Las personas que aprecian la naturaleza son más felices, sanas e innovadoras

No hay nada como estar inmerso en la mitad de un bosque, completamente alejado de la civilización y sus pesares. Nos provee una sensación inexplicable de tranquilidad y consciencia.



  El único sonido que hay es el de tus pisadas, el viento, los árboles susurrantes y los movimientos de las criaturas que llaman la vida salvaje su hogar.

  Disfrutar de la naturaleza es un lujo del cual muchas personas no pueden gozar, y es que la ubicación geográfica, la rutina y el tiempo, entre otras razones nos distancian de la conexión que podemos establecer con el entorno natural más  cercano

  En una sociedad altamente consumida por la tecnología, la visita a los parques, la montaña y a cualquier espacio verde, puede llegar a ser una actividad, que solo los “amantes” de la naturaleza realizan con frecuencia.


  Sin embargo, al rechazar el contacto con el entorno verde, también estamos rechazando los beneficios que la naturaleza nos brinda. 

 Numerosos estudios afirman que la naturaleza brinda diversos beneficios psicológicos a las personas, y es que mientras más cerca te encuentres de los espacios verdes naturales, más feliz puedes llegar a sentirse.

  Incluso hay quienes afirman que el contacto verde es capaz de ayudarnos a reducir el estrés que acumulamos durante la rutina. Por esta razón, las personas que aprecian y disfrutan constantemente de la naturaleza tienden a ser más  felices, sanas y creativas.


Los beneficios de la naturaleza


  Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Chiba en Japón, analizaron los efectos de una práctica local conocida como “Shinrin-yoku”, que significa “baño de bosque”.

  Esta investigación contó con la participación de 280 personas y se ejecutó en 24 bosques a lo largo de Japón. 

 Durante las pruebas, los investigadores dividieron al grupo en dos, una mitad debía pasar el tiempo en el bosque, mientras que la otra debían interactuar en la ciudad, y al día siguiente, debían intercambiar posiciones.

  El resultado reveló, que la población que pasaban todo un día dentro del bosque, registraban niveles inferiores de cortisol en la sangre, un pulso más  bajo e incluso una disminución en la presión sanguínea. Resultando en personas menos estresadas, en comparación con los sujetos que convivieron en el espacio urbano.


La naturaleza cura a las personas


  Disfrutar de la naturaleza no solo despeja tu mente de las preocupaciones de una vida atareada, también brinda beneficios para tu salud.

  Esto se debe a que algunas plantas tienden a emitir químicos conocidos como fitoncidas (aceites esenciales de la madera). Estos ayudan a fortalecer el sistema inmune.

  Un estudio de la Escuela de Medicina de Nipon en Tokio confirmó esta teoría. Descubrió que las personas que respiran estos químicos, registraron un incremento de sus glóbulos blancos.


  Lo que se traduce en un fortalecimiento del sistema inmune. Estas células son las encargadas de eliminar los tumores o células infectadas, por lo que un paseo por el parque, realmente puede salvar tu vida.

  Así que si llegas a sentirte agobiado por el estrés, la rutina, el trabajo y tus responsabilidades. Tómate el tiempo de realizar una caminata al aire libre, limpia tu organismo por dentro y disfruta de los beneficios que la naturaleza te ofrece.

  Nuestras mentes se tornan más agudas y más innovadoras después de pasar un tiempo en la naturaleza.


  Uno de los aspectos más perjudiciales de la sociedad moderna es que pasamos demasiado tiempo en nuestros teléfonos y computadoras. Siempre que estamos aburridos, inconscientemente buscamos nuestros aparatos para entretenernos.  

  Pero hay un montón de evidencia que muestra que estar aburrido aumenta nuestra creatividad, en el sentido que se permite que la mente divague por todo tipo de territorios nuevos. 

 En otras palabras: debemos dejar nuestros teléfonos de lado y dar un paso lejos de ellos más seguido de lo que lo hacemos.


  En este campo, un estudio realizado por la Universidad de Kanas y la Universidad de Utah reveló que pasar tiempo al aire libre, y lejos de tantas distracciones tecnológicas, nos vuelve más intuitivos y creativos.

  El estudió mandó a 56 participantes en excursiones de senderismo que iban desde 4 a 6 días. Durante ese tiempo a los participantes no se les permitió usar aparatos electrónicos.

Finalmente, los investigadores encontraron que los participantes mostraron un incremento del 50% en su creatividad, su capacidad de atención y su capacidad de resolver problemas después de varios días lejos de la tecnología.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.