Las parejas que se aman de verdad tienden a engordar, según estudio

No, no es una idea exagerada. Si has pensado alguna vez que estar en una relación te hace engordar estás en lo cierto. Varios estudios recientes han concluido que si mantenemos un vínculo estable y feliz estamos expuestos a un riesgo más alto de ganar kilos. 



   El bienestar depende de un gran número de situaciones, entre ellas tenemos el famoso punto alimenticio, el cual es clave para mantener la salud, de hecho, es por acá donde se desarrollan la mayoría de enfermedades de la actualidad, por lo que debemos tener mucho cuidado.

  No se trata de comer solamente verduras o frutas, simplemente en hacer un balance pero en sobretodo no caer en malos hábitos alimenticios como lo son el sedentarismo, este es el enemigo principal de la salud y el primero que causa el sobrepeso en nuestro cuerpo.


  ¿Desde el momento en que comenzaste a tener una relación estable sientes que engordaste? ¿o cada que vez que lo hiciste te sucedió?

  Pues la ciencia ha comprobado que es cierto. Un estudio de la Universidad de Queensland en Australia concluyó que las personas que están en relaciones estables y felices corren mayor riesgo de aumentar de peso.

  La investigación comprobó que algunas personas ganaron hasta 10 kilos después de haber asumido una relación estable. Según los científicos, el problema parece ser que cuando somos felices en una relación, nuestro apetito aumenta.


  En principio, muchas parejas que comienzan a conocerse y normalmente frecuentan bares y restaurantes en las primeras citas.

  Luego de ese período de enamoramiento suelen hacer “picoteos”, grandes cenas en casa o pasan fines de semana mirando películas y comiendo helado en el sofá, por ejemplo. 

  Estos panoramas pasivos, típicos en muchas parejas, y la cantidad de alimento que ingieren son las claves del aumento de peso.

  Otro punto clave es que las parejas felices y satisfechas “se relajan” al saber que atraen a su compañera o compañero no sólo por cuestiones estéticas y esto les tranquiliza a la hora de comer.


  Según el estudio hay tres etapas en que las parejas comienzan a aumentar de peso: El período de relax que sigue a la sensación de enamoramiento intenso, tras las discusiones y peleas y luego de un embarazo.
 

 Las parejas enamoradas tienden a comer más de la cuenta. El estudio demostró que cuando se come acompañado, se ingieren en promedio, 35% más de alimentos de lo normal. Además, la alimentación está ligada a los sentidos y a los vínculos, que son dos aspectos que se estimulan cuando se está en pareja.


   Las parejas que conviven también engordan, en especial las mujeres, ya que al cocinar juntos todas las comidas, se deja de lado el hecho de que las necesidades calóricas de las mujeres no son las mismas que la de los hombres.

   Muchas mujeres cambian completamente sus hábitos alimentarios, comiendo cosas que incluso antes de la vida en pareja no les gustaban.

  Los expertos, en especial la doctora de esta investigación recomienda que tengamos distintos tipos de actividades en pareja la cual sean recreativas pero también con actividad física, como caminar o trotar.


Fuente: UPSCL
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.