8 consejos para evitar que un niño sea adicto al celular

En esta nueva era la tecnología rige a la mayoría de las personas. ¿Lo has notado como algo generacional?



  Se dice que la nueva generación nace con esta 'habilidad' asombrosa para aprender a manejar rápidamente las nuevas tecnologías.

  El problema es que éstas ejercen un poder casi hipnótico. Su atractivo les lleva a una dependencia cada vez mayor. Hasta que la dependencia se transforma en adicción. Te explicamos cómo ayudar a un niño con adicción a la tablet o el móvil.


  Es verdad que en ciertos momentos puede ser de gran ayuda darles a los hijos pequeños un dispositivo móvil para que se entretengan en una sala de espera, en una reunión de adultos o simplemente mientras mamá prepara la comida… el problema es que de ahí a que esto se convierta en una necesidad casi permanente para que ellos estén contentos, hay solo un paso.


  Cada vez empiezan a pedirlo más y más y si no se les entrega pueden mostrarse realmente alterados siendo incapaces de entretenerse con nada más.

  ¿Cómo podemos evitar que esta situación siga creciendo y se convierta en una verdadera pesadilla?


1- Que el primer celular sea de toda la familia


  Es importante que el niño aprenda a valorar las cosas materiales. Un teléfono celular es un elemento muy útil que puede ser de gran ayuda para que el niño se relacione con el mundo exterior.

  Pero es saludable que primero compartan un teléfono entre algunos familiares pues de esta forma se cuiden entre sí. 

2- Dar el ejemplo


  Hacer cosas para que nuestros hijos las observen y aprendan es parte del proceso de su educación. Es importante ser conscientes de esto pues los hijos pequeños están muy atentos a estas cosas.

  Debemos demostrarles que el teléfono es un aparato útil pero que no es necesario estar todo el día junto a él pues puede generar conflictos sociales y que el niño se aísle. 


3- Limitar los tiempos de uso


  Otro punto importante para lograr que nuestros hijos no se conviertan en adictos al teléfono es limitar los tiempos de uso del aparato. Es decir poner franja horaria para que puedan jugar o ver videos.

  No siempre será de su agrado pero es muy constructivo para su crianza que aprendan a respetar los límites y que lo tomen como algo positivo. 
 

4- Hacer un pacto de convivencia


  Los pactos de convivencia son la clave de toda la familia. Poner horarios, espacios, hacer acuerdos sirve para que vivir junto a otras personas sea más placentero.
  
  El uso limitado del teléfono podría ser perfectamente uno de los puntos de convivencia. No te preocupes en establecerlos, ten seguridad de que será para un bien común.


5- No castigar. 


  El niño, sobre todo si tiene entre 2 y 4 años puede experimentar momentos muy frustrantes si está acostumbrado a jugar con el dispositivo a todas horas y de la noche a la mañana se encuentra que no tiene acceso al móvil con la misma frecuencia de antes. Es totalmente natural y normal. 

  El niño se enfadará se frustrará y tendrá rabietas. En lugar de enfadarnos con él o ella, lo más adecuado para ayudarle a superar su esta frustración es ser pacientes, comprenderlo y ayudarle a superar el mal trago con amor y confianza. 


6- Controlar qué hacen


  Un punto no menor es el control del consumo del celular y no solo hablamos sobre la cantidad de horas que lo usan sino también hablamos sobre en dónde lo usan, qué páginas visitan, con quién conversan, a qué juegos juegan y más.

  Los niños pueden ser altamente influenciables de maneras muy rápidas y sin que se den cuenta, por eso es bueno que los adultos tengamos el control de esto para evitar accidentes o momentos incómodos para ellos.


7- Compartir con ellos un momento con el celular


  Esto puede ser poco convencional pero es muy efectivo pues pasar tiempo con tu hijo haciendo algo de lo que a él le agrada como jugar a los jueguitos en el celular puede ser un gran momento para ambos

  De esta forma estarás listo para compartir un momento con tus hijos, interiorizarte en sus gustos, aprender de ellos y ver qué es lo que hacen con su celulares. 


8- Firmeza, amor y paciencia.


 Todos los niños pueden superar ese enganche y vivir y crecer felices sin utilizar el móvil o tablet de sus padres a todas horas. Ya tendrán edad para utilizar el móvil con responsabilidad. 

  Para conseguirlo es tan importante saber poner límites, normas claras y mantenerse firme, como darle grandes dosis de amor, cariño y tiempo de calidad. Actuar con comprensión, cariño y paciencia ayudará a que el niño vaya interiorizando las nuevas normas y se sienta satisfecho y tranquilo gracias a vuestro apoyo.


Todos los niños pueden ser muy felices y disfrutar sus días sin necesidad de tener un dispositivo móvil en sus manos que ya para eso habrá mucho tiempo…


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.