3 plantas que hacen vibrar tu hogar de forma positiva

Las plantas, además de ser preciosas y alegrarnos la vida con sus colores y formas, están cargadas de simbolismo. 



  Esto es así no solo porque nosotros lo digamos, ¿o acaso cuando les regalan una rosa no se sienten la persona más querida del mundo?

  Efectivamente, regalar plantas siempre es un acierto (aunque sea a uno mismo). Si, además, decidimos tener en cuenta este hecho y agasajar con un detalle totalmente personalizado o llenar nuestro hogar de las especies con mejor energía... ¿Puede haber algo más positivo? 

  Según el Feng Shui, existen plantas que son capaces de atraer energías positivas y riqueza a los hogares. Tal vez las conoces pero no tienes ninguna en tu casa, ¿qué estás esperando para probar? De paso estarás sumando un elemento purificador de los ambientes y decoración natural a tu hogar.


  “Las plantas son seres vivos que poseen un campo energético a través del cual se comunican con el ser humano, pero también absorben y desprenden energía”, explica Marcela Lastra, experta en Feng Shui.


Krasula



  De la familia de las crasas, esta planta puede vivir en una maceta y no exige un mantenimiento meticuloso ya que se riega una vez por semana.

  Según una antigua creencia china, cuando se coloca una krasula en el lado derecho de la entrada de un hogar, esta otorga riqueza a sus habitantes.


Menta 


  Esta aromática aporta muchos beneficios para la salud pero también se utiliza para proteger el hogar de maldiciones y la envidia. Se cree que aquellos que tienen una planta de menta en su casa generan prosperidad económica.


Bambú



  Conocido como bambú de la suerte, cada planta de este estilo tiene un número específico de tallos y se cree que cada uno de estos posee un significado específico. Estos pueden ser buena salud, buena suerte, felicidad, riqueza y longevidad.

Consigue estas plantas y ubícalas en distintos ambientes de tu hogar para darle una ayuda natural y buena vibra.


Fuente: Bioguía / Facilísimo
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.