Ya existe el permiso laboral para cuidar a tu mascota enferma

 Las mascotas son un miembro más de la familia. Hay que dedicarles tiempo, darles cariño y cuidarlos.



 La conexión que tenemos con nuestras mascotas no tiene precedente. Perderlas, cuando enferman, cuando están contentas, todo llega directamente a nuestros corazones. Se convierten en nuestra total responsabilidad y eso es un lazo único.

 Sin embargo, para muchos el dolor o amor que puedas sentir por un ser irracional no es suficiente como para ponerle pausa a tu vida. Los trabajos te permiten faltar por la muerte de un ser querido, pero jamás por la enfermedad o ausencia de una mascota.


El primer caso en Italia


 En Italia una bibliotecaria de la Universidad La Sapienza de Roma consiguió su permiso laboral de dos días para cuidar a su perro enfermo. Estos permisos solamente se les otorga a las madres, padres o tutores para cuidar hijos enfermos.

 La situación no fue para nada fácil, pues cuando pidió el permiso, se lo negaron. Por ello, tuvo que acudir hasta la asociación de protectores de animales LAV, para que la puedan ayudar y ella no pueda perder su salario.

 Ella sola se encargaba de cuidar a su mascota de 12 años, quien estaba enferma y le contó a sus amigos que tenía que pedir dos días de descanso para cuidar a su perro, el cual había sido operado de la laringe y de un carcionoma.


Es aquí cuando le recomendaron la ayuda de la asociación protectora de animales,  para que pueda saber qué medidas legales tomar.


 "Encontramos algunas sentencias del Tribunal Supremo que dejan muy claro que no curar a un animal comporta delitos de abandono y maltrato.

 Concretamente, el Código Penal italiano establece una pena de hasta un año de cárcel y una multa desde 1,000 a 10,000 euros a quien abandone su animal o permita que sufra gravemente.", narró.

 Así ella pudo enfatizar que si no cuidaba a su perro sería un delito. Sus jefes, de esta manera, aceptaron sus razones y le dieron 2 días para cuidar a su mascota.


Fuente: Nueva mujer / Wapa / Excelsior
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.