¡Estoy en la edad que Viajar me hace feliz!

No hay mejor regalo y tampoco hay mejor forma de amar a las personas que viajando con ellos. Cuando me preguntan en la calle ¿qué edad tengo? Yo con una gran sonrisa les respondo: ¡Estoy en la edad que viajar me hace feliz!



  El corazón y el cerebro funcionan mejor en las personas que viajan, las cuales además gozan de menores niveles de estrés, mejor autoestima y bienestar emocional

 Viajar nos hace felices porque promete un autodescubrimiento o descubrimiento personal necesario para alcanzar la cima de lo que Abraham Maslow llamó la  jerarquía de las necesidades humanas. Antes de él, Carl Jung lo llamó individuación.


  El turismo vivencial tiene que ver con presentarle al cliente la sorpresa de lo “desconocido”, el lujo de “decisiones inesperadas” y el empoderamiento de “obstáculos superables” (como escalar una cumbre), para que sienta que ha completado una “travesía hacia la autorrealización”.



  Viajar me hace feliz porque me alimenta el alma, gracias a esas personas que uno se encuentra en el camino y a los diferentes lugares que uno visita.

  El amor se expresa de diferentes formas, una de ellas es aprendiendo de diferentes culturas para poder ayudar con lo aprendido a tu comunidad

  Viajar me hace feliz porque me quita los prejuicios y me hace ser más empático con los demás. A veces nos olvidamos que todos somos seres humanos y que además es ideal ponerse en los zapatos del otro. Porque así el mundo mejoramos todos.


  “Yo trabajo para poder viajar”, “lo que más me gusta en la vida es viajar”, “ya en el viaje de regreso estaba pensando en cuál sería mi próximo destino”, frases como estas se escuchan cada vez más, ya que las generaciones actuales han cambiado sus prioridades en la vida y postergan muchos objetivos profesionales y personales para viajar antes lo más posible.

  Viajar me hace feliz porque me conecta en diferentes niveles con la naturaleza. Viajar alimenta, cambia y te demuestra que los sueños se pueden realizar.

Viajar no es caminar muchos kilómetros para tomarse una foto, viajar es disfrutar del proceso. Perderse en el camino para encontrar cosas maravillosas.


Fuente: Me hace feliz / CNN  / Guideoteca
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.