Visiten en Buenos Aires el primer café temático sobre Julio Cortázar

 El café está ubicado en Palermo y recorre la historia del creador de Rayuela; además de la ambientación alusiva se podrá disfrutar de espectáculos musicales.

  Vida y obra del escritor se encuentran en un bar que propone actividades y espacios para compartir la vida de Cortázar, con una deliciosa propuesta gastronómica.

 

"Todo hay que volver a inventarlo. El amor no tiene por qué ser una excepción." Citas de textos de Julio Cortázar (la del comienzo pertenece a Libro de Manuel, de 1973); fotos célebres y desconocidas del escritor, solo, con amigos, con sus mujeres y hasta con sus gatos, tapas de algunos de sus libros, una rayuela pintada a todo color, dos murales alegóricos realizados por el artista plástico Ricardo Villar. Todo esto decora las paredes del Café Cortázar, que se suma a la red de Cafés Notables porteños. Es el primer espacio cultural dedicado a rendir homenaje permanente al autor de Rayuela.


 Las paredes cubiertas con tapas de sus libros, citas y frases, fotos de su vida parisína y porteña. Sus mujeres, sus mascotas (Teodoro y Flanelle), una rayuela a color y pronta a inaugurar, una biblioteca con todos sus libros para poder leer mientras degustamos la carta. Así es Café Cortázar.




Ubicado en la esquina de Cabrera y Medrano, además de servicio de cafetería, picadas, ensaladas y sándwiches (el menú está inspirado en títulos de Cortázar como Bestiario, Un tal Lucas y Los premios), allí se realizarán ciclos de lectura, exhibiciones de arte, presentaciones de libros, cursos literarios y conciertos de jazz. En los próximos meses estará disponible al público una biblioteca con sus obras más reconocidas y también con material crítico y de estudio. La idea es que quienes se acerquen a tomar, por ejemplo, un café Rayuela, con whisky, crema y canela, puedan acceder sin cargo a cualquiera de los libros e instalarse a leer en una de las mesas con tapa de mármol inspiradas en los bares parisinos.

Espacio para cronopios.





Como en su biografía, acá conviven los guiños franceses con los argentinos. Algunas son mesas con tapa de fórmica, bien porteñas, otras son con disco de mármol, parisinas. En todos lados que observemos estará Julio.
    En el primer piso, donde también hay un sector reservado para la lectura, se exhibe una muestra de fotografías inéditas, Siempre empezó a llover, de Bernardo Cornejo Maltz. El fotógrafo, que vivió durante un año en el departamento del barrio Rawson que perteneció a la madre y la hermana de Cortázar, registró delicadas imágenes del interior de la vivienda. Son tomas subjetivas que buscan reproducir el paisaje que veía el escritor a través de la ventana de su cuarto, en distintos momentos del día. En el piso de Artigas 3246, donde vivieron María Herminia Descotte y su hija Memé hasta 1978, todavía se conserva el armario de madera que Cortázar utilizaba como biblioteca. Objeto de culto más que de decoración, aparece en una de las fotografías que integran la exhibición, que se puede visitar hasta marzo.
También te puede interesar: "La cultura no es una actividad de tiempo libre"
    Picadas, cerveza y panes artesanales. Los porteños tenemos esa costumbre de “salvar al mundo” desde la mesa de un café. Horas sentados en soledad, con libros o amigos, y desde ahí planear todas las soluciones.
    Las picadas de Café Cortázar son abundantes y visitan sus textos. Una buena picada Bestiario, o quizás una Deshoras, todo siempre con el aire a nueva narración y encuentro.
‘Siempre empezó a llover’, muestra de fotos tomadas en el cuarto donde supo vivir Cortázar.

”Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar…” Capítulo 7, Rayuela.



   Mientras reúnen los libros para la biblioteca Cortázar, los responsables del café convocan a quienes tengan materiales inéditos (fotos, cartas, textos) y ediciones de colección a cederlos para la consulta del público. Lejos del lucro, el objetivo es formar una red de cortazarianos fanáticos para que compartan experiencias vinculadas al creador de la Maga.


Café Cortázar

Cabrera 3797 
Domingo a jueves de 8 am a 2 am 

Sábados y domingos de 8 am a 4 am
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.