Por favor, no dejes llorar a tu bebé para que aprenda a dormir

Un bebé que llora te está diciendo que te necesita a su lado, que necesita tu calor para calmarse, que tiene hambre o quizá que se siente molesto por algo. 



  Pero dejarle llorar sin más solo para ‘que aprenda’ a calmarse solo, no es la solución. Tu bebé te necesita, no necesita sentirse abandonado emocionalmente porque nadie atiende sus lágrimas.

  Cuando tú lo dejas llorar solo, en un cuarto oscuro, y cierras la puerta, y tapas tus oídos para no escuchar su llanto o subes el volumen de la tele para no escuchar cómo te llama, cómo te suplica desesperado que vengas con él y que a veces de tanto llorar vomita o simplemente cae dormido exhausto de tanto llorar. Es inhumano e injusto.


Consecuencias de dejar llorar al bebé 


  ¿Qué le puede ocurrir a un bebé que está sometido a grandes dosis de estrés en sus primeros 3 años de vida?

  Según el doctor James McKenna, Director del Laboratorio del comportamiento del sueño en la Universidad de Notre Dame, crecerá como un niño que desconfía de todos, que prefiere el aislamiento, temeroso, con la autoestima baja, con un vacío interior, con problemas para controlar sus emociones, más ansiosos y menos cooperantes.

  ¿Cómo evitarlo? Reforzando el vínculo con el bebé desde el principio. Abrazándole, consolándole y atendiéndole en sus momentos de estrés, miedo o ansiedad.

  Los bebés pueden angustiarse durante los largos períodos de llanto y eso provoca un aumento de los niveles de la hormona del estrés.


Si llora es que te necesita a ti


  Tu bebé cuando llora te necesita a ti para poder desarrollarse correctamente tanto física como emocionalmente.

  Tu bebé durante sus primeros seis meses de vida no quiere ningún capricho, no te está manipulando, sólo se está comunicando contigo: necesita alimento y tu protección. Pasó 9 meses en el vientre alimentado todo el tiempo y protegido, y cuando nace necesita lo mismo.

  Además, no responder a los llantos del bebé va en contra de todo lo que sabemos sobre la construcción de relaciones de apego positivas.


 Por no mencionar que al dejar a tu bebé llorar puedes crearle un terror horrible por verse obligado a estar solo o que pierda la oportunidad de tener una nutrición adecuada, o a no poder disfrutar de una estimulación necesaria con sus padres como es el tacto y la calidez humana… Algo muy importante para su desarrollo. 

  Los bebés que aprenden que alguien responderá a sus necesidades, de forma apropiada y amorosa, generalmente obtienen mejores resultados sociales, emocionales y educativos.


  El primer año de vida es cuando se establece el sentido de confianza con el mundo. Cuando satisfacemos las necesidades de nuestro bebé sin angustia, el niño aprende que el mundo es un lugar confiable.

 Cuando las necesidades son ignoradas, el niño adquiere un sentimiento de desconfianza, se vuelve inseguro y puede pasar toda su vida tratando de llenar un vacío interior.


  Sí, dejar a tu bebé llorar puede producirle auto-consuelo, es la respuesta de derrota. Los bebés abandonan el llanto, descubren que no merece la pena seguir llorando… Estará aprendiendo la peligrosa indefensión aprendida.

Por favor, no hagas caso a los que te dicen que dejes llorar a tu bebé para que aprenda a dormir. Si atiendes a tu hijo y tiene sus necesidades emocionales cubiertas, estarás criando a un niño que se convertirá en una persona saludable y equilibrada.


Fuente: Guía infantil / Etapa infantil / BBC / Sandy Bleiberg para Naran Xadul
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.