¿QUÉ TAN BUENA ES TU ORTOGRAFÍA?, haz esta prueba y averígualo

¿Eres un maestro o un aprendiz?



   El español es el segundo idioma más hablado en el mundo entero, después del chino mandarín. De hecho, se estima que más de 400 millones de personas hablan castellano. Pero, ¿cuántas lo hablan y lo escriben bien?

   Algunos encuentran que las reglas son muchas y muy complicadas. Para tratar de simplificar las cosas, en 2010 los integrantes de la Sociedad de las Academias de la Lengua Española suscribieron una versión definitiva del uso de la ortografía.

Descripción del recurso: 

  Con esta página pondrás a prueba tu ortografía en tres retos diferentes: detector de faltas, máquina de escribir y corrector de estilo; cada reto aumenta de dificultad, por eso se te recomienda resolver las pruebas en orden. Al finalizar cada nivel conocerás tus resultados y podrás saber qué aspectos necesitas practicar más.


¡Averigua qué tan bien escribes, aquí!



3 comentarios:

  1. Como suele decirse, la primera en la frente...
    No solo de ortografía se nutre el idioma: También están la prosodia, la morfología y la sintaxis. Y, hablando de sintaxis, conviene destacar que, en español, la frase del titular está incorrectamente estructurada:
    En "¿Qué tan buena es tu ortografía?" se hace una utilización indebida del pronombre relativo-interrogativo "qué" y del adverbio comparativo "tan". Esta forma anómala es de uso extendido en toda hispanoamérica, pero su enorme difusión no la convierte en correcta. En su lugar, lo adecuado es utilizar el adverbio comparativo "cómo" seguido de la preposición "de", con idéntico significado y de construcción ortodoxa más ajustada a la función morfológica de ambas partículas.
    Así, la frase correcta es: "¿Cómo de buena es tu ortografía?".

    ResponderEliminar
  2. Pensé exactamente lo mismo cuando ví el título xD Siempre suelen prodigar las expresiones peor estructuradas o aquellas de traducciones literales de construcciones en otros idiomas, predominantemente el inglés.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.