San Valentín, la verdadera historia y origen del "Día de los enamorados"

San Valentín existió, fue real e incluso existen numerosos testimonios arqueológicos sobre su figura. Se trató de un valiente sacerdote que casó en secreto a cientos de soldados con sus parejas a pesar de la prohibición del emperador Claudio II.



  El Día de San Valentín no es una invención de los grandes almacenes. Más allá del marketing, los regalos, los viajes y las cenas románticas, se esconde una historia tan singular como fascinante que merece ser conocida. 

  El 14 de febrero simbolizó el propósito de un Papa de acabar con ciertas costumbres paganas que aún se practicaban en Roma, y ensalzar así la figura de un valiente sacerdote.

  Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, desafió al emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes. El religioso lo consideró injusto y los casaba en secreto.


El emperador Claudio II, el hombre que prohibió el matrimonio entre los soldados


  En el siglo III  el Imperio Romano se batía con numerosos problemas. El primero era la férrea incursión de los godos. Lo segundo, era una escasez de mano de obra tanto para el campo como en las filas del ejército. 

 El emperador necesitaba por tanto soldados fuertes entregados a la causa y por ello, dictaminó una ley tan inusual como llamativa.


  Prohibió a los soldados que se casaran. Según él, un hombre sin familia está más comprometido con su emperador y centrado en la batalla.

  El tercer problema para el Imperio, eran también los cristianos, a los cuales perseguía, torturaba y asesinaba. Fue en este contexto donde emergió con fuerza una figura muy singular.


Un sacerdote valiente


  El sacerdote San Valentín consideró que el decreto era injusto y en secreto celebraba matrimonios para jóvenes enamorados y por esto fue martirizado y posteriormente  ejecutado el 14 de febrero.

  El emperador Claudio ordenó que se  encarcelara a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista.

 Este hecho estremeció tanto a Asterius y su familia, que decidieron entonces convertirse al cristianismo.


  No obstante, esta felicidad y el alivio por salvar la vida duró poco. Tiempo después, el emperador Claudio lo apresaría de nuevo. 

 Estaba cansado de sus desafíos, lleno de ira ante un hombre que estaba adquiriendo una fama excesiva, hasta que finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 269.


  No obstante, antes de ser martirizado, a Valentín se le permitió escribir una carta a esa joven a la que había devuelto la vista. 

  Para muchos fue una carta de amor, para otros una despedida. Fuera como fuera, con esa misiva se asentó también la tradición del envío de cartas y notas a las personas que amamos en esta fecha.


  La joven Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

  Dicen los historiadores que el día de los enamorados fue un invento, una hábil estratagema del Papa Gelasio I porterminar con aquellas fiestas que se celebran en la Roma del siglo 495 d. C en honor al dios romano Lupercus, protector de la fertilidad y los rebaños e identificado con el lobo sagrado de Marte. 

 Los pastores y gran parte de la población esperaban con ansia la llegada de esos días contenidos entre el 13 y el 15 de febrero para dar sus honores a la loba que amamantó (según la leyenda) a los fundadores de Roma: Rómulo y Remo.

La élite católica sitúo de forma expresa su propia festividad el 14 de febrero intentando abolir dicha tradición pagana. Sin embargo, esa decisión por acabar con los ritos arcaicos relacionados con la fertilidad, se mantuvo durante siglos, quedando así para la historia la festividad del día de los enamorados. 


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.