Estar con amigos es bueno para tu salud, según estudios

La amistad auténtica es una de las cosas más maravillosas que nos pueden ocurrir en esta vida.



   Tener a alguien fiel en quien confiar y divertirse, contar con su apoyo en los altibajos y los reveses de la vida o poder confesarle nuestras preocupaciones vale su peso en oro.

 Como dice el tipo refrán popular: “quien tiene un amigo tiene un tesoro”.

  Aprende a mostrar a tus amigos tus sentimientos, tus proyectos o anhelos. Así podrás disfrutar del aporte de felicidad, del apoyo emocional y de los incontables años de buenos momentos a su lado. 

 El ser humano, por naturaleza, es un ser social. Necesita, como tal, desenvolverse en con los demás. Con el propio instinto de supervivencia nos aliamos o relacionamos con quienes son más afines a nosotros.


Beneficios de estar con amigos para nuestra salud


 Un estudio canadiense de casi 25,000 personas confirmó que las amistades tienen un efecto de bienestar. Los participantes con amigos se sentían menos estresados ​​y más saludables que aquellos no tenían. 

 Su bienestar permaneció permanentemente alto, especialmente si a menudo se encontraban con sus amigos en persona y no solo hablaban con ellos o chateaban en Internet.

  Las actividades en compañía como cocinar, salir o simplemente conversar en el sofá son verdaderos refuerzos de autoestima.  


Un apoyo emocional


  En la amistad entre dos o más personas no hay límites, ni reglas escritas sobre cómo deben ser las cosas. No obstante, es muy recomendable buscar tiempo para estar con los amigos como una prioridad. 

 Salir con los ellos nos nutre el alma, nos confiere soporte anímico, nos regala vitalidad. Además, aporta distensión en nuestra vida y nos sirve para abrir la mente y enfrentar mejor nuestro camino personal.

  Por esto, ambas partes deben regar el árbol de la amistad, para que con los años crezca firme este bastón. Lo más probable es que necesitemos apoyarnos en él muchas veces. 


Amigos en lugar de psicoterapeutas


  Sin embargo, las personas que tienen sus amistades no solo tienen una ventaja de supervivencia, sino que también pueden estar mejor protegidas contra las enfermedades mentales.

  “Un adulto mentalmente enfermo después de una experiencia traumática como un ataque violento o un accidente automovilístico, por ejemplo, depende menos de qué tan mala fue la experiencia, y más de que tan bien la persona es acogida por su entorno social“, dice el psiquiatra Michael Linden, explorando la conexión entre enfermedades mentales y la red social de las personas.

  De acuerdo con otro estudio publicado por la prestigiosa institución Harvard, pasar tiempo de calidad con tus amigos y crear relaciones fuertes puede reducir el riesgo de enfermedades.



Los amigos, nuestra segunda familia


  Es muy común que los cónyuges e hijos de ambos amigos salgan juntos. Suele ser habitual ver en cafeterías con zonas para niños, cómo los hijos de varios amigos juegan juntos y empiezan a crear su propia amistad.

  Como si de una segunda generación de amistad se tratase, los lazos que se generan con los amigos benefician también a nuestras familias. De este modo, también los hace partícipes a ellos.

  La amistad está presente en todas las etapas de nuestra vida, y favorece nuestro desarrollo. Por ejemplo, la amistad es necesaria para el desarrollo en la adolescencia, porque puede ayudar en el proceso de autodescubrimiento de la identidad. 

 Además, a través de los amigos podemos adquirir valores, conocimiento y pueden servirnos como modelo para el aprendizaje de distintas conductas.


Conclusión


  En conclusión, salir con los amigos sirve para sentir el pulso de nuestra propia vida, para asegurarnos una rutina activa y original, para ser más comunicativos, para saber escuchar a otros y ponernos en su lugar y para lograr una estabilidad emocional. 


Con ellos lograremos tener personas incondicionales a nuestro lado que nos ofrecerán lo mejor de sí mismos.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.