Mejor estar solo que acompañado, por alguien que no vale un centavo

Muchas personas viven con miedo a estar solo, dado que consideran a la soledad como un defecto o síntoma de alguna problemática.



  El temor a permanecer durante mucho tiempo en soledad, conlleva a que las personas busquen de forma desesperada a su pareja ideal. Sin embargo este idealismo del romance y de las relaciones amorosas deriva en una problemática aún mayor, que la de aprender a vivir solo.
 
 Principalmente porque la gente tiende a establecer vínculos emocionales de forma apresurada y sin medir las consecuencias a futuro de dicha relación.

  Por lo tanto, la unión entre dos personas, no se produce debido a la confianza, respeto o amor, sino por el miedo común de vivir solo.

  Cuando una relación aporta más insatisfacciones que satisfacciones, más penas que alegrías y nos resta más que sumas, ha llegado el momento de hacer un alto en el camino y repensarlo todo. 




Tendrás que decidir si esa relación puede repararse y tener un futuro o si, al contrario, necesitas poner punto final.

  Por lo que antes de comprometerte en una relación de forma desesperada en búsqueda de consuelo y compañía. Primero debes identificar aquello que deseas realmente, de esta forma lograrás atraer a aquellos con la misma visión de la vida que tú.
 
  En ocasiones, nos resulta muy complicado deshacernos de situaciones, relaciones e individuos que están haciendo que nuestra vida sea un verdadero martirio.

  En vez de perder tu valioso tiempo en el juego de la falsa compañía y de las palabras vacías.


Aprender a vivir solo


  Vivir solo no es un proceso fácil, dado que significa asumir una inmensa carga de responsabilidades desconocidas o de las cuales no participabas al vivir junto a tu familia.

  Aunque al inicio enfrentarte a los problemas y a los obstáculos puede llegar a convertirse en una labor agotadora, la soledad también posee rasgos positivos. Principalmente porque al permanecer solo, eres capaz de encontrarte en sintonía con aquello que te rodea o que aprecias.

  Al vivir sumergidos en la rutina diaria de las grandes ciudades, las personas tienden a olvidar lo que significa el silencio y la tranquilidad. Razón por la cual, al permanecer en soledad, puedes mejorar tus capacidades para encontrar la serenidad y la calma de tu día a día.


  Hay personas que ejercen una influencia positiva. Personas que aportan mucho y que nos ayudan a crecer. Hay otras personas que, por el tipo de relación que hemos establecido con ellas, nos restan.

  Cuando estamos en compañía de estas últimas, podemos sentirnos solos porque no tenemos puntos en común y nos sentimos incomprendidos, lo cual conduce a un vacío afectivo. 

  De esta forma, disfrutando de la soledad, podrás desarrollarte a nivel emocional y personal siguiendo tu propio ritmo. 

 Siendo consciente de las cosas que quieres y de lo que esperas obtener. Así obtendrás un panorama más realista y acertado de lo que significa permanecer solo en la vida.


  Debemos aprender a visualizar a la soledad como una fase que cada persona necesita en algún punto de su vida. Dado que es en esta etapa de la vida, donde descubres realmente tu propósito en la vida, e incluso lo que opinas sobre el amor.

  Muchos psicólogos y psicoanalistas afirman que estar solo o no tener pareja puede llegar a generar ideas negativas en la mente de las personas cuando se hallan bombardeados por las ideas de romanticismo, ‘’vivir felices para siempre’’ y amor color de rosa.

Al aceptar la importancia de la soledad en la vida de cada persona, podremos entender que no todo son efectos negativos, y que aunque no te parezca, a veces es necesario tener una conversación solo contigo y tu mente, sin la intervención de terceros.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.