Acuesta a tu hijo siempre con un libro, y no con la televisión

Si hace esto su relación será más cercana, y además estarás haciendo que el día de mañana sea un mejor lector.  

 


  Es muy importante crear una rutina de sueño como un momento para estar cerca de nuestros hijos. Bañarlos, arrullarles, cambiarlos, estos rituales fortalecen el amor y la relación con sus padres, y los libros son la guinda del postre para terminar un hermoso día.  


 

   Leer es  expandir nuestra mente, viajar sin salir de casa y será una de las mejores enseñanzas  que le darás a tu hijo, porque ayudar a que se convierta en lector será la llave que le educará sin que se de cuenta.    


  

  El ambiente de la lectura antes de dormir es muy especial, se siente cierta conexión y los cuentos ayudan a enmendar los conflictos y amarguras del día.  Les dará la lección de que a pesar  de los berrinches o las obligaciones que les damos y que no les gustan, son por su bien y siempre podrán contar con el amor de su familia.  

 



  Muchas familias acostumbran ir a dormir con la televisión encendida, pero ese constante zumbido durante la noche hace todo lo contrario a conseguir un sueño placentero o tranquilo. Crea un estado de alerta que es perjudicial sobre todo en la joven mente de los niños. 



  La Academia Americana de Pediatría descubrió en un reciente estudio que efectivamente no se debe exponer a los niños más pequeños, de edades de entre 2 y 6 años a más de una hora diaria de televisión o móviles. Especialmente durante la noche. Esto alterará su sueño y estarán más inquietos durante la noche.



  En cambio la lectura tendrá muchos beneficios. Además de fortalecer el vínculo familiar, si tu hijo te escucha leer, estará atento a tu voz y su imaginación creará mundos nuevos con tu ayuda.  

 Esto nutre su cerebro y su capacidad de escuchar y focalizar su atención.  



El libro abierto es un cerebro que habla y una mente que escucha

 

  Muchas veces los niños no adquieren el hábito de la lectura porque se ven obligados a leer en la escuela. si en cambio creas una rutina amigable y entretenida en casa, donde se lee por placer, cuando tenga que leer en la escuela lo hará sin esfuerzo, porque habrá aprendido que leer es algo divertido.


 Una lectura amorosa en el ambiente hogareño hará toda la diferencia en su futuro y aprender cosas nuevas no solo le será más sencillo, sino también divertido. 





El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.