Forzar el aprendizaje de tu hijo solo le provoca sufrimiento

Muchos padres piensan que ayudan a sus hijos al enseñarles a andar, escribir o leer antes de tiempo. De hecho, se sienten orgullosos cuando los niños aprenden a contar antes que sus coetáneos porque creen que es una señal de inteligencia.



  Sin embargo, forzar a los niños a aprender conocimientos nuevos para los cuales aún no están preparados, en realidad no tiene un gran efecto en su aprendizaje a largo plazo. 



  Tenemos esa dichosa manía de comparar. Y de exigir lo que otros son capaces de lograr. Pero no nos damos cuenta de que en el aprendizaje, cada uno sigue su ritmo, y que lo importante al final no es el comienzo, ni siquiera el camino, sino la meta final. 


  Un importante filólogo y neurocientífico, Francisco Mora, advierte a los padres del error que cometen al exigir a su hijo cierta 'velocidad' en su desarrollo. Al final, forzar el aprendizaje de tu hijo solo le provoca sufrimiento.

  Los niños llegan al mundo con una bondad innata, así que merecen ser tratados con respeto para salvaguardar esta nobleza de corazón, atendiendo con naturalidad y sin miedo cada acontecimiento que nos traiga el día a día.


¿Saltar las etapas del desarrollo cognitivo es ventajoso en algún sentido?


  En ninguno, eso solo atentará contra la creatividad, el espíritu investigativo y la curiosidad del menor.

  También le robará el tiempo de jugar, divertirse, relacionarse con otros infantes, estar con su familia y gozar de todo cuanto tiene derecho como niño que es.

Los años de la niñez y adolescencia decisivos


  La niñez y la adolescencia traen muchos desafíos tanto para la vida de un niño como para la de sus padres. 

  Esto es así porque son las etapas en las que una persona comienza a insertarse en una familia, a conocer costumbres y culturas específicas y a forjar los que pueden ser sus futuros valores y principios.


  Lo peor de todo es cuando en el colegio o dentro del hogar, se exige a un niño un ritmo de aprendizaje al que no puede llegar. Es como cuando intentas arrancar un vehículo sin combustible...una pérdida de tiempo. 


  Francisco Mora asegura que lo único que conseguimos 'apretando' a un niño para que aprenda cuando su cerebro aún no está preparado es sufrimiento. Estas son las terribles consecuencias de intentar forzar el aprendizaje de un niño: 

- Frustración y pérdida de la autoconfianza


  Cuando los niños aprenden nuevas habilidades, es normal que cometan errores, sobre todo si no tienen el nivel de desarrollo adecuado. 
 En esos casos, las equivocaciones pueden dar pie a un sentimiento de frustración que es completamente contraproducente y que incluso puede hacer que pierdan la confianza en sus capacidades.


- Baja autoestima. 


  Al verse 'incapaz' de llegar a donde otros niños sí son capaces de llegar, el niño pensará que es su problema, que 'no es tan habilidoso como el resto', y finalmente terminará por sentirse inferior a los demás, lo que representa una auténtica bomba para su autoestima. 
  

- Problemas de comportamiento.


 Algunas veces, los niños con problemas de comportamiento es clase simplemente están desmotivados. No les interesa la clase, no prestan atención porque ya han asumido que no llegarán al objetivo que les exigen.

  No los niños que aprenden antes son los más listos de la clase ni los que aprenden más lentos son los más tontos. 


 Ni es más listo el que empieza a hablar antes o camina con solo 10 meses. No importa el ritmo de aprendizaje: importa si se consigue al final el aprendizaje, el cómo se utilizan las herramientas aprendidas al final del trayecto. 


  Hay niños que tardan más que otros en pronunciar sus primeras palabras, pero en cambio aprenden rápidamente a escribir o calcular. Por eso, los expertos recomiendan a los padres no forzar el aprendizaje de sus hijos, dejándoles que aprendan a su propio ritmo y según sus intereses personales. 


Ese aprendizaje “natural” contribuirá a fortalecer su autoestima y consolidará su curiosidad por descubrir cosas nuevas.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.