El amor nace por pequeños detalles y muere por falta de ellos

Cuando los pequeños detalles se ausentan en un matrimonio, esto suele acabar muchas veces en una bola de nieve que lleva al divorcio. ¡Haz que nunca se pierdan esas atenciones en tu relación!




  Es evidente que todos anhelamos tener  una relación feliz. sin embargo, con frecuencia dejamos de lado algo esencial, y es que las relaciones felices, para serlo, se deben trabajar todos los días. Y es que el cariño no se nutre de ausencias, necesita una presencia real para poder crecer.  



  Es común que cuando llevamos largo tiempo en nuestra relación, surja un peligroso enemigo que socaba las relaciones cotidianas: la rutina. Es entonces cuando corremos el riesgo de dar las cosas por sentado.  



  Entonces surge la idea de que no hace falta hacer tal o cual cosa, o decir eso o eso otro, porque la otra persona "ya lo sabe". O el "de todos modos me quiere". O "aunque pase el tiempo, los sentimientos no cambian"... 

   10 de cada 10 personas aman los pequeños detalles cotidianos


  Son esos cariños cotidianos, esos mimos que no no necesitan de fechas especiales los que llenan al corazón y mantienen feliz una relación. Son los que dan motivos para continuar. Y estas son importantes razones para ser humildes y cultivar el cariño de las personas que queremos, todos los días. 


Al amor se lo debe de cuidar como a una bella flor

  Mi historia puede resultarte conocida ya que muchas de las relaciones terminan justamente por esa falta de muestras de afecto. Eso lleva a la pareja a creer que el amor entre ellos  se agotó.
 
  Pero si el amor está en verdad presente, solo hay una manera de evitar situaciones que lleven al agotamiento del matrimonio y al divorcio: así de importante es mantener los detalles de cariño todos los días. 


  Desde luego, todos pasamos por altibajos en la pareja. El matrimonio empieza por una etapa de enamoramiento, el cual se mantiene alrededor de unos cuantos meses según estudios. a partir de entonces se comienzan otras etapas que implican que las parejas se acepten tal y cual son para poder continuar juntos y lograr el éxito de la relación. 

  No obstante, en esas etapas que se va conociendo realmente a la otra persona, tienen que estar presentes esas muestras constantes de amor, para que la otra persona se sienta aceptada, segura y especial.

  Y es que una relación es igual al cuidado de una flor, para que sea hermosa y plena debe regarse con amor y cuidarse constantemente para que no muera.  


Los pequeños detalles nos enamoran de la vida


  Los pequeños detalles enamoran. Y es que son esos los que hacen realmente la diferencia y hacen especial la vida. Son el reflejo de la grandeza del corazón de las personas. Esos detalles muestran nuestra capacidad de amar a la otra persona. 

  Muchas veces esperamos frases especiales de películas, como una escena romántica en un escenario idílico que nos salve a último momento de caer en un abismo en la relación o hasta ganar la lotería para dedicar más tiempo a la otra persona.

  Lamentablemente, la verdad es que la lotería nos toca todos los días y lo olvidamos.   



   Pequeños detalles como despertar todos los días junto a quien amamos. Largas conversaciones hasta la madrugada o ataques de risa o ver juntos un atardecer. 

  Lo que realmente importa y nos mantiene vivos es lo cotidiano. A pesar de esto, solo notamos su importancia cuando algo falla o falta. Es entonces cuando nos decepcionamos y algo se rompe en nuestro interior. 

  Debes saber que esos pequeños detalles son avisos, una forma de lenguaje de la vida que si sabemos aprovecharlos, hacen de nuestra vida una colección de hermosos momentos inolvidables. 


 Recuerda que debes ser auténtico en cada acto, palabra o gesto


  Siempre debemos recordar mantener esos actos cotidianos de cariño explícito. en una relación feliz deben abundar detalles de afecto todos los días. Pero tienen que ser auténticos. 

 No se puede forzar al amor. Ni puedes obligar a la otra persona a decir que te quiere constantemente, o comprar con regalos. Es mucho mejor la sorpresa o la complicidad, un abrazo sincero a palabras vacías que se hicieron una rutina.

   El amor es como la vida, cambia, se transforma a diario. Y lo mismo ocurre con todas las relaciones que pasan diferentes épocas y cada una tiene sus necesidades. 


 Sin embargo,  el cariño siempre es el mismo y debes ofrecerlo con un lenguaje claro y especial. 

  Es por eso que resulta tan importante mantener esos detalles en toda relación. Así evitas malos entendidos como llegar a creer que la chispa del amor se apagó. 

  Si dejas de lado esos detalles el amor irá muriendo lentamente. Y eso te lastimará no solo a ti sino a la persona que supiste amar y a tus hijos o seres queridos.  


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.