Sabías que el embarazo te muestra quienes son tus verdaderas amigas

Toda mujer al llegar a quedar embarazadas su vida por completo cambia, y en esa nueva etapa también podrá descubrir en medio de ese nuevo proceso quienes son tus realmente sus verdaderas amigas y quienes tal vez no lo son.



  Dicen que realmente descubres quienes son tus verdaderos amigos en tiempos difíciles, y realmente es así. Para bien o para mal, la maternidad te mostrará quienes son tus verdaderos amigos y quienes, nunca lo fueron.

  No es necesario juzgar a nadie, ni tampoco pasarlo mal por personas que no merecen seguir en tu vida… Es una bendición descubrir quienes merecen seguir en tu círculo cercano y quienes, no.


Estarán contigo siempre


  Hay un dicho que dice que los verdaderos amigos están en las buenas y en las malas y con toda razón. Cuando son tiempos de bonanza los “cuates” salen hasta por debajo de las piedras y no es que el embarazo sea una época triste, por el contrario, es la más feliz de nuestras vidas. Pero…

  Vas a estar de acuerdo conmigo que tener hijos no es una etapa fácil. Implica mucha responsabilidad, paciencia y tiempo.

  Ahí es cuando esas amigas que se acercaban a ti para salir de fiesta, ir de shopping  o tomar el café van desapareciendo.



La maternidad te dirá quienes NO son tus amigos


  No. No conservarás a todas tus amistades de antes de ser madre, incluso aunque las otras amistades también sean padres o madres. Cuando te conviertes en madre desaparecen gran cantidad de amistades, parece que el hecho de tener un bebé ya no te permite ser amigo/a…

  Pero la realidad es que el hecho de tener un bebé te muestra quien no debe seguir en tu vida, porque no te merece como amistad. 

  Así de simple, aunque a veces sea doloroso descubrir la cara real de las personas a las que considerabas amigas. No te inquietes, si la maternidad te muestra quienes son tus verdaderos amigos, es que el resto, nunca lo fueron.


Cambian las prioridades con la maternidad


  Cuando te conviertes en padre/madre cambiarán tus prioridades, pero también cambiará la perspectiva de la vida que tienes ante el mundo. 

  Empieza un capítulo nuevo en tu vida, seguramente el más importante y si un amigo de verdad desaparece es que no merece que te acompañe en las siguientes etapas de tu camino. No pierdes un amigo, ganas espacio emocional en tu vida.

  Y este cambio te mostrará quienes estarán a tu lado, quienes eran tus verdaderos amigos y quienes, merecen que sigan en tu nueva historia, en esta maravillosa aventura que es la maternidad.

  Esos amigos sabrán echarte una mano cuando la necesites, pero si no lo hacen, no desesperes… No todo el mundo sabe qué es esto de la maternidad.



Tu círculo cercano se depura


  Para bien o para mal la maternidad te muestra quiénes nunca fueron verdaderos amigos. Y no estés triste, créeme, es una bendición descubrir quiénes merecen y desean seguir en tu círculo de personas cercanas y quiénes no.

  Es doloroso descubrir la cara real de las personas, pero tranquila, el embarazo no te alejó de tus amigas, más bien te enseñó quiénes son las de verdad.



Un amigo te comprende


 Un amigo debe comprender tu situación, te escuchará cuando lo necesites, cambiarán sus prioridades para poder estar a tu lado. 

  Si antes salíais de fiesta a cada dos por tres, entonces comprenderá que ya no puede ser y cambiará esas noches salvajes por una tarde en tu casa tomando una bebida a tu lado, hablando de todo y escuchando tus vivencias como madre/padre. 

  Te llamará para ver cómo estás, si necesitas algo o simplemente, para que tengas la oportunidad de desahogarte. 

  Un buen amigo no busca excusas para no verte, no deja pasar el tiempo para abrazarte, busca cualquier oportunidad para disfrutar de ti y que tú también puedas disfrutar de su presencia. Sin redes sociales, en persona si es posible. Un amigo hará todo lo posible para que nunca sientas la soledad.

  La maternidad no te hará perder a los amigos, ni mucho menos… Solo te enseñará quienes lo son realmente, seleccionará a las personas que realmente merecen la pena. Aunque veas pocas veces a tus amigos (los de verdad), cuando los veas, sentirás que no ha cambiado nada.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.