensiva tampoco llevará una relación a buen puerto. La confianza y el respecto son otros dos elementos fundamentales sobre los que asentar la vida en pareja, y saltar a la primera de cambio no da muestra ni de una cosa ni de la otra. 

 Tal vez sea una reacción natural por tus anteriores fracasos en el amor, pero puedes aprender a soltar poco a poco tu mochila emocional. Si puedes hacer que tus sentimientos no interfieran en tu dieta podrás lograrlo con tu nuevo pretendiente.


8. Darlo todo


  En la película Big Fish, el personaje de Evan McGregor regala un campo de narcisos a la chica de sus sueños justo antes de pedirle matrimonio. “Ni siquiera me conoces”, dice ella. “Tengo el resto de mi vida para conocerte”, responde él mientras llueven perdices. La diferencia entre esa escena y tu vida es que aquello es ficción y lo tuyo no lo es. 

  Por eso, los expertos sugieren que, aunque tengamos impulsos de darlo todo, nos impliquemos con medida. Al iniciar una relación enseñamos al otro como debe tratarnos y también establecemos roles” y está genial tener gestos románticos, pero trata de no ser siempre tú la que los genera.


9. Proyectarse a futuro. 


  No está mal que quieras pensar en un futuro con la persona con la que inicias una relación, lo que a veces puede saturar es que, con solo un mes de relación, quieras ya pensar en matrimonio e hijos.

  Para estos planes necesitas una base sólida con la persona con la que estás, planes que recién construyes cuando ya tienen un tiempo prudente y no solo semanas.


10. No tener amor propio. 


 Una mujer que no sabe quién es o qué quiere, no tiene identidad ni intereses fuertes y sólo comienza a vivir la vida del hombre con quien sale pierde toda la atracción. Así que lo más importante es que usted sea feliz consigo misma, trabaje en su autoestima y amor propio. 

 Cuando salga con alguien entienda que él acompaña su vida, pero no es su vida, así que siga adelante con sus proyectos y vida personal. Mujeres más auténticas serán siempre más atractivas que las que no tienen una vida propia.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.