La inteligencia se hereda de la madre, afirma la ciencia

Mucho se ha dicho sobre qué hace a una persona inteligente. Lo cierto es que la ciencia ha demostrado que la inteligencia se encuentra estrechamente vinculada con la carga genética de la madre. No obstante, la inteligencia no está solo condicionada por la herencia genética.



  La inteligencia se hereda de la madre. La ciencia parece afirmarlo. Es común escuchar que la inteligencia se hereda de padres a hijos.

  Sin embargo, no fue hasta hace poco que se demostró que esta capacidad se debía gracias a uno de los dos progenitores: la madre.

  Las capacidades cognitivas se encuentran en el cromosoma X. Es decir, los cromosomas X de la madre aportan más información para el desarrollo de la estructuras cerebrales asociadas con el pensamiento.


Inteligencia: ¿se hereda… de la madre?


  Las personas que tienen la suerte de ser más inteligentes que el promedio deberían empezar a agradecérselo a otra persona en particular: sus madres. 

  Y es que, según han destacado varias investigaciones, parece que son las madres las que transmiten la mayor parte de carga genética relacionada con las habilidades cognitivas.

  Esto desmentiría muchos de los prejuicios de género que siguen bastante enraizados en nuestras sociedades y que llevan siglos acompañando cruelmente a las mujeres en particular.

 Según estas informaciones, la inteligencia del progenitor no sería un factor fuerte a la hora de predecir la inteligencia de los hijos. 


  Una investigación realizada por la Universidad de Cambridge sostuvo que son las madres quienes transmiten la parte de carga genética relacionada con las habilidades cognitivas. Esta información desbarata todos los perjuicios de género que se da en contra de las mujeres.

  El estudio científico se sostiene en la existencia de “genes condicionados” que son componentes genéticos que proporcionan información sobre su procedencia y que solo se activan si provienen de la madre. No obstante, si el gen es heredado por la vía paterna, no se activa.

  Los científicos realizaron pruebas con ratones. Les administraron una dosis de genes maternos y otra con genes paternos.

  Los ratones del primer grupo, con genes maternos, nacieron con el cerebro más grande y cuerpo pequeño, mientras que en los del segundo grupo resultó todo lo contrario: cerebro pequeño y cuerpo grande.


  Así los investigadores descubrieron que el cerebro tiene zonas paternas y maternas, pero la diferencia radicó en el lugar en donde se acumularon.

  Mientras que las paternas se alojaron en la zona relacionada con la supervivencia, la alimentación y el sexo, las maternas lo hicieron en áreas que tienen que ver con el pensamiento, la planificación, el lenguaje y la inteligencia.

  Este estudio demostró que las madres son las responsables, por genética, de transmitir las células de la inteligencia.

  Sin embargo, es necesario aclarar que, que pese a que la inteligencia se hereda, solo lo es en un cierto porcentaje, ya que existen otros factores que ayudan al niño o la niña a desarrollar al máximo su coeficiente intelectual y por ello, en muchas ocasiones los hijos de padres con un intelecto muy desarrollado no demuestren tanto su inteligencia.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.