4 Grandes razones por las que la familia debe ser lo primero

Existen muchas razones para poner siempre primero a la familia. A pesar de todos sus defectos y ocasionales disgustos, siempre ocupará un lugar central en nuestras vidas. 



 Y es que la familia es la que convierte a cualquier lugar en un hogar. No da la oportunidad de recibir un amor incondicional y nos apoya en los peores momentos.

  Es necesario pasar tiempo en familia para poder compartir experiencias que hacen mejor a la vida justamente porque las compartimos con las personas que amamos. Y esos momentos son los que crean los lazos que durarán para toda la vida y nos permitirán superar todas las adversidades.

  Por esa razón es tan importante tener relaciones familiares y afectivas de calidad, así no repetiremos actitudes negativas ni hábitos dañinos que a veces tenemos con ciertos familiares, que agrían nuestra vida. 
  

La familia es un hogar


  La familia hace que cuatro paredes se conviertan en un hogar. Una casa es un lugar frío y vacío si no cuenta con personas que se amen en ella. Una familia es la que le da verdaderamente vida. 
 
  El tiempo que compartimos nos da un sentido de pertenencia. Acumula gratos recuerdos en nuestra memoria e historias imborrables.  A donde vayamos, nuestra familia nos acompaña. Y las distancias son más cortas con las personas que llevamos en nuestros corazones. 

  Donde haya familia, habrá un hogar. Ese sitio al que siempre podremos regresar, nuestro verdadero lugar en el mundo.  



La familia es una escuela


  En ella se desarrolla nuestra personalidad. En la familia y gracias a ella surgen los talentos y surge la oportunidad de que se nutran nuestras virtudes. Es donde aprendemos principios y valores fundamentales para tener vidas plenas, saludables y felices. 


  La familia crea el lugar ideal para alcanzar la mejor versión de lo que podemos ser.  

 Desde niños, nuestras familias nos van afianzando todos los días en un camino que nos enseña a vivir, y nos da a cada paso su apoyo para desarrollarnos.


La familia es simplemente amor


  La familia es la única que nos amará siempre a pesar de nuestros errores. Nos dará su apoyo, consejos o regaños, pero siempre con buena intención. Eso nos dará valor y motivación para crecer a partir de nuestras equivocaciones.   


    La familia te querrá por lo que eres y no por lo que hagas o dejes de hacer, y mucho menos por lo que aparentes ser.  

    Y ese amor incondicional es el motor para desarrollar a toda persona en plenitud.  Tanto en lo físico, espiritual o emocional, la familia nos fortalece y nos da sentido a nuestra identidad.   

 Nuestra familia siempre tendrá un lugar para nosotros, siempre habrá besos, porras, ánimos y abrazos de reserva esperando. Te amo hijo. Te queremos hijo. ¡Ve por lo que necesitas!


La familia es un refugio


  En los momentos problemáticos y más difíciles, la familia es la que te ayuda a encontrar una salida. El mundo es un lugar muy duro en ocasiones, por eso la familia es un refugio de paz al que podemos volver al final de un día agotador, allí siempre seremos bien recibidos.
 
  Te sorprenderás muchas veces de lo que eres capaz de superar cuando cuentas con el apoyo de tu familia. No importa lo difícil que sea la situación, saldrás adelante si cuentas con el apoyo de los que te quieren. Todos los obstáculos quedarán atrás gracias a una buena familia que te anime y te de consuelo en las adversidades.

  Recuerda, la familia es de lo más importante que podemos tener en la vida. Cuando alguien está por morir,  no se le ocurre jamás pedir por sus lujos, títulos o su cuenta bancaria.

  Lo que todos desean tener a su lada en sus últimos momentos son a aquellas personas que ama. sus hijos, padres nietos y toda su familia.  

  Jamás olvides cuánto vale tu familia y que no pase un día sin que también tú les brindes tu amor incondicional y apoyo. Tu familia es lo más importante en tu vida, por eso nunca ahorres tus besos y abrazos en ella. algún día lamentarás su ausencia y todo el amor que no les mostraste.  

 
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.