«Extraordinario», una película que nos enseña una lección de vida

»Extraordinario» es una historia que cala en lo más hondo de nuestro corazón, concebida por el ideal de enseñarnos a amar nuestras diferencias siendo amables con los demás. 



  Las adaptaciones de best-sellers al cine están ganando cada vez más espacio y su éxito entre el público es cada vez mayor. Este puede ser el caso de «Extraordinario», la película basada en el libro homónimo de la escritora R. J. Palacio, que ya se perfila como una de los films más emocionantes del año. 

  Protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, la historia de Auggie es una lección de vida que nos habla de la aceptación, la tolerancia, la amistad y el amor.  
  


  August Pullman (Jacob Tremblay) tiene 10 años y su familia lo llama Auggie. Él sabe que no es un niño común, aunque por dentro se siente normal y hace cosas normales como tomar helado, andar en bici, jugar al béisbol y videojuegos; pero hoy solo desea tener una lámpara maravillosa para pedir un deseo: tener una cara normal.

  Auggie nació con deformidades en su rostro, por lo que ha tenido 27 operaciones en su cara y como siempre estaba enfermo sus padres decidieron educarlo en casa, pero ahora entrará a quinto grado en una escuela pública y tendrá que aprender a sobrevivir entre el rechazo, las miradas y el bullying.


  Auggie, quería ir al colegio solo para poder hacer lo mismo que los otros niños y tener muchos amigos, pero hoy está asustado.

  Para Auggie los niños pueden decir cosas que a veces te hacen daño, pero no saben lo que dicen; en cambio, los chicos más grandes ellos sí saben de lo que hablan.

  La vida no es fácil, y aunque a veces pareciera que se ríe de nosotros, Auggie, su familia y amigos tienen 5 lecciones que te compartimos a continuación.


1. Si no estás a gusto con quién eres, proyecta y busca ser quien quieras ser.


   Nada es perfecto en esta vida, Auggie pone en práctica las lecciones que su madre le ha enseñado en casa desde el primer día de escuela, pues su extraña presencia es objeto de miradas por es que el niño imagina que mientras va caminando, es un astronauta al que todos admiran. La imaginación no tiene límites a ninguna edad, siempre utilízala.

2. Si tienes entre tus opciones tener razón y ser amable, a veces es mejor terminar siendo amable.


  Siempre hay que priorizar ser amables sin importar las circunstancias. Las palabras tienen un poder inmenso que compuestas en una sola frase pueden darle vuelta a tus pensamientos, modificar tu actitud y convertirse en tu estandarte.


3. Tenemos que aprender a vivir con días malos.


  El acoso escolar es una plaga que se transmite rápidamente sin freno aparente. Sobra decir que Auggie no está exento del bullying por su aspecto físico, a pesar de ser un niño bastante inteligente.

  Sin responder a las provocaciones, al final “los malos” reconocen su culpa y llega la oportunidad de la redención. Poco a poco, nuestro pequeño héroe va descubriendo que no todos los días son buenos y que debe aprender a encontrarles el lado positivo.


4. Todos merecemos una ovación de pie, al menos una vez en la vida.


 Utilizar a alguien diferente para explicar que todos somos iguales, y que esto además sacuda el alma, suena peligroso. 

 A pesar de ello, la gentileza con la que se presentan los problemas y la gracia con la que el primerísimo cuadro de actores los resuelve, resulta gratificante y alentador. Todos somos diferentes y justo esas diferencias son las que suman.
  

5. Las cosas que hacemos duran más que nuestra vida misma.


  Lo sorprendente de esta historia es que conforme avanza la película, nuestro protagonista es relegado a segundo plano. Es como si necesitáramos conocer primero la posición de cada uno en este Universo para al final formar un juicio prudente. 

  De esta manera, el director eleva los valores de la amistad, el respeto, la tolerancia, la equidad y el amor que sostienen la veracidad del relato, y se logra la empatía con el espectador. Recuerda que una mala reputación es una carga ligera de levantar, pesada de llevar y sumamente difícil de descargar.
  


 Son muchos los detalles que componen una gran película, pero cuando además refleja los sentimientos de toda una sociedad se convierte en una joya que puede llegar a influir en la manera de pensar y quizá revolucionar algunas ideas que antes no compartíamos. 


Esta es una película que no te dejará indiferente. Nos habla de la compasión y la tolerancia. Y el extraordinario viaje de Auggie los unirá a todos y demostrará que no puedes camuflarte cuando has nacido para hacer algo grande.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.