¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


sábado, 26 de diciembre de 2015

La RAE carga contra el “todos y todas”: Sobran las palabras

La Real Academia Española cuestiona con contundencia e ironía el uso del “todos y todas”, abuso de lo políticamente correcto que prospera en varios países.

 A la Real Academia Española (RAE) le llamó la atención el uso creciente de un latiguillo lingüístico en América latina: un artículo de la Constitución de Venezuela habla de “venezolanos y venezolanas”, la presidenta argentina Cristina Kirchner comienza siempre sus discursos dirigiéndose “a todos y a todas”. Por estos lados, el reelecto presidente Tabaré Vázquez y otras figuras políticas suelen iniciar sus alocuciones con un “uruguayas y uruguayos”.

Sin embargo, los hispanohablantes no están discriminando cuando usan el masculino para designar a hombres y mujeres: no necesitan modificar el uso de su idioma para huir del sexismo y tampoco están obligados a pasar al género femenino el nombre de algunas profesiones.

Titulado “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”, un informe de la RAE critica las nuevas guías sobre lenguaje no sexista elaboradas en España por universidades, sindicatos o gobiernos regionales, que proponen, por ejemplo, usar palabras como “la ciudadanía” en lugar de “los ciudadanos” o “el profesorado” en lugar de “los profesores” para hablar de grupos compuestos por hombres y mujeres.

El autor del informe de la RAE, Ignacio Bosque, defiende que “el uso genérico del masculino para designar los dos sexos está muy asentado en el sistema gramatical” español y que no tiene sentido “forzar las estructuras lingüísticas”.

“No es preciso, desde luego, ser lexicógrafo para intuir que la niñez no equivale a los niños”, fustiga Bosque, según informa el periódico argentino La Nación

Asimismo, “no parecen admitir estas guías que una profesional de la judicatura puede elegir entre ser juez o jueza”, critica el académico, considerando que las pautas propuestas por estas guías están únicamente pensadas para el lenguaje oficial.

La corriente “reformista” ya ha tenido varios ejemplos, además de los que brindan la Constitución venezolana y la presidenta Kirchner. El 15 de mayo del año pasado, la Puerta del Sol se vio desbordada por un movimiento de manifestantes que, para subrayar su conformación por mujeres indignadas y hombres indignados, se autodenominó “de l@s indignad@s”. Con el signo de arroba, para ser más inclusivos.

Pero la RAE decidió ponerle, si no freno, al menos un límite a un modo de expresarse que considera artificial y derivado de la exposición pública. En un detallado informe, cuestiona con contundencia e ironía una serie de nueve guías gramaticales destinadas a “evitar el sexismo en el lenguaje”, que fueron publicadas en los últimos 10 años en España.

En esas publicaciones, sus autores recomiendan a los lectores, entre otros consejos, que no apelen al uso genérico del masculino cuando se debe referir a los dos sexos al mismo tiempo. Así, por ejemplo, sugieren que se emplee “las personas becarias” en lugar de “todos los becarios” o, también, “las personas sin trabajo” para reemplazar a “parados”, en España.
Si bien Bosque reconoce la existencia de la “discriminación hacia la mujer” en la sociedad, su análisis concluye que con el uso y tendencias aconsejados en las guías “se extrae una conclusión incorrecta de varias premisas verdaderas”, entre las que admite el uso de “comportamientos verbales sexistas” en el idioma español. En las guías cuestionadas se suele llegar a “una conclusión injustificada que muchos hispanohablantes consideramos insostenible”, añade.

Esa “conclusión injustificada” hace suponer, explica Bosque, “que el léxico, la morfología y la sintaxis de nuestra lengua han de hacer explícita y sistemáticamente la relación entre género y sexo, de forma que serán automáticamente sexistas las manifestaciones verbales que no sigan tal directriz, ya que no garantizarían ‘la visibilidad de la mujer'”.

Bosque denunció así una suerte de “discriminación” a la inversa, que, del mismo modo que esta tendencia presuntamente promotora de la igualdad en el lenguaje, ve apuntalada por el “despotismo ético” de un sector de la sociedad. En este sentido, el académico alertó sobre una contradicción fundamental. “Si [como establecen las guías] el uso del masculino con valor genérico implica un trato lingüístico discriminatorio, ¿cómo han de reaccionar las mujeres que no perciben en él tal discriminación?”, plantea.

Luego de analizar las expresiones que habría que suprimir por recomendación de esos organismos -que en la mayoría de los casos no consultaron a lingüistas- Bosque teme por el empleo de expresiones “sexistas” como “los reyes”, “mis tíos” o “sus suegros”, donde no se contempla la “visibilidad” de la mujer.

Tras criticar y resaltar la nula practicidad del “desdoblamiento” genérico -como el citado “todos y todas”- para evitar la supuesta caída en el sexismo, así como el uso indebido del símbolo “@” para superponer el uso femenino de la “a” y el masculino de la “o”, el lingüista descartó la viabilidad de las recomendaciones de las guías.

“Si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar”, señala.

Por último, Bosque observa que las propuestas reformistas “no están hechas” para ser adaptadas al lenguaje común, puesto que, según entiende el académico, “se supone que los cambios que se solicitan han de afectar únicamente al lenguaje oficial”. Es decir, al utilizado por quienes hablan delante de un micrófono o de una cámara y que, fuera de estas situaciones, se expresan “como todo el mundo”.

El informe de Bosque fue aprobado en forma unánime por los académicos, entre los que figuran Luis Goytisolo y Arturo Pérez-Reverte.

10 comentarios:

  1. Si el asunto es tan gramatical, y dado que la RAEL está para recoger el sentir de los tiempos mientras «limpia, fija y da esplendor», ¿que tal un atrevido golpe de modernidad y trocamos el género gramatical a todas las palabras? A ver si entonces a las académicas les parece tan técnico el asunto. Que ahora las genéricas sea niñas, tías, reinas y suegras, y todas seremos las hispanohablantes.

    Ah no, entonces mejor ya no.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Esta característica del idioma no mancilla la integridad psico-emocional de la mujer, ni de nadie que entienda que un lenguaje cuyos adjetivos y sustantivos reconocen géneros se vuelve torpe y lento si no designa genéricos. En este sentido -y adivinando otra ocurrencia- sería también torpe pretender crear genéricos neutrales que designen a ambos sin usar el masculino (o femenino) acusado de sexista.

    Estas son sandeces para el mundo intelectual; simplemente no tienen sentido. Es como discutir si la luna es de queso o de mantequilla porque se ve a veces amarilla y otras blanca.

    ResponderEliminar
  6. No me parece tan descabellada la idea de introducir un género neutro en nuestro idioma, al igual que ya sucede en otros como el alemán. Es verdad que no existe relación alguna entre la forma de ser nuestro idioma y el sentimiento de discriminación que pueda suceder en la sociedad, pero a mi entender ayudaría en este aspecto.

    ResponderEliminar
  7. El mundo ha vivido cambios severos en el último siglo y tenemos que adaptarnos, pero hay límites. La RAE ha ido permitiendo cada aberración, que ahora ya no sabe ni cómo arreglarlo.
    Por cierto, no hay presidentas. Sin importar el seco del que lo ejecuta la palabra correcta es presidente. Tu tarea, investigar la raíz de la palabra. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. La estupidez linguística avanza a pasos agigantados,hoy acabo de escuchar una aberración idiomática de la boca de un dirigente (o dirigento?) político de mi país:"miembros y miembras". Todavía me estoy poniendo colirio,los ojos me dolieron.Yo no tengo complejo de inferioridad por ser mujer,más bien todo lo contrario,y me rechina esa "correción política" tan traída de los pelos por quienes sí lo tienen.Esperemos que esa moda pase pronto,es lo que suele pasar con todas las modas.

    ResponderEliminar
  9. La estupidez linguística avanza a pasos agigantados,hoy acabo de escuchar una aberración idiomática de la boca de un dirigente (o dirigento?) político de mi país:"miembros y miembras". Todavía me estoy poniendo colirio,los ojos me dolieron.Yo no tengo complejo de inferioridad por ser mujer,más bien todo lo contrario,y me rechina esa "correción política" tan traída de los pelos por quienes sí lo tienen.Esperemos que esa moda pase pronto,es lo que suele pasar con todas las modas.

    ResponderEliminar
  10. He escuchado muchas veces decir en discursos. "El derecho a la educación de niños y niñas".

    ResponderEliminar

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com