Cuidar a los hijos a tiempo completo cansa más que trabajar, según estudio

En el momento en que los niños se duermen por la noche y vuelve la calma, las mamás quedan tan agotadas que en vez de disfrutar de esa paz y un merecido descanso, se duermen al instante. Y no es una exageración, un nuevo estudio lo confirma: cuidar a los hijos es más cansador que cualquier trabajo.





  Es natural que así sea, y es algo que debes tener en cuenta al momento de dejar a tus hijos al cuidado a los abuelos, ellos ya tuvieron esa responsabilidad al criarte, y a menos que sea realmente necesario o que ellos también quieran hacerlo, ten presente que son tus hijos y tu responsabilidad.   



  Esta investigación se realizó por el Pew Research Center y descubrió que  el encontró que el 62% de los padres afirmaban que el cuidado de sus hijos los cansaba de un modo muy significativo mientras que solo el 36% de los padres dijo sentir esto por sus trabajos remunerados.   

 

Los niños son más exigentes que los jefes


   Mientras que el 12% de los padres argumentaban que el cuidado infantil era muy cansador, apenas el 5% dijeron esto del trabajo remunerado.



 En efecto, es natural que los padres sientan que el tiempo que comparten con sus hijos sean los más satisfactorios en la vida, pero esto no quiere decir que no les demanden de toda su energía física y mental a su vez.  

  Este estudio analizó a padres de entre 18 y 64 años que tenían hijos menores de 18 años viviendo en el hogar.  A pesar del cansancio, los investigadores también hallaron que los padres afirmaban ser más felices mientras sus hijos convivían con ellos. 



 En efecto, el 35%  de ellos dio sentirse "muy felices" con las actividades de cuidado infantil mientras que en comparación el 19% dijo sentirse más realizado y feliz con el trabajo remunerado.

 

 Aún así, todos los padres confirmaron sin dudar que estos cuidados les resultaban muy agotadores y acababan cansados al final del día...mientras que los niños siempre tienen 100% de su energía disponible. 



  Sin embargo también dijeron que la satisfacción y felicidad de estar con ellos lo compensaba de sobra.   

  Y a pesar de todo ese cansancio, la alegría, la emoción y sensación de placer, de jugar junto con nuestros hijos, convirtiéndonos en superhéroes o princesas, inventando historias, corriendo y brincando o simplemente abrazándolos, simplemente no se comprara con nada en el mundo.          


 En ese instante las madres se olvidan de todo el cansancio, y se siente más relajadas y felices...siempre que no haya un berrinche de por medio...y pueden descubrir el pleno significado de la felicidad.

  

¿Por qué tan cansada?


  Una simple y también sarcástica pregunta que nos suelen hacer. Y el escucharla puede darte mucho enojo y rabia y al momento vienen a tu mente la infinita cantidad de cosas que has hecho solo desde que empezó el día para cuidar a tus hijos, limpiar, lavar, vestir, cocinar, hacer la tarea, bañarlos y una larga lista que se renueva cada día sin pausa.

 

  Y ahora piensa en las mamás que, además de todo esto, también estudian o tienen una profesión que desarrollar. No hay suficiente respeto y admiración que dedicarles, además, pro el excelente ejemplo de esfuerzo y superación inagotable que enseñan a sus hijos.



  La conclusión de todo esto es que, cómo también lo demuestra la ciencia, la maternidad no es cosa fácil y realmente agota todas tus fuerzas.


 Hasta el punto de parecer lo que se llama Burnout, o "estar quemada" cuando sentimos que hemos gastado nuestra última gota de energía. Y a pesar de todo, esa maravillosa sensación al ver sonreír a nuestros pequeños nos dice que todo vale la pena.     

Etapa: Naran Xadul - Etapa infantil

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.