Tomar cerveza y viajar alarga la vida, además según la ciencia rejuvenece

La cerveza alarga la vida y nos la hace más fácil. Científicos de la universidad de Tel Aviv han demostrado que tiene efectos positivos en nuestro genoma y puede alargar la vida de los que la beben.



  Un estudio de la Universidad de California realizado por la profesora Claudia Kawas demuestra que beber dos buenos tarros de cerveza al día aumentan la longevidad. El estudio se realizó a un grupo de 1700 personas mayores de 90 años.

  Es por eso que ahora cada vez es más usual el “After Office”. Es un momento agradable en el que los trabajadores se toman unas cervezas al salir de trabajar y en general suelen volver a casa mucho más relajados y tranquilos.

  Este mismo efecto lo produce viajar, libera las tensiones y además nos alejan las preocupaciones y problemas que nos atormentan día a día.


  Hay estudios que reflejan que una cerveza al salir del trabajo alarga la vida y rejuvenece. 

 Este estudio está avalado por la sociedad americana de genética humana que reconoce que una cerveza o una copa de vino al día podría contribuir a disminuir el nivel de estrés y con ello poder alcanzar una mayor longevidad porque si disminuimos nuestro estrés habremos contribuido a disminuir uno de los factores de riesgo cardiovascular.

  Estudios previos han sugerido que el consumo de alcohol podría reducir las posibilidades de un ataque cardíaco o una enfermedad cardíaca. 


 Sin embargo, los últimos consejos del Oficial Médico Jefe del Reino Unido establecen que los hombres y las mujeres no deben consumir más de 14 unidades por semana, equivalentes a seis onzas de cerveza o siete copas de vino y que la bebida debe repartirse equitativamente a lo largo de siete días.

  Así que para sentirte más feliz y agregar años a tu vida, salir a beber cerveza un par de veces por semana, es lo mejor. Claro, no debes excederte ni quedarte más de lo que dure tu vaso lleno (o seguirás consumiendo). 

 Mientras te lo bebes, aprovecha para conocer más a tus compañeros, no hablen de nada del trabajo y diviértanse.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.