7 maneras de enseñar a los niños para que aprendan a respetar

Los niños deben aprender a respetar a sus padres...y viceversa, y la única forma de que los niños lo aprendan es con el ejemplo de los adultos que a su vez los respeten a ellos.  



 

 Actualmente se están haciendo grandes avances y muchos adultos están entendiendo que los niños merecen el mismo respeto que ellos esperan recibir, que todos merecemos que se reconozca nuestro valor y atendidos, sin importar nuestra edad.



 Sin embargo, como adultos, siempre debemos velar por el bienestar de los niños, en especial muchas veces evitando que tomen decisiones para las que aun no están listos y que suelen ser irreversibles.   

 Los niños poco a poco conforman su identidad y necesitan sanos y buenos ejemplos por parte de los adultos, y existen rangos de normalidad de lo que se espera de ellos y de toda persona que forma parte de la sociedad. Y el respeto es una de ellas.

 Lamentablemente, nuestra sociedad está perdiendo ese respeto tan necesario por los valores, los adultos y por las personas más mayores, y es indispensable recuperar esos valores de una familia para educar a los niños y jóvenes basados en el respeto. 


 Debemos luchar por esos valores que también nos formaron, para educar a los niños desde el corazón, desde el amor y el entendimiento, no desde las modas que muchas veces quieren imponernos como lo correcto solo porque beneficia a algunos grupos y sus intereses.

Siempre criar a los niños con un respeto consciente


1. Respeta su ritmo de crecimiento


  Nos encanta ver cómo los pequeños comienzan a dar sus primeros pasos corriendo hacia nosotros, o escuchar sus primeras palabras. ¡Pero no los apresures! 



  Todo llega a su tiempo, nuestra sociedad muchas veces demanda la inmediatez, y perdemos la importancia de valorar la paciencia, y que los no entendemos que los procesos naturales, y los que mejores resultados dan, siempre demandan tiempo y perseverancia. Nada que valga realmente la pena es inmediato.   

2. Fortalece su autonomía


  Si deseas que tus hijos crezcan fuertes y con la autoestima alta, debes favorecer que se vean a sí mismos como personas capaces de ser independientes y valerse por sí mismos. 



 Dales tareas que puedan realizar, pero que no siempre les sean fáciles y puedan superarse día a día, pero nunca tan difíciles que les sean imposibles y acaben frustrándose.


  Debemos respetar sus capacidades para que tengan posibilidad de conocerse mejor y siempre hacer su mejor esfuerzo.   


3. Cuida su privacidad


  Aunque no sean adultos, ellos necesitan sus propios espacios y privacidad como todos, además de cuidar su propio cuerpo. Por eso es muy importante que les enseñes que su cuerpo es solo suyo y nadie tiene derecho a tocarlo si no quiere. 



 

4. Escúchalo


  El diálogo es el mejor modo de establecer un vínculo y cuidar una relación respetuosa. Sabiendo escucharlos podremos compartir, comunicarnos y relacionarnos mejor. Es la mejor herramienta para que su infancia se desarrolle su sociabilidad y su capacidad de hablar y expresar sus pensamientos.



 A veces hasta a nosotros los adultos nos resulta difícil expresar nuestros pensamientos y sentimientos, imagina cuánto más para un pequeño que apenas empieza a conocerlos. 

 Por eso debemos darles su espacio, tiempo y mucha confianza para que puedan hacerlo. Debes escucharlos sin juzgarlos y dejar que hablen, porque para ellos será muy importante lo que nos digan.   

5. Respeta sus opiniones


 Los niños tienen sus propios intereses, no son ni más ni menos importantes que los nuestros. Son los suyos y tienen su propio ritmo y para ellos son tan importantes como pueden ser los nuestros para nosotros, por eso debemos respetarlos y darles importancia.    


  Puede gustarle jugar con algunas cosas y otras no, hacer algún deporte y otro no, pero debemos escuchar sus opiniones y preferencias. sin embargo, también debemos tener muy presente que lo que le guste o prefiera hoy siendo niño puede cambiar luego una y más veces, por eso si bien debemos respetar su opinión, nunca debemos olvidar que cambiarán, y por eso no debemos dejar que tomen decisiones de las que luego se puedan arrepentir y no puedan remediarlas.

6. Diles la verdad


  Siempre tienes que decirles la verdad. Ser honestos con ellos es la mejor manera de mostrarles y enseñarles respeto. Y será el mayor y más bonito tesoro que puedas darle como legado a tu hijo. 



 Hablarles con la verdad y explicarles con sinceridad todo lo que pueda o necesite saber a veces será más difícil o incluso complicado de que lo entiendan, pero por duro que en ocasiones resulte, tu hijo necesita escuchar la verdad. ellos saben detectar las mentiras y si les mientes eso les creará desconfianza y les será mucho más doloroso.  



7. Ámalo como es


 Quizás sea lo más importante de todo, porque para enseñarles a respetar, debes primero respetar y amar su forma de ser. si no es tan estudioso como su hermana, o no es bueno para algún deporte, o quizás sea más travieso o distraído, siempre debes quererlo como es.  

 Las comparaciones y etiquetas son malas costumbres que encasillan sus conductas y tarde o temprano condicionan su personalidad.   


 
  Cada niño tiene sus propias virtudes maravillosas y sus propios defectos, como todos nosotros, valóralo por lo que es y él sentirá este respeto, y así se motivará a superarse todos los días.  


  Ámalo y respétalo de corazón, siempre con la verdad y un cariño sincero, y será lo que aprenda de tu ejemplo.  

Fuente: Guía infantil

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.