Aterrador descubrimiento: La ONU pide prohibir las tareas escolares en todo el mundo.

Así como lo leen. Un grupo de especialistas llevó a cabo una exhaustiva investigación sobre los efectos que tienen las tareas escolares en casa y también sus beneficios en el aprendizaje de los niños, y ha llegado a la conclusión de que deben ser eliminadas de todos los sistemas educativos del mundo.



  Como sociedad, hemos pasado cientos de años educándonos más concienzudamente, aprendiendo nuevas cosas para lograr una mejor convivencia con el resto de la humanidad y hacer de la vida algo mucho más cómodo para todos.

  Sin embargo, en cuando a la tradición educativa, hay algo que todavía deja más preguntas que respuestas y no hay un consenso respecto a ello, y se trata de las tareas escolares. 

 Ya que hasta este momento sigue sin existir explicación razonable que justifique por qué cuando vamos a la escuela necesitemos hacer tareas luego en los hogares. 

  Para fortuna de todos los que aún se encuentran estudiando hoy en día, y para desgracia de los millones de alumnos reprobados por no hacer tareas anteriormente, la respuesta de mano de especialistas que estudiaron el asunto, y aquí la compartiremos con ustedes. 


   Recientemente Harris Cooper, prestigiado profesor de la Universidad de Duke declaró: "No hemos encontrado evidencia de que las tareas ayuden a los niños a ser mejor estudiantes". 

  La dudosa utilidad de dichas actividades es un tema que desde hace varios años ha estado en el centro del debate e innumerables discusiones en el ámbito educativo. 

  Pues bien, desde 1989 han salido a la luz diversos estudios que demuestran que los estudiantes aprenden más y mejor dentro del salón de clases, que por su cuenta fuera de la escuela. 

 Las tareas realizadas en casa, no solo no fortalecen lo aprendido en la escuela sino que, peor aún, le quitan el tiempo a los niños para realizar otras actividades igual de importantes para su desarrollo como es el realizar deportes, jugar, explorar, en fin, ser niños.

   Un estudio demostró que los niños que dedican una hora de su día ha realizar tareas tienen mejores calificaciones que aquellos que pasan tres o hasta cuatro horas realizando tareas en casa. 

  Sumado a esto, el hecho de que muchas veces se condicionen otras actividades, como el jugar con sus amigos, al haber terminado la tarea, hace que los niños las vean más como un castigo que como la posibilidad de poder aprender y descubrir cosas nuevas; de esta manera sólo se logra que los niños no quieran ir a la escuela.

   Otro punto en contra de las tareas es que muchas veces los padres, no solo les ayudamos a hacerlas (que no es malo por sí mismo) sino que terminamos realizando sus tareas por completo, con esto estamos haciendo de nuestros niños personas dependientes e irresponsables.
  La investigación demuestra que el estudiante que deja de hacer tarea en su casa recupera su alegría por el estudio y se transforma en una persona feliz.


  La escuela, y el aprender en general, debería ser una actividad disfrutable. La realidad es que el sistema actual de tareas escolares en casa, no sólo no está haciendo mejores estudiantes a los pequeños, sino que, peor aún, los hace infelices.

  Dejemos que los niños sean niños y gocen de estar en su casa, jugar, divertirse, salir y explorar.

   Apoyemos esta iniciativa presentada por la Organización Mundial de la Salud a través de sus representantes en la Organización de las Naciones Unidas compartiendo este artículo para que llegue a la mayor cantidad de gente. La felicidad y el desarrollo de nuestros niños es el que está en juego.

   Por favor ayúdanos a compartir esta noticia con todos los padres de familia. 




Fuente: Babadun

1 comentario:

  1. Ja ja ja ja ja... Ahora me voy a aparecer en cada puerta de cada colegio con este artículo impreso para que le saquen copia y lo repartan...

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.