”Niños ingleses”




(Port Howard – East Fackland / Isla Soledad)

Los niños ingleses no existen.
Los niños argentinos no existen.

Los niños y niñas en el mundo nacen libres y del mundo. Luego, por un error de conceptos y costumbres repetidas hasta el cansancio para hundir su libertad, se les enseñan mapas y se los encierra en continentes, en países, en ciudades, trazando barreras en un mundo que se les había prometido redondo.

Se les dice que las fronteras son tan eternas y absolutas como insistentes las luces del firmamento.

Así, se les enseña de lo diferente que son esos otros niños, de lo extraño de sus lenguas y costumbres, sus extraños credos y sospechosos matices en la piel. Y lo trascendente de los colores de cabellos o los tintes de sus ojos.

Que es suficiente razón para matarlos, que otros niños nacieran en países con otros colores en el mapa.

Se les enseña ésas y otras tantas mentiras, para que no vean a niños y niñas, dónde sólo hay niños y niñas.

- Jacques Pierre

2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo. La historia se repite no solo en quienes la desconocen, sino en todos los que la conocen también. Si cambiáramos el amor por el odio y las guerras el planeta estaría lleno de seres humanos y no de animales.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con Rodrigo, se nos inculca desde chicos que queremos la paz.Pero se nos incita a competir para ganar siempre, formando de esta manera la prepotencia, las diferencias, la GUERRA.

    Pero aún tengo la esperanza de que la Cultura nos saqué de esto.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.