20 FRASES DE VÍCTOR HUGO SOBRE EL AMOR, LOS DERECHOS, LA MELANCOLÍA Y LA FELICIDAD

Víctor Hugo fue un poeta, dramaturgo y novelista francés, uno de los más importantes de su país y de todo el romanticismo. Político comprometido einfluyente en la literatura del siglo XIX.



  Como personaje del pueblo, fue un gran luchador por los derechos sociales, incluso se enfrentó a Napoleón III con su obra Los castigos. Hizo grandes discursos sobre temas como la pena de muerte, la educación, los derechos de las mujeres y Europa.

   Su implicación política le supuso ser condenado al exilio durante los veinte años del Segundo Imperio francés, entre 1852 y1870, pero permitió a posteriores generaciones de escritores una reflexión sobre el compromiso de los escritores en la vida política y social.




   Los honores de sus acciones hicieron que los miembros de la Tercera República le homenajearan con un funeral de Estado, con miles de personas halagando su noble despedida, y sus restos fueron inhumados en el panteón de París. 

  Sus novelas no son simplemente un entretenimiento: para Hugo, el arte debe al mismo tiempo instruir y agradar, la novela debe estar al servicio del debate de las ideas.

  Esta virtud constante marca las novelas abolicionistas de su juventud y prosigue, en su madurez, a lo largo de sus numerosas digresiones sobre la miseria material y moral en Los Miserables.


  Hugo es un escritor de la fatalidad y sus protagonistas están, como los héroes de la tragedia, ligados a las obligaciones externas y al inevitable destino; unas veces por causa de la sociedad, como el héroe de El último día de un condenado a muerte, otras a la Historia como en Noventa y tres, o bien a su nacimiento, como el personaje Quasimodo.

   Su inclinación a la epopeya, hombres influenciados por las fuerzas de la naturaleza, por la sociedad, por la fatalidad, nunca dejaron al autor; Hugo siempre se encontró con su público sin ceder nunca a los caprichos de la moda y así se pudo convertir en un clásico inolvidable, aún en nuestros tiempos.


  Fue un poeta lírico, con obras como Odas y baladas, Las hojas de otoño o Las contemplaciones y poeta épico en La leyenda de los siglos. Fue también un novelista popular y de gran éxito con obras como Nuestra Señora de París o Los Miserables.

   En teatro expuso su teoría del drama romántico en la introducción de Cromwell, teatro que debía mezclar lo sublime y lo grotesco oponiéndose a la tragedia clásica.

Disfrutad ahora de 20 de sus frases más célebres, extraídas de sus obras:


1. “Amigos míos, retened esto: no hay malas hierbas ni hombres malos. No hay más que malos cultivadores”.

2. “A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad”.

3. “¡Cosa curiosa! El primer síntoma del amor en un joven, es la timidez; en una joven, es la audacia”.

4. “Cuando el amor es feliz lleva el alma a la dulzura y a la bondad”.

5. “Cuando se castiga a un inocente nace un malvado”.




6. “El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas; eso es lo que la sostiene”.

7. “El éxito es algo repugnante; su falso parecido con el mérito engaña a los hombres”.

8. “En los ojos del joven arde la llama; en los del viejo brilla la luz”.

9. “Es cosa fácil ser bueno, lo difícil es ser justo”.

10. “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien.”.


11. ”La melancolía es la felicidad de estar triste”.

12. “La pena de muerte es un signo peculiar de la barbarie”.

13. “Lo que bien se piensa, bien se expresa”.

14. “Mis gustos son aristocráticos, mis actos democráticos”.


15. “Nada importa morir, pero no vivir es horrible”.

16. “Quien me insulta siempre, no me ofende jamás”.

17. “Sufrir merece respeto, someterse es despreciable”.

18. "No olvidemos jamás que lo bueno no se alcanza nunca sino por medio de lo mejor."

19. "¿Qué es un envidioso? Un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta."

20. "No existen países pequeños. La grandeza de un pueblo no se mide por el número de sus componentes, como no se mide por su estatura la grandeza de un hombre."





Fuente: Muhimu
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.