Las terribles 10 estrategias de manipulación masiva, reveladas por Noam Chomsky

Noam Chomsky es uno de los intelectuales más respetados en el mundo. Este pensador estadounidense ha sido considerado el más importante de la edad contemporánea por The New York Times



 Uno de sus principales aportes es haber propuesto y analizado las estrategias de manipulación masiva que existen en el mundo de hoy.


  Noam Chomsky se dio a conocer como lingüista, pero también es filósofo y politólogo. Al mismo tiempo, se ha convertido en uno de los principales activistas de las causas libertarias. 

 Sus escritos han circulado por todo el mundo y no dejan de sorprender a los lectores.

  Chomsky elaboró un texto didáctico en el que sintetiza las estrategias de manipulación masiva. Sus reflexiones al respecto son profundas y complejas. Sin embargo, para efectos didácticos, lo resumió todo en principios sencillos y accesibles a todos.



1. La distracción una de las estrategias de manipulación masiva


  Según Chomsky, la más recurrente de las estrategias de manipulación masiva es la distracción. Consiste, básicamente, en orientar la atención del público hacia temas irrelevantes o banales. De este modo, mantienen ocupada la mente de las personas.

  Para distraer a la gente se le atiborra de información. Se le da excesiva importancia, por ejemplo, a los eventos deportivos. También a la farándula, a las curiosidades, etc. Esto hace que la gente pierda de vista cuáles son sus problemas reales.


2. Problema-Reacción-Solución


  A veces el poder, deliberadamente, deja de atender o atiende en forma deficiente ciertas realidades. Hacen ver esto a los ciudadanos como un problema que demanda una solución externa. 

 Ellos mismos proponen la solución.

  Esta es una de las estrategias de manipulación masiva para tomar decisiones que son impopulares. Por ejemplo, cuando quieren privatizar una empresa pública e intencionalmente desmejoran su servicio. Al final, esto justifica la venta.


3. La gradualidad


  Esta es otra de esas estrategias de manipulación masiva para introducir medidas que usualmente la gente no aceptaría. Consiste en aplicarlas poco a poco, de tal manera que resulten prácticamente imperceptibles.

  Es lo que ha pasado, por ejemplo, con la reducción de los derechos laborales. En diferentes sociedades han ido implementando medidas, o formas de trabajo, que terminan haciendo ver como normal el hecho de que un empleado no tenga ninguna garantía de seguridad social.

4. Diferir


  Esta estrategia consiste en hacer pensar a los ciudadanos que se toma una medida que temporalmente resulta perjudicial, pero que hacia el futuro puede traerle grandes beneficios a toda la sociedad y, por supuesto, a los individuos.

  El objetivo es que la gente se acostumbre a la medida y no la rechace, pensando en el supuesto bien que traerá en el mañana. Llegado el momento, el efecto de “normalización” ya ha operado y la gente no protesta porque no llegan los beneficios prometidos.


5. Infantilizar al público


  Muchos de los mensajes televisados, especialmente de la publicidad, tienden a hablar al público como si fueran niños. Emplean gestos, palabras y actitudes que son conciliatorios y que están impregnados de un cierto halo de ingenuidad.

  El objetivo es vencer las resistencias de la gente. Es una de las estrategias de manipulación masiva que busca neutralizar el sentido crítico de las personas. Los políticos también emplean estas tácticas, mostrándose a veces como figuras paternales.


6. Acudir a las emociones


  Los mensajes que se diseñan desde el poder no tienen como objetivo la mente reflexiva de las personas. 

 Lo que buscan principalmente es generar emociones y alcanzar el inconsciente de los individuos. De ahí que muchos de esos mensajes estén llenos de emotividad.

  El propósito de esto es crear una especie de “corto circuito” con el área más racional de la gente. Con las emociones se capta el contenido global del mensaje, no sus elementos específicos. De este modo, se neutraliza la capacidad crítica.

7. Crear públicos ignorantes


  Mantener a las personas en la ignorancia es uno de los propósitos del poder. Ignorancia significa no otorgar a la gente las herramientas para que puedan analizar la realidad por sí mismos. 

 Contarle los datos anecdóticos, pero no darle a conocer las estructuras internas de los hechos.

  Mantener en la ignorancia también es no poner énfasis en la educación. Promover una amplia brecha entre la calidad de la educación privada y de la educación pública. 

 Adormecer la curiosidad por el conocimiento y darle poco valor a los productos de la inteligencia.



8. Promover públicos complacientes


  La mayoría de las modas y tendencias no se crean espontáneamente. Casi siempre se inducen y promueven desde algún centro de poder que ejerce su influencia para crear oleadas masivas de gustos, intereses u opiniones.

  Los medios de comunicación habitualmente promueven ciertas modas y tendencias, la mayoría de ellas alrededor de estilos de vida tontos, superfluos o hasta ridículos. Convencen a la gente de que comportarse así es “lo que está de moda”.


9. Refuerzo de la autoculpabilidad


  Otra de las estrategias de manipulación masiva es hacer creer a las personas que ellos, y solo ellos, son los culpables de sus problemas. 

 Cualquier cosa negativa que les suceda, solo depende de sí mismos. De este modo se les hace creer que el entorno es perfecto y que si se presenta una falla es responsabilidad del individuo.

  Por lo tanto, las personas terminan tratando de encajar en su entorno y sintiéndose también culpables por no lograrlo del todo. Desplazan la indignación que podría provocarles el sistema, hacia una permanente culpabilización de sí mismos.



10. Conocimiento minucioso del ser humano


  Durante las últimas décadas, la ciencia ha logrado recopilar una impresionante cantidad de conocimientos acerca de la biología y la psicología de los seres humanos. Sin embargo, todo ese acervo no está al alcance de la mayoría de las personas.

  Al público solo llega una mínima cantidad de información al respecto. Entre tanto, las élites disponen de todo ese saber y lo usan a conveniencia. Nuevamente se hace patente que la ignorancia facilita la acción del poder sobre la sociedad.

   Todas estas estrategias de manipulación masiva tienen por objeto mantener el mundo tal y como le conviene a los más poderosos.

   Bloquear la capacidad crítica y la autonomía de la mayoría de las personas. Sin embargo, también de nosotros depende dejarnos manejar pasivamente, u ofrecer resistencia hasta donde sea posible.



12 comentarios:

  1. Muy interesante, esta todo previsto por quien maneja los hilos...

    ResponderEliminar
  2. Y cuando hay personas que no se dejan manipular y son valientes manifestando sus críticas les espera la «justicia», entendida por un conjunto de leyes elaboradas por esbirros de los manipuladores. Aún así, estemos alerta.

    ResponderEliminar
  3. Retrata certeramente el accionar de grupos econonómicos aliados con grupos políticos, para conseguir exactamente esos resultados de manipulación, en algunas campañas (la mayoría) electorales en Colombia.

    ResponderEliminar
  4. Lo que nos revela Noam Chomsky es real. Es importante entender que hay una élite en el poder que está muy por encima de políticos y gobernantes. Es por ello que los que gobiernan ignoran las demandas ciudadanas, porque ellos están sólo para servir a la élite, aquellos que gobiernan desde las sombras.

    ResponderEliminar
  5. Este trabajo mal atribuido a Chomsky fue escrito y publicado en 2002 por Sylvain Timsit, escritor francés. Chomsky está cansado de decir que el decálogo de marras no es de él. Cada vez más perdido este club.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto pero por que siguen muchas personas pensando que esto lo escribió Noam Chomsky?. Se puede aplicar uno de los 10 puntos escritos de este decálogo, verdad?

      Eliminar
  6. Todo esto lo venía detectando desde la adolescencia y ahora queda perfectamente claro.

    ResponderEliminar
  7. Yo me venía quejando de las publicidades, del exceso de marketing y de como esto percutía en mis compañeros de la secundaria, que tendían a seguir ciegamente conceptos que a mí me hacían ruido y todavía lo hacen, en la música, en ciertas series, en el Internet, en el chimento, y ya en terrenos tan delicados como la política, un área en el que yo no tenía mucho que decir, pero donde me daba cuenta que había muchísima manipulación por parte del gobierno que estaba entonces en el poder y que ahora se dedica a seguir molestando a pesar de que el actual no hace mucho mérito tampoco, en los centros de estudiantes que de hecho, eran militantes, y que aparentando ser tan inteligentes, me terminaron dando vergüenza ajena. En el área artística, mis talentos principales son el dibujo y la música, y cada vez que presentaba algo original o poco visto para interpretar en público, tenía que lidiar con el rechazo y las trabas de tiempo y temática; en clase, siempre tuve problemas para llegar a la gente con el tipo de música que me gustaba interpretar y juegos musicales inesperados para la mayoría. Cuanto más lo pienso, más me doy cuenta de que todo eso no es más que la consecuencia de lo planteado por este gigante.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen articulo. Podria mostrar sus referencias?

    ResponderEliminar
  9. Independientemente de quien sea el dueño del crédito (Es importante no plagiar el trabajo de nadie), es totalmente real y en nuestros países latinoamericanos se puede apreciar de manera mas clara, aunque supongo que esa manipulación es en todo el globo, saludos

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.