¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


domingo, 13 de noviembre de 2016

LA DURÍSIMA CARTA DE NIETZSCHE A LA MUJER QUE LO RECHAZÓ

Mucho se ha escrito sobre la vida sentimental y amorosa de Friedrich Nietzsche, un filósofo -huérfano de padre a los cuatro años de edad- siempre rodeado de mujeres: su abuela, su madre, su hermana, sus tías y sus numerosas amigas que, a lo largo de su vida, lo estimaron y sobreprotegieron, tal vez de manera agobiante y excesiva... 

Friedrich Nietzsche, el club de los libros perdidos, Thomas Mann, Así habló Zarathustra, Sigmund Freud


   Algunos biógrafos insinúan su atracción inconfesada e inconfesable por su propia hermana, la celosísima “Lisbeth” (Elisabeth). Thomas Mann llega a afirmar que Nietzsche estuvo durante toda su vida “prisionero de un amor casi incestuoso por Elisabeth, que está presente en la mayoría de los acontecimientos de su vida”.
Friedrich Nietzsche, el club de los libros perdidos, Thomas Mann, Así habló Zarathustra, Sigmund Freud


   Sin embargo, la mayoría de sus biógrafos sostienen que, sin lugar a dudas, fue Lou von Salomé, su verdadero amor. Mujer atractiva e inteligente, que enamoró de verdad al solitario y atormentado filósofo de Röcken y que ejerció una intensa fascinación en él, atraído por su sensualidad contenida, su vigoroso intelecto y su fuerte personalidad.



   Cuando apenas tenía veinte años logró conquistar el corazón de Nietzsche; sería la única mujer de la que lograría enamorarse en su vida. Pero también el filósofo Paul Ree, el poeta Rainer Maria Rilke y el fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, el sociólogo Ferdinand Tonnier, el psicólogo experimental Herman Ebbnghaus y otros muchos se sintieron atraidos por Lou Salomé.
Friedrich Nietzsche, el club de los libros perdidos, Thomas Mann, Así habló Zarathustra, Sigmund Freud

   Fue a través de Paul Ree que Lou Salomé conoció a Nietzsche. Lou era la eterna amiga de Ree, intelectualmente sintonizaban, pero ella sentía repugnancia física hacia él. En 1901 se suicidó justo en el lugar en donde Lou Salomé le había rechazado veinte años antes; el tiempo jamás consiguió disolver todo el amor que sintió por ella.

   Otro tanto ocurrió con Nietzsche, si bien el poeta-filósofo logró sublimar la atracción que sentía en una obra singular, "Así habló Zarathustra".
   Hoy, tras la publicación de la correspondencia con Paul Ree, se sabe lo que sentía Nietzsche en aquella época: "Sino encuentro la piedra filosofal para convertir esta mierda en oro, estoy perdido".



   Cuando Nietzsche conoció a aquella jovencita que daba muestras de una singular madurez e inteligencia, y que, por lo demás era excepcionalmente atractiva, se sintió inmediatamente seducido por ella. Pero Lou solo amaba el pensamiento de Nietzsche, en absoluto al hombre. Lo rechazó una y otra vez. Finalmente en 1882, el filósofo perdió toda esperanza. Unas semanas después se encerró en su pequeña habitaciíon; era el mes de febrero de 1883. En pocos días, Nietzsche compuso su gran poema filosófico que nació como fruto del desengaño y la frustración por un amor imposible.

   "Zarathustra" salvó de la locura a Nietzsche durante unos años. Tras la ruptura con Lou, habló de suicidarse; sacó fuerzas de flaqueza, rechazó la posibilidad de cualquier otro amor e intentó transmutar en fuerza interior su soledad. Seis años después se derrumbaría. A partir de 1889 su locura sería irreversible. Moriría dos años después.

Y esta es su carta...



   Lou:


   Que yo sufra mucho carece de importancia comparado con el problema de que no seas capaz, mi querida Lou, de reencontrarte a ti misma.
   Nunca he conocido a una persona más pobre que tú.
   Ignorante pero con mucho ingenio.
   Capaz de aprovechar al máximo lo que conoce.
   Sin gusto pero ingenua respecto de esta carencia.
   Sincera y justa en minucias, por tozuda en general, en una escala mayor, en la actitud total hacia la vida:
   Insincera.
   Sin la menor sensibilidad para dar o recibir. 
   Carente de espíritu e incapaz de amar.

   En afectos, siempre enferma y al borde de la locura.
   Sin agradecimiento, sin vergüenza hacia sus benefactores…

   En particular:

   Nada fiable.
   De mal comportamiento.
   Grosera en cuestiones de honor…
   Un cerebro con incipientes indicios de alma.
   El carácter de un gato: el depredador disfrazado de animal doméstico.
   Nobleza como reminiscencia del trato con personas más nobles.
   Fuerte voluntad pero no un gran objeto.
   Sin diligencia ni pureza.
   Sensualidad cruelmente desplazada.
   Egoísmo infantil como resultado de atrofia y retraso sexual.
   Sin amor por las personas pero enamorada de Dios.
   Con necesidad de expansión.
   Astuta, llena de autodominio ante la sexualidad masculina.

Tuyo.


Friedrich N.



Friedrich Nietzsche, el club de los libros perdidos, Thomas Mann, Así habló Zarathustra, Sigmund Freud
  -¿Cómo era Nietzsche, señorita Salomé?
  -Era de mediana estatura, de aspecto tranquilo y cabellos negros peinados hacia atrás, modestamente vestido aunque sumamente cuidado. Los rasgos finos y muy expresivos de su boca estaban casi completamente cubiertos por un espeso bigote. Podía perfectamente pasar desapercibido. 
   
  Sus manos, sin embargo, conquistaban las miradas. Eran incomparablemente hermosas y finas, y el propio Nietzsche decía que revelaban su genio. Casi no veía, pero su vista enferma cubría sus rasgos con un encanto mágico, tenía la mirada volcada hacia adentro, porque toda su actividad no era más que una exploración del alma humana en busca de nuevos horizontes, en busca de esas “posibilidades no agotadas” que no se cansaba nunca de crear y transformar en el fondo de su pensamiento
Fuente: El cultural  y Nietzsche y  Salomé
.


39 comentarios:

  1. La describió cabalmente, como la vio en su frustración..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quizás la frustración es lo que nos deja la vida, el triunfo dura tan poco que apenas se puede recrear lo que se sintió en ese momento, pero ese lastimero y lapidante desconcierto del rechazo azota constantemente hasta que algún triunfo sobre la monotonía colme de regocijo momentáneo alguna vez más.

      Eliminar
  2. Hay un pequeño error en esta parte: "A partir de 1889 su locura sería irreversible. Moriría dos años después".
    Según yo, no murió sino hasta 1900. ¿Me equivoco?

    ResponderEliminar
  3. desgraciada ojala hubiera muerto ella su incipiente existencia es un insulto para los genios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el amor, no hay obligaciones de correspondencia, ella no tiene responsabilidad en la hecatombe de un genio perdido en el amor imposible.

      Eliminar
    2. Sin desgraciadas incipientes no hay genios

      Eliminar
  4. Que cierto es eso que del amor al odio hay una línea muy fina. En su carta habla el dolor provocado por el despecho. Quien sabe las razones por la que ella lo rechazó. Imagino lo complicado de hacerlo siendo mujer y más en aquella época.

    ResponderEliminar
  5. Ahí en las respuestas de cada uno se ve claramente quien es más humano, más humilde y mejor persona de los dos. Me gustan mucho las escrituras de Nietzsche, muy intelectuales, pero como hombre y ser humano lo veo distinto.
    Esas palabras tan feas,, claramente de menosprecio hacia la mujer que el dice "querer" dice mucho de él, solo las escribe un hombre resentido, despechado, arrogante e inseguro.
    Ya veo pq ella lo rechazo, claramente una mujer inteligente, que no creo que fuera incapaz de amar ni nada de esas cosas que describe él, sino que simplemente no quería involucrarse físicamente ni sentimentalmente con el, no le gustaba y punto. Duélale a quien le duela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en el vacío de la existencia,como tal Friedrich Nietzsche por mas iluminado he ilustrado que fuese, seguía siendo un hombre, un humano y tenia todo el derecho a por un instante, como cualquiera, dejarse caer en ese profundo abismo que es estar de Verdad enamorado y sentir la pesada , profunda y supurante herida de la ausencia en presencia , al sentir el ardiente filo del rechazo y si opinas asi como lo haces es que jamas has sentido el doloroso dardo del maldito amor ... y ojala querido amigo o amiga que jamas lo sientas y sigas contenta o contento en esa caleidoscópica burbuja de existencia que tienes

      Eliminar
  6. Creo que parte del análisis de la carta de Nietzsche, si no el análisis completo, era una proyección de sí mismo en Lou. Y además no eran insultos, probablemente eran "fealdades" que amaba en ella, rasgos humanos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Caray! No sabía enamorar, hubiera consultado con Diego Rivera, feo pero Chingón para el flirteo... ¡Y caían!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuanod no hay piel no hay vuelta que darle...

      Eliminar
  8. muy interesantes fasinante la vida de niche sin duda un gran filosofo

    ResponderEliminar
  9. Por lo que observo todos estos grandes filosofos escritores novelistas inventores tuvieron una vida atormentada por padecimientos mentales amores no correspondidos. Grandes en sus campos, pero con vidas muy atormentadas.

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, yo en particular creo que nietzsche es un filosofo shingon, sin embargo la capacidad intelectual nada tiene que ver con la emocional, no eh de negar que para mi siempre ha sido fuente de inspiracion y duele ver la falta de autoestima al proyectarse de esa manera en ella

    ResponderEliminar
  11. Llama la atención la diversidad e indudable interés de muchos de los temas que presentan... y la prosa simplona con que los comentan y recomiendan; cuando no directamente alguna falsificación, como el poema atribuido a whitman. hagan un esfuerzo...

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante publicación finalizada con tan inteligentes comentarios de las personas lectoras. Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Debemos agradecerle a Lou Salome. Tuvo que existir Lou Salome en la vida de Nietzsche, tuvo que haberle hecho lo que le hizo, cuantas ideas en sus libros no fueron producto de su encuentro con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea cierto . Pero su existencia hubiera sido más llevadera si el amor fuese entendido como algo natural entre las personas y no como una espiral de celos y desprecio .

      Eliminar
  14. Excelente caracterización de Salome sobre Nietzsche.

    ResponderEliminar
  15. Sin duda alguna un gran filosofo, pero en el amor nada esta escrito, si amas a una mujer y le das todo, y aunque seas un gran conquistador, tierno amoroso, cariñoso, detallista y poeta, si la mujer no te ama no tienes nada que hacer, Manuel Acuña se suicido por un gran amor no correspondido, porque el amor nace de la nada y se queda para siempre, el le escribio esa carta fue por resentimiento, de fustración, de decepcion,de dolor, pero si la amaba, siento que la amo por siempre, su auto estima se daño mucho como persona, porque no puedes obligar a nadie a que te corresponda.

    ResponderEliminar
  16. me cago en lou quien dice que nietzsche es seudociencia si es el creador de humano demasiado humano

    ResponderEliminar
  17. En la guerra como en el amor, todo se vale, porque del amor solo puede esperarse amor e incluso algunas veces lo que manifiestas que menosprecias, es lo más valoras del otro (a) porque es una reafirmación de su propio ser.

    ResponderEliminar
  18. El carácter de un gato: el depredador disfrazado de animal doméstico.
    Sin amor por las personas pero enamorada de Dios.
    Genial simplemente brillante.

    ResponderEliminar
  19. Genial? Una mujer decide no estar con él y se merece esa carta? Qué clase de amor más extraño. Te amo pero si no quieres estar conmigo eres horrible? Si me amases serías maravillosa? Es de un machismo y de una completa falta de respeto por la libertad del otro (en este caso de la otra) que sorprenden todos los comentarios anteriores. Puedes estar de acuerdo con su filosofia discrepando profundamente con el hombre.





    ResponderEliminar
  20. Mas parece un diagnostico de la doctora cordero...que una carta...en otras palabras inteligentemente picado

    ResponderEliminar
  21. Caray, todos contra Nietzsche. Imaginemos el asunto así: si hubiera sido un hombre seductor jugando con los sentimientos de una muchacha alimentando con una amistad "cercana" sus falsas esperanzas y si dicha muchacha un día hubiera despertado de la ilusión y mandado al demonio al señor; ahora estarían todos aplaudiéndole y cantando en coro "Una confusión" del grupo Lu. Creo que el genio iba más allá de lo puramente sexual, nos queda claro que luego de tantos años su amor era platónico. No le decepcionó la mujer sino la persona; el pensamiento, que no tiene género a menos que nos domine el instinto (lo cual es muy primitivo).

    ResponderEliminar
  22. ESE FUE SU VERDADERO CREPÚSCULO.EL CREPÚSCULO DE LOS GENIOS EL AMOR

    ResponderEliminar
  23. lo que nos queda de esto es que la vida ha sido siempre así, en aquellos momentos solo la elegante o paupérrima prosa esgrimía con futilidad o regocijo lo que solo uno sentía, los demás eran no invitados a la tragedia... pero ahora con estas redes sociales criticamos y no vivimos nuestras vidas con esa pasión escrita vehementemente.

    ResponderEliminar
  24. por culpa ella se volvió loco...
    maldita Lou

    ResponderEliminar

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com