5 promesas que toda mujer fuerte debe hacerse

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”, Eleanor Roosevelt, ex primera dama y activista estadounidense




  La fuerza a menudo nace del dolor, o incluso del trauma. Las mujeres que son fuertes a menudo se han sentido débiles e indefensas durante el transcurso de sus vidas. 

 La fuerza que llevan dentro de ellas ahora no solo nació de la nada. Más bien, esa fuerza fue cultivada, nutrida y cuidada.

  Esa fortaleza fue el resultado de semanas, meses o incluso años de dejarse tratar de menos de lo que valía, por temor a una reacción violenta o estar sola. Cada mujer fuerte se ha ganado esta fuerza y tiene cicatrices que no siempre son visibles a simple vista.


PROMÉTETE NO RENUNCIAR A PARTES DE TI PARA NO MOLESTAR A OTROS

 La mujer fuerte reconoce que las falsedades son enemigas del éxito. Evita el desgaste de querer agradarle a personas con la que no congenia y entiende que es digna de cariño y amor sin aparentar lo que no es. 

 Tiene la fuerza suficiente para siempre ser auténtica y no cambiar sólo por los demás

  Eres una persona completa y nunca debes permitir que otra persona te divida en partes y elija las que considera aceptables.



PROMÉTETE NO ESPERAR QUE LA GENTE CAMBIE

 La gente sólo puede cambiar si ella misma quiere. Ninguna cantidad de amor en el mundo será capaz de convertir a alguien en algo mejor. 

 Esperar a que alguien cambie sólo traerá decepción y frustración. Toda mujer fuerte sabe que no vale la pena molestarse en tratar de amar a una persona mejor. Las personas sólo cambian si quieren hacerlo.  

  Esperar a que alguien cambie sólo traerá desilusión y frustración, y todos sabemos que no vale la pena preocuparse por tratar de amar a alguien que no quiere ser una persona mejor.


PROMÉTETE NO RECIBIR MENOS DE LO QUE MERECES

  Toda mujer fuerte pasó por un período de su vida en el que pensó que veía algo bueno en alguien, y se permitió sufrir porque pensó que podía cultivar esa bondad. Al final, descubrió que no se podía esperar una flor cuando todo lo que nace son espinas.  

  La fortaleza llega cuando una mujer se da cuenta de que se merece alguien que sea bueno por sí mismo, sin necesidad de ir a buscar esa bondad. Prométete que esto nunca volverá a suceder.


PROMÉTETE NUNCA CAER EN LOS JUEGOS Y MANIPULACIONES DE NADIE

  Una mujer fuerte alguna vez tuvo dificultades para entender los juegos mentales que no tenían reglas y que fueron diseñados para que ella los perdiera todos. Prométete a ti misma alejarte de ese tipo de juegos sin importar nada. 

  Aprende a vivir la vida de acuerdo con tus propias reglas, y no permitas que otra persona te las imponga.



PROMÉTETE QUE NUNCA TE VOLVERÁN A USAR

  Aprende que vales mucho y no mereces ser usada por nadie, cuida tu autoestima, te volverás más fuerte que nunca. Prométete a ti misma que nadie te hará sentir que no vales nada.

  Aunque esta fortaleza proviene de haber salido airosa de situaciones donde te sentiste débil e impotente, esa fuerza permanecerá contigo para siempre.

  Las lecciones de la vida pueden ser difíciles, pero una vez que se aprenden nos servirán por el resto de nuestras vidas.

  Cada mujer fuerte tiene una lista de promesas que se ha hecho a sí misma, y son las que la mantienen emocional y mentalmente sanas. Las mujeres fuertes han aprendido a no conformarse y a no dejarse engañar ni mentir.

Eres un ser humano completo, con una gran capacidad para el amor y la compasión, pero sólo para aquellos que lo merecen y te tratan como te mereces. 


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.