Hachiko: Una historia que muestra el amor incondicional

El amor incondicional de un perro por su amo es manifestado, durante largos años, en esta hermosa película llamada Hachikō o “Siempre a tu lado”.. Un ejemplo a seguir por todos nosotros.



  Sin duda uno de las historias más conocidas y que nos ha hecho derramas más de una lágrima es Hachiko, la cual cuenta la vida real de un profesor universitario que decide adoptar un perro abandonado. 

 Es una narración sobre el amor incondicional y la fidelidad más profunda. Quien te quiere de verdad siempre te busca, siempre te espera.

  No obstante, detrás de esta historia popular, existe un secreto que podrá romper más de un corazón, incluso más que antes. 

Entre Hachiko y su amo se desarrolló una amistad profunda; así, el primero iba cada día a recibir al segundo a la estación del ferrocarril de Shibuya de la ciudad de Tokio. 


  Y después que el profesor falleció continuó aguardando su regreso, todos los días, hasta su propia muerte años más tarde, durante la primavera de 1934. En la actualidad, una estatua de bronce, erigida en su honor, se encuentra en el lugar donde al principio ocurría el encuentro y luego, la infructuosa espera.

  El guion de la película, llamada en su versión original “Hachi: A Dog’s Tale”, fue escrito por Stephen P. Lindsey y dirigida por Lasse Hallström.

  La interpretación canina fue realizada por tres hermosos ejemplares de la raza Akita, mostrando cada uno una etapa diferente de la vida de Hachiko. Las reseñas, emitidas por parte de la crítica y el público en general, fueron muy positivas.


El amor incondicional es el principal mensaje del film


  El cuento dramatizado de Hachi y Parker, que no es más que la recreación de la historia entre Hachiko e Hidesaburo, nos habla de la devoción, entrega y amor eterno de una mascota que, a su vez, fue muy querida por su amo.

  El acto sencillo de acompañarlo en la mañana y esperarlo en la tarde, se convierte así en una muestra de la entrega del animal a su amigo del alma, que nunca, bajo ninguna circunstancia es olvidado.

  También vemos reflejada aquí la gratitud de Hachi hacia el hombre que lo recogió y que mientras vivió le dio todo su amor y cuidado. 


  La amistad es entonces el resultado de la lealtad, la mutua admiración, el aprecio compartido y la entrega sin reservas. Los amigos son los parientes que nosotros elegimos, aquellos que nos mantendrán en sus recuerdos aun cuando no estemos corporalmente presentes.

  Con esta dulce historia de Hachiko, basada en hechos reales, aprendemos que los animales son capaces de experimentar amor incondicional al igual que los humanos; así, se entristecen, alegran, sufren las pérdidas y disfrutan de los reencuentros. 

 Cuidemos de nuestras mascotas y no olvidemos que, aunque impedidos de hablar como nosotros pueden llegar a sentir y manifestar emociones muy profundas.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.