¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


martes, 31 de mayo de 2016

Cómo descubrir a un mentiroso, según Carl Sagan


Carl Sagan, el hombre que llevó la ciencia a las masas, se ha convertido en el divulgador más importante de las últimas décadas. Publicó gran cantidad de artículos científicos y es defensor ferviente del pensamiento escéptico científico y del método científico. Con el proyecto SETI, sus investigaciones científicas se centraron en la vida extraterrestre que indagaba el envío de mensajes a través de sondas espaciales.  

 Un sabio cósmico, un lector voraz, un romántico esperanzado y un filósofo brillante. 

Y una de sus enseñanzas más grandes fue la de aplicar el sentido común como un punto medio entre el escepticismo y la apertura. En su libro "El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad", Sagan medita sobre la ciencia y la espiritualidad un poco antes de su muerte. En este volumen Sagan comparte su secreto para mantener la razón a pesar de los trucos desvergonzados de la sociedad para decir mentiras y manipular a las personas con su propaganda. 


También te puede interesar: Usar el cerebro: Conocer nuestra mente para vivir mejor

En el capítulo “El fino arte de detectar tonterías”, reflexiona sobre los tipos de engaño a las que somos susceptibles, asegura que en todos lados vivimos rodeados de personas que mienten, desde psíquicos hasta fanáticos religiosos y, las que más le molestan, son ni más ni menos que los estudios científicos pagados que acaban con la reputación de los científicos y traicionan la inteligencia de su público. 


Sin embargo, para evitar caer en esto, Sagan da algunos puntos para que cuando hagas un argumento, ya sea científico o en la vida real, siempre sigas estas recomendaciones:


1. Cuando sea posible, confirma los hechos.

2. Fomenta el debate sobre la evidencia por autores bien informados de todos los puntos de vista.

3. Los argumentos dichos por la autoridad tienen un poco más de peso, pero recuerda, esas autoridades también cometieron errores en el pasado y también lo harán en el futuro.

4. Piensa en más de una hipótesis, considera todas las maneras en las que algo podría explicarse, piensa en lo que podría decirse en su contra y lo que sobrevive a esa hipótesis, tiene más posibilidades de ser verdadera. 

5. Si hay una cadena de argumentación, deben funcionar todos los eslabones de la cadena, incluyendo la premisa, no sólo la mayoría.


Y no dejes de leer: La verdadera historia de los cuentos de hadas

Gracias a su formación, asegura Sagan, los científicos están equipados con un “kit de detección de mentiras”, el cual tiene un conjunto de herramientas cognitivas y diferentes técnicas que fortalecen la mente contra las falsedades. Una herramienta que no sólo es útil para la ciencia sino para la vida cotidiana que promueve el sano escepticismo. Con sencillos pasos, Sagan asegura que cualquiera puede ser un poco más escéptico y dejar de creer todas las mentiras que vivimos constantemente. Te los decimos para que logres discernir mejor entre lo verdadero y las mentiras.  



Carl Sagan, SETI, mentiras, ad hominem, Nixon, Reagan, ausencia de pruebas, Kennedy

1. Cuando atacan a la persona en lugar de sus argumentos


Esta falacia es conocida como Ad hominem que quiere decir “contra el hombre” y aquel que busca ganar, ataca al que discute y no sus argumentos.



2. Consecuencias adversas

Considerar que algo podría acabar muy mal y por eso, existieron otros remedios, como en los ejemplos de Sagan “debe existir un dios que dé castigo y recompensa porque, si no, la sociedad sería mucho más ilegal y peligrosa, quizá incluso ingobernable o el acusado en un juicio de asesinato con mucha publicidad recibió el veredicto de culpable; en otro caso, habría sido un incentivo para que otros hombres matasen a sus esposas”.

3. Llamada a la ignorancia

En este caso, nos damos cuenta que una simple declaración puede convencer aunque sea absolutamente inválida. Todo lo que no ha sido demostrado debe ser cierto porque no hay prueba de que no lo sea. Esta es una gran ambigüedad porque “la ausencia de prueba no es prueba de ausencia” y Sagan da el siguiente ejemplo: “No hay una prueba irresistible de que los ovnis no estén visitando la Tierra; por tanto, los ovnis existen… y hay vida inteligente en todas partes en el universo”.


4. Selección de la observación

Asegurar las cosas buenas y olvidar las malas.


5. Exclusión del medio o falsa dicotomía

Considerar sólo los dos extremos en un continuo de posibilidades intermedias por ejemplo: "Sí, claro, ponte de su parte: mi marido es perfecto; yo siempre me equivoco"; o: "Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”.




6. Hombre de paja

Se trata de caricaturizar una postura para facilitar el ataque.


7. Confusión de correlación y causa 

Según los ejemplos de Sagan “Una encuesta muestra que hay más homosexuales entre los licenciados universitarios que entre los de menor educación; en consecuencia, la educación hace homosexual a la gente". O: "Los niños que miran programas de televisión violentos tienden a ser más violentos de mayores". Pero, "¿es la televisión lo que causa la violencia, o es que los niños violentos disfrutan preferentemente viendo programas violentos?”



8. Prueba suprimida, o media verdad 

Por ejemplo: “Aparece en televisión una profecía sorprendentemente precisa y ampliamente citada del intento de asesinato del presidente Kennedy, pero –detalle importante- ¿fue grabada antes o después del acontecimiento?" O: "Estos abusos del gobierno exigen una revolución, aunque sea imposible hacer una tortilla sin romper antes los huevos. Sí, pero ¿en ésta revolución morirá más gente que con el régimen anterior? ¿Qué sugiere la experiencia de otras revoluciones? ¿Son deseables y en interés del pueblo todas las revoluciones contra regímenes opresivos?

9. Autoridad

Cuando la figura de autoridad es la que propicia que se crea en alguien y esto no surja a través de sus argumentos o su discusión. Sagan da este ejemplo: “El presidente Richard Nixon debería ser reelegido porque tiene un plan secreto para terminar la guerra en el sudeste de Asia… pero, como era secreto, el electorado no tenía ninguna manera de evaluar sus méritos; el argumento equivalía a confiar en él porque era presidente, lo que en realidad no le ayudó a ganar las elecciones."




10. Palabras equívocas 

El ejemplo de Sagan es el siguiente: “La separación de poderes de la Constitución de los Estados Unidos especifica que este país no puede entrar en guerra sin una declaración del Congreso. Por otro lado, los presidentes tienen el control de la política exterior y la dirección de las guerras, que son herramientas potencialmente poderosas para conseguir la reelección. Los presidentes de cualquier partido político podrían verse tentados por tanto a disponer guerras mientras levantan la bandera y llaman a las guerras otra cosa: acciones de policía, incursiones armadas, salvaguarda de los intereses americanos, y una gran variedad de operaciones, como las de la Operación Causa Justa. Los eufemismos para la guerra forman parte de una gran clase de reinvenciones del lenguaje con fines políticos. Un arte importante de los políticos es encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres viejos se han hecho odiosas al pueblo”.



11. Argumentos especiales


Se utilizan para salvar proposiciones en un problema retórico profundo, que no se puede explicar o entender en su totalidad, Sagan ejemplifica así: “¿Cómo puede un Dios compasivo condenar al tormento a las generaciones futuras porque, contra sus órdenes, una mujer indujo a un hombre a comerse una manzana? Argumento especial: no entiendes la sutil doctrina del libre albedrío". O: "¿Cómo puede haber un Padre, Hijo y Espíritu Santo igualmente divinos en la misma persona? Argumento especial: no entiendes el misterio divino de la Santísima Trinidad". O: "¿Cómo podía permitir Dios que los seguidores del Judaísmo, Cristianismo e Islam –obligados cada uno a su modo a medidas heroicas de amabilidad afectuosa y compasión- perpetraran tanta crueldad durante tanto tiempo? Argumento especial: otra vez, no entiendes el libre albedrío. Y en todo caso, los caminos de Dios son misteriosos”.


Carl Sagan, SETI, mentiras, ad hominem, Nixon, Reagan, ausencia de pruebas, Kennedy

*Fuente: brainpickings

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com