Los 10 ladrones de tu energía de los que te advierte el Dalai Lama

  La energía que tienes para enfrentar cada día no es ilimitada y debes aprender a usarla para poder concretar tus proyectos y ser una persona mejor. Pero existen agentes que te quitan esa energía. Estos consejos del Dalai Lama nos ayuda a enfrentarlos.



  Son 10 ladrones de tu energía de los  que te advierte el Dalai Lama. Si los dejas, se alimentarán de tu energía y te dejarán sin nada antes de que lo notes. Al estar enfocarnos solo por cuestiones insignificantes, ese desgaste emocional nos dejará agotados.
 

  Tendzin Gyatso es el nombre real del actual Dalai Lama, el 14° monje budista de esta orden y que en el año 1989 ganó el Nobel de la Paz. Es el máximo guía espiritual de su religión y aunque nació en una familia muy humilde, desde hace décadas lidera millones de personas en todo el mundo.
 
   El Dalai Lama es un faro espiritual y tiene un método particular que le permite aprovechar sus energías. Y estos son los consejos que enseña para que tú también puedas descubrir y los diez ladrones que roban tu energía.


1 – Personas que viven quejándose por todo.


  “Debes alejarte de inmediato de cualquiera que se te acercan solo para expresarte quejas y problemas. Solo hablan de sus miedos y viven juzgando a otros. Si alguien se acerca a ti buscando donde tirar su basura, no dejes que la arroje a tu mente".

  Existe gente que solo protesta y se queja constantemente, esas personas le restan a tu vida y agotan tu energía. Y perder un solo al escucharlas alimenta su ego y destruye tu esencia.

   Así que, presta atención y si alguien buscando busca en ti un lugar donde tirar su basura, no dejes que lo haga en tu mente. Deja de lado todo lo que no pertenezca a tu esencia y no dejes que otros te arrastren en sus tormentas.


2 – Las cuentas…claras


    “Ten tus cuentas al día. Paga lo que debes y cobra lo que te deben a tiempo, y si cobrarlo es imposible: olvidalo”. Llevar las cuentas claras nos da la tranquilidad de no deber nada a nadie ni que nos deban nada a nosotros.

  Tener deudas consume nuestra paz y por esto es importante no tener nada pendiente con los demás. entonces no tendremos que perseguir a nadie ni sentirnos avergonzados por deberle a otros.
 
   El que sabe lo que se siente ese ahogo de un compromiso inconcluso entiende que las deudas son uno de los grandes ladrones de energía. 
 

3 – Las promesas pendientes


   “Manten tu palabra. No hacerlo desprestigia tu propia persona. Desde luego, todos tienen derecho a arrepentirse o cambiar de opinión, y en ese caso corresponde una disculpa o dar una alternativa. El problema se presenta cuando haces una costumbre de incumplir tu palabra.  

  Si sabes que no vas a poder o querer cumplir tu promesa, lo más sencillo sería decir NO desde un comienzo."  

   Cumplir tu palabra es una valiosa cualidad que será respetada por todas las personas. Esta actitud reflejará tus buenas intenciones y también el respeto que tienes por los demás.


4 – No escuchar nuestros intereses


 
“Deja de lado las tareas que te disgustan. Permite que alguien más las haga. Emplea tu tiempo en las que te hacen sentir mejor”.  Saber delegar a los demás aquello para lo que no nos sentimos capacitados o que otro disfrutaría más haciéndolo es algo que nos evita muchos disgustos.
 
  Puede ocurrir que no seamos los indicados para un deber o que a otros se les de mejor.

  Y esto, salvo que se trate de una obligación directa, aplica tanto para lo hogareño como para el mundo laboral. Hay siempre opciones y eso nos dará una vida mucho más positiva.


5 – No descansar ni actuar


  “Toma un descanso si lo necesitas. Permítete actuar si crees que es el momento indicado”.

  Cada persona conoce sus tiempos. A veces es importante descansar para recuperar fuerzas. si no lo haces cuando lo necesitas hará que cometas equivocaciones y muchas veces las consecuencias serán irreversibles. 

6 – El desorden


   "Arroja a la basura lo que no sirve. Pero organiza lo que sí. No hay nada que te quite más energías que el desorden. Y las cosas del pasado que no necesitas son una pesada carga”.

  Desde luego hay distintos niveles de desorden y diferentes causas que lo motivan. Pero en general, ser desordenado te quita tiempo y energías de algo que, siendo organizado, podrías hacerlo más rápido y mejor. 


7- No cuidar tu salud


   "Lo primero es tu salud. Si la máquina no está en buenas condiciones, no podrá realizar ninguna labor. Prioriza tu buen estado físico y mental”.

 
 Aunque tengas trabajo y dinero o muchos bienes materiales ¿de qué sirve si no eres capaz de cuidar tu cuerpo? Es primordial tener una vida sana, haciendo deporte y también dedicando tiempo a relajarnos, tener una alimentación variada y reflexionarsobre nosotros mismos.

8 – Las situaciones difíciles


  “Elimina todo lo tóxico de tu vida. No debes tolerar situaciones sean familiares, de amistades o en el trabajo que sean negativas o tóxicas para tu vida. Lejos de tolerarlas, debes tomar acciones para terminarlas”.

  Los momentos difíciles de la vida ayudan a que valoremos lo realmente importante. Pero debemos tomar las decisiones necesarias para terminar con todo lo que estorba nuestra estabilidad.  Posponer las soluciones generalmente genera problemas más grandes de los que teníamos en un principio.  


9 – No aceptar


 
“Aceptar no es resignarse. Aceptar evita que pierdas el tiempo en lo que no se puede cambiar. Debes saber elegir qué batallas dar”.

  A veces, para acabar con los mostruos, se debe aprender a aceptarlos. son esas cosas que pueden no gustarnos pero que no depende de nosotros poder cambiarlas, y no se debe dejar que esto perjudique nuestro bienestar emocional.


10 – No perdonar


  «Aprende a perdonar. Cuanto más rápido mejor. Si algo te causa dolor, puedes decidir dejar ese dolor en el pasado quitándole el poder que tiene sobre ti”. El perdón es una almohada muy cómoda para dormir por las noches.

 
  La vida te pondrá a prueba muchas veces y es importante que no acumules rencores. Alimentar el rencor es morir lentamente. 

   Es un sentimiento muy humano. Pero perdonar también lo es. Más si comprendemos que errar es una condición humana de todos. El amor hace que el mundo sea un mejor lugar para vivir, y no existe el amor sin el perdón, a uno mismo y a los demás.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.