Investigadora finlandesa: “Si todo se basa en competencias, ¿cómo el alumno aprende a colaborar?”

Esta fue la contundente pregunta que hizo Eevamaija Vuollo, una profesora finlandesa que ganó el premio a la mejor tesis de magíster sobre educación en Finlandia, durante su visita a las escuelas de Latinoamérica. 



 La investigadora  realizó el estudio “Mirar hacia afuera para cambiar hacia adentro” que observa la educación superior de Australia, Canadá, Costa Rica, Finlandia e Inglaterra; países que tienen una educación pública fuerte y logran buenos resultados en mediciones internacionales. 

  Vuollo contrastó esos sistemas puntualmente con el de Chile, no con el propósito de que sea copiado, porque es sabido que el éxito de los distintos modelos es implícito a las peculiaridades de cada sociedad. Lo que se busca es mucho más simple: “imaginar otras realidades, puesto que los estudios comparativos permiten tener una visión más amplia de la situación actual de cada país”.

  A partir de este análisis, la investigadora hizo cuatro recomendaciones para Chile y que muy bien podrían seguirse como ejemplo en el resto de los países de Sudamérica. 

  La primera: crear un marco de cualificaciones común entre carreras e instituciones, esto garantizaría a cualquier estudiante aprendizajes y habilidades mínimas comunes, independientemente de cuál es su casa de estudios en las diferentes regiones de cada país.

 La segunda: que la educación superior debe ser pública, gratuita y con énfasis en la investigación, de modo que se creen nuevos conocimientos como parte de la labor del profesor en conjunto con sus estudiantes. “Como soy de Finlandia, para mí la educación debe ser gratis, porque no es para el individuo, sino para la sociedad”, explica. 

 Y agrega un punto fundamental: “La educación superior tiene un rol clave en el desarrollo del país. Las políticas públicas deberían basarse en investigaciones. Me sorprende que en Chile y otros países de Latinoamérica no se apoye esto a través del sistema de financiamiento”.

  El tercer punto es que las carreras reduzcan su duración y sean más flexibles. En países como Argentina, el desfajase de la realidad entre la cantidad de materias y su duración, hace que muy pocos estudiantes puedan graduarse en los tiempos estipulados. “Hay gente que necesita más tiempo para estudiar y está bien. Pero en otros casos son jóvenes y quizá les interesa tomar cursos de otra facultad o universidad. Hay que darles flexibilidad para que sean buenos profesionales”.

  La última recomendación de Vuollo surge de su sorpresa por el absurdo de la distinción “artificial” entre los títulos técnicos y las licenciaturas. Su propuesta es plantear más colaboración entre las carreras, por ejemplo, que un técnico pueda continuar un posgrado o que puedan tomar ramos entre estudiantes de una carrera técnica y una de orientación más académica.

 La educadora de Finlandia enfatiza dos valores para mejorar el sistema de educación superior: flexibilidad y colaboración, verdaderos pilares que nutren una educación para hacer una sociedad mejor. 

  Y se pregunta sobre el resultado de hacerlo de otra forma: “Si en el nivel institucional todo se basa en competencias, ¿cómo podemos pedir que los estudiantes aprendan a colaborar?”

Fuente: 

10 comentarios:

  1. O la maestra entendió mal la traducción del término competencias en los modelos educativos o el articulista no entendió a la maestra

    ResponderEliminar
  2. A menos que, Hermilo, "colaborar" se entienda exclusivamente con una "actitud" y no como una competencia. En ese caso, sí tiene sentido la pregunta.

    ResponderEliminar
  3. El auténtico modelo de competencias en la educación en México, no es así de malo como lo hacen ver maestros de Finlandia, aunque lleve implícita la palabra competencia, no es para que los chicos compitan entre sí y se deshumanicen queriendo ganar, es que sean competentes que es muy diferente a competitivos; aclaro esto porque quién no ha leído libros de lo que es el modelo de competencias y no ha investigado lo suficiente lo que es; podría decir que nuestro sistema educativo no sirve; lo que no sirve son los maestros flojos que no se preparan y estudian en lo que de verdad consiste el modelo de competencias y peor aún sabiéndolo les da flojera llevarlo a la práctica que porque según ellos es imposible o muy difícil. El modelo educativo implica tomar acción en los 4 pilares de la enseñanza el ser el saber hacer y el saber conocer, investiguen cada uno de ellos y verán que tengo razón, no es fácil, nadie dijo que lo fuera, pero es hermoso trascender como maestro aunque no ganemos mucho dinero por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Educamos buscando que los estudiantes sean competentes en cada actividad que realicen, basados en sus saberes previos, potencial, ritmos de aprendizaje con experiencias de su entorno actual para lograr mayor significado. Y posteriormente ellos podrán ser capaces de enfretarse a este mundo diverso en el cual estamos.

      Eliminar
  4. Creo que hay confusión con el términos competencias. En el caso colombiano no se refiere a que los estudiantes deban competir entre ellos por alcanzar logros académicos.
    Las competencias en Colombia, se refieren a los conocimientos necesarios, fundamentales que se deben promover en la escuela y que todo estudiante los debe alcanzar para que su futuro académico sea viable, así como que sean relevantes para su vida. En este caso son conocimientos de orden teórico, como prácticos que se deben desarrollar en condiciones auténticas, es decir con situaciones cotidianas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es carreta..no sólo el modelo colombiano sino el latinoamericano. Para que les enseñan a ser tan competentes...para que al final le sirvan a los corruptos que también les enseñaron a ser competentes en la escuela y Universidad?.Esto es histórico de nuestros países pero como aquí todo está bien y entre mas libros leo más inteligente me convierto...puf. que cansa ese cuento. Lo que propone la profesora es habilidades para vivir en comunidad y cómo esperan lograr eso en latinoamerica donde la educación de un niño se basa en cuanto dinero puedes pagar y no en si le vas a servir a la sociedad...al que está al lado tuyo. Hay que mirar afuera o si no seguiremos con las respuestas seudointelectuales de profesores recalcitrantes.

      Eliminar
  5. Y Colombia q recorto el presupuesto para investigación, cómo pensará evidenciar sus diferencias sociales.
    http://www.elespectador.com/noticias/ciencia/el-recorte-la-ciencia-tambien-duele-articulo-708021.

    ResponderEliminar
  6. En primer lugar hay que recordar que en Chile la Formación Basada en Competencias se introdujo en Chile hace unos 12 años, y sólo lo están trabajando los CFT y Los Institutos Profesionales, ninguna universidad. En los Liceos Técnicos es un tema muy incipiente, de hecho las nuevas bases curriculares Técnico Profesionales están basadas en competencias. Así también estas bases son flexibles por lo que somos los directivos y docentes los que debemos introducir las competencias blandas como la colaboración, es el PEI la línea de acción de cada institución.
    Concuerdo plenamente en que la investigadora confunde la formación basada en competencias con ser competitivo.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.